Avatar victordguezseara

Un paseo, XX: Hitchcock en Lisboa

¡Socorro, soy Cary Grant perseguido por el funicular con la muerte pisándome los talones!, ¡me han confundido con otro!, ¡Lauren Bacall que estás en los cielos, sálvame!. Este paseo, este largo paseo, se está convirtiendo en una pesadilla, …




On July 27 2014 at Galicia, Spain 151 Views



Digital camera : Panasonic / Lumix LX7

Avatar trebolitos

Trebolitos On 15/08/2014

Dios mio pensar que existen controles

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño muere por sus hojas
al fin las tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.

Uno vuelve siempre, a los viejos sitios donde amó la vida
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Uno vuelve siempre, a los viejos sitios donde amó la vida
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Demórate aquí en la luz mayor de éste nuevo día,
donde encontrarás con el parasol la mesa tendida
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño muere por sus hojas
al fin las tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.



Juan Fernando Velasco


Avatar trebolitos

Trebolitos On 15/08/2014

Dios mio pensar que existen controles

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño muere por sus hojas
al fin las tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.

Uno vuelve siempre, a los viejos sitios donde amó la vida
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Uno vuelve siempre, a los viejos sitios donde amó la vida
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Demórate aquí en la luz mayor de éste nuevo día,
donde encontrarás con el parasol la mesa tendida
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño muere por sus hojas
al fin las tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.



Juan Fernando Velasco


Avatar trebolitos

Trebolitos On 15/08/2014

Dios mio pensar que existen controles

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño muere por sus hojas
al fin las tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.

Uno vuelve siempre, a los viejos sitios donde amó la vida
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Uno vuelve siempre, a los viejos sitios donde amó la vida
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Demórate aquí en la luz mayor de éste nuevo día,
donde encontrarás con el parasol la mesa tendida
Por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño muere por sus hojas
al fin las tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.



Juan Fernando Velasco


Avatar riosylagos

Riosylagos On 15/08/2014

Que Deus esteja sempre com você, mas acima de tudo, que você esteja sempre com Deus.


Avatar riosylagos

Riosylagos On 15/08/2014

Que Deus esteja sempre com você, mas acima de tudo, que você esteja sempre com Deus.


Avatar riosylagos

Riosylagos On 15/08/2014

Que Deus esteja sempre com você, mas acima de tudo, que você esteja sempre com Deus.


Avatar sofiaesbella2

Sofiaesbella2 Goldcam On 14/08/2014

Árboles con historia
Ciprés. Patio de La Acequia del Generalife (Alhambra)
Testigo de la infidelidad de una sultana

Cuenta la leyenda que este ciprés, plantado en un patio del Generalife, fue testigo mudo de los amores furtivos de Morayma, esposa del rey Boabdil, y un apuesto caballero de la tribu de los Abencerrajes. Los encuentros de los amantes a su sombra, en noches de luna llena, fueron delatados al último rey moro de Granada. La ira de Boabdil fue tal que en represalia mandó degollar a varios caballeros de la noble tribu musulmana. La leyenda identifica aún hoy las manchas de óxido de hierro existentes en el fondo de la fuente de la Sala de los Abencerrajes de la Alhambra con la sangre derramada en la venganza. Fue posiblemente la imaginación de los viajeros románticos que visitaron Granada en el siglo XVIII la que dio pie a este fantástico relato. Aunque si el bautizado como Ciprés de la Sultana pudiera hablar quizá contara historias aún más fabulosas.

Los botánicos José Tito y Manuel Casares creen que este ejemplar de cupressus sempervirens fue, hasta que murió no hace muchos años, el ciprés más antiguo de Granada.

Aparece ya bastante crecido en un grabado fechado en el año 1500, integrado en una hilera de árboles de la misma especie que dio nombre al lugar del Generalife donde se encontraban: Patio de los cipreses.

Para los botánicos no hay duda de que, por su enorme tamaño, fue plantado en época árabe y que pudo vivir más de 600 años. La leyenda atribuye su muerte a un rayo. Sin embargo, Tito y Contreras opinan que, en realidad, murió de viejo.

Los turistas que visitan la Alhambra sólo pueden contemplar hoy su tronco seco, apenas una ruina de su antiguo esplendor, junto a una inscripción que recuerda su leyenda. El ciprés forma parte de uno de las estancias con más encanto de la residencia de verano de los monarcas de la dinastía nazarí. Junto a otros árboles -ya desaparecidos- flanqueaba un patio con un estanque cercado por setos de arrayán y en medio de él islotes con frondosa vegetación y otro estanquillo central con una fuente de piedra.


Avatar sofiaesbella2

Sofiaesbella2 Goldcam On 14/08/2014

Árboles con historia
Ciprés. Patio de La Acequia del Generalife (Alhambra)
Testigo de la infidelidad de una sultana

Cuenta la leyenda que este ciprés, plantado en un patio del Generalife, fue testigo mudo de los amores furtivos de Morayma, esposa del rey Boabdil, y un apuesto caballero de la tribu de los Abencerrajes. Los encuentros de los amantes a su sombra, en noches de luna llena, fueron delatados al último rey moro de Granada. La ira de Boabdil fue tal que en represalia mandó degollar a varios caballeros de la noble tribu musulmana. La leyenda identifica aún hoy las manchas de óxido de hierro existentes en el fondo de la fuente de la Sala de los Abencerrajes de la Alhambra con la sangre derramada en la venganza. Fue posiblemente la imaginación de los viajeros románticos que visitaron Granada en el siglo XVIII la que dio pie a este fantástico relato. Aunque si el bautizado como Ciprés de la Sultana pudiera hablar quizá contara historias aún más fabulosas.

Los botánicos José Tito y Manuel Casares creen que este ejemplar de cupressus sempervirens fue, hasta que murió no hace muchos años, el ciprés más antiguo de Granada.

Aparece ya bastante crecido en un grabado fechado en el año 1500, integrado en una hilera de árboles de la misma especie que dio nombre al lugar del Generalife donde se encontraban: Patio de los cipreses.

Para los botánicos no hay duda de que, por su enorme tamaño, fue plantado en época árabe y que pudo vivir más de 600 años. La leyenda atribuye su muerte a un rayo. Sin embargo, Tito y Contreras opinan que, en realidad, murió de viejo.

Los turistas que visitan la Alhambra sólo pueden contemplar hoy su tronco seco, apenas una ruina de su antiguo esplendor, junto a una inscripción que recuerda su leyenda. El ciprés forma parte de uno de las estancias con más encanto de la residencia de verano de los monarcas de la dinastía nazarí. Junto a otros árboles -ya desaparecidos- flanqueaba un patio con un estanque cercado por setos de arrayán y en medio de él islotes con frondosa vegetación y otro estanquillo central con una fuente de piedra.


Avatar joaki007

Joaki007 Goldcam On 14/08/2014

QUE BUENO ¡¡¡¡


Avatar victordguezseara

victordguezseara Goldcam On 19/08/2014

Después descubrí que el funicular no puede subir las escaleras


Avatar sofiaesbella2

Sofiaesbella2 Goldcam On 14/08/2014

ESTABAS ABURRIDO QUE SUEÑAS PESADO?


BESOS VICTOR PRECIOSO POSTEO!!!!!!!


Avatar victordguezseara

victordguezseara Goldcam On 19/08/2014

Me alegra te guste, un pequeñísimo homenaje al cine clásico, por aquello del adiós de Lauren Bacall


Avatar sofiaesbella2

sofiaesbella2 Goldcam On 19/08/2014

ah mira que gran detalle pequeño




Flash of victordguezseara

  • sofiaesbella2
  • sofiaesbella2
  • lapauladehaedo
  • nochesenvela
  • nochesenvela


Tag - Funny
Loading ...