Avatar vision_de_mujer

Obsesión por la pareja

Nerviosismo, sudor, un nudo en el estómago… Son algunos de los síntomas clásicos del enamoramiento, un sentimiento que la mayoría de las personas experimenta alguna vez a lo largo de su vida. Entre los más comunes destaca el de querer pasar con la persona querida el mayor tiempo posible. Ahora bien, en ocasiones ese deseo se convierte en una obsesión incontrolada. Los expertos dicen que este amor dependiente y patológico se debe a un terrible miedo por perder a la pareja. Un temor que afecta al 10,8% de las mujeres y al 8,7% de los varones, que afirman ser dependientes emocionales. ¿Dónde está el límite entre el amor y la ‘obsesión desmedida’ por la pareja?Los psicólogos aseguran que la fuerte necesidad de no estar solos crea tal dependencia que hace que se pueda empezar a hablar de adicción al amor o, más bien, de obsesión, puesto que son equivalentes. “La cada vez mayor dependencia de los individuos genera estilos de vida dependientes”, explica María de la Villa Moral. Por su parte, el psiquiatra e investigador clínico de la Fundación Instituto Spiral, Carlos Sirvent, asegura que la obsesión, la adicción al amor “no existe”, puesto que -apunta- “cuantitativamente es imposible que haya una patología de adicción al amor porque querer mucho no es una adicción, puede ser un acto heroico o lo más maravilloso que puede ocurrirle al ser humano, pero querer mucho, querer demasiado, no existe, querer demasiado es malquerer”. El experto considera que ser adicto al amor o tener desamor significa más que un comportamiento adictivo hacia otra persona, una malvivencia del amor. “Cuando una persona se obsesiona, se instala en una relación depresiva o vive el amor tormentosamente, no es debido al amor ni a la otra persona. La causa se encuentra en una serie de elementos subyacentes que tiene el paciente”, insiste.“Podemos llegar a comprender lo que es una experiencia de obsesión o adicción al amor recordando en nuestras relaciones de pareja la etapa pasional de igual forma que la experiencia de una borrachera. Es una vivencia que ha tenido mucha gente pero sólo una minoría padece etilismo . El adicto al amor se instala en la etapa pasional, perpetuándola indefinidamente de manera ansiosa e inmadura, Rasgos comunes El perfil que comparten quienes padecen obsesión u adicción al amor son los siguientes: Necesitan excesivamente la aprobación de los demás y caerles bien. Sienten una baja autoestima, debido a que han sufrido relaciones afectivas insatisfactorias a lo largo de su vida. Sitúan a la pareja en el primer lugar de su vida, con muchísima diferencia. Se ilusionan y fantasean enormemente al comienzo de una relación o con la aparición de una persona que creen interesante. Suelen adoptar posiciones subordinadas en las relaciones. La ruptura les supone un auténtico trauma, pero sus deseos de tener una relación son tan grandes que buscan pronto a otra persona. No siempre son selectivos porque les urge tener una pareja. Buscan una posición dominante en la pareja. “Quien reúna estos síntomas debe acudir a un profesional de la salud mental para realizar una psicoterapia, que debe comenzar analizando la situación actual: por ejemplo, si el dependiente está en una relación muy desequilibrada y enfermiza, hay que pensar en equilibrarla, si es posible, o incluso en prescribir una ruptura. La mejor forma de trabajar con estas personas es mientras están sin pareja, para que poco a poco recobren su autoestima ayudándose de nuestro trabajo: el gran objetivo es éste y establecer una pauta de equilibrio en sus futuras relaciones de pareja, en la que en lugar de idealizar y someterse al otro tengan la exigencia afectiva que todos debemos tener”




On February 12 2008 76 Views



Avatar denuu_salsera

Denuu_salsera On 12/02/2008

=)
besotes


Avatar flashealla

Flashealla On 12/02/2008

me pasoo mujerr
pasate y efea !°





Tag - Funny
Loading ...