Avatar thelokero

Uno por uno

Tantas mujeres crueles y fui a caer en tus redes. Sin saber a quién culpar donde quieras que vayas algún mueble sucio vas a encontrar yy, sin mostrar pudor pasarás el dedo…y que todos vean…que todos entiendan. Para empezar la historia se debería empezar por un lugar y,mas bien creo no tener idea de dónde te vi sino, qué me hiciste sentir.

Uno a uno tus ideales cayeron, dando una baraja de cartas que no te hacían sentir cómoda para empezar éste juego, ni apuestas ni alquileres. Era una mañana linda para tus ojos maquillados, era algo vistoso para ver, con filo en el borde que no te dejaban retroceder. Sin embargo,no torcí la mano y, detrás de la máscara que todo buen jugador pone, no iba a dejar pasar el desafío de verte caer, para verte entender, para verte crecer.

Quizás fue una de esas situaciones que te hacen ruido como que estuvieses repitiendo la misma página leída,como si la hoja que cae del árbol bailase con la misma danza para caer en el mismo pelo de la tierra. Y cuando el marco del rompecabezas estuvo presentado, había que ir un poco mas adentro,tus espantos para el encuentro, tus ojos para ver tu consuelo.

(Sigue abajo)




On July 18 2014 at Buenos Aires, Argentina 6 Views



Avatar thelokero

Thelokero On 18/07/2014

Mi niña si supieses las historias de cada arruga, cada cicatriz, cada golpe que se curó con el hielo, que cuenta mi vida, mis ojos tristes, mis manos frías te sería de gran ayuda escuchar y ver con mis ojos tu vida. Pero no es así como obedecen las reglas del juego y, sin mirar atrás para no hacer trampa, hay que entender y dejar que el agua corra y el viento seque.
Pues no será la última vez que llueva a la tarde en un día que empezó soleado; no habrá mantel que cubra la mancha de la mesa; ni gorro que combine con tu pantalón.

Y así, después de que su espalda tocó el piso, apretó fuerte sus ojos para que no se pudiese ver caer su pureza y, mordió lo más fuerte la lengua para que sus palabras no corriesen hacia el impostor. A la próxima, nunca te olvides que en un abrazo, dos pares de brazos deben cruzarse y, no le creas tanto a lo que dicen que ninguno es tan santo.


Avatar thelokero

Thelokero On 18/07/2014

Mi niña si supieses las historias de cada arruga, cada cicatriz, cada golpe que se curó con el hielo, que cuenta mi vida, mis ojos tristes, mis manos frías te sería de gran ayuda escuchar y ver con mis ojos tu vida. Pero no es así como obedecen las reglas del juego y, sin mirar atrás para no hacer trampa, hay que entender y dejar que el agua corra y el viento seque.
Pues no será la última vez que llueva a la tarde en un día que empezó soleado; no habrá mantel que cubra la mancha de la mesa; ni gorro que combine con tu pantalón.

Y así, después de que su espalda tocó el piso, apretó fuerte sus ojos para que no se pudiese ver caer su pureza y, mordió lo más fuerte la lengua para que sus palabras no corriesen hacia el impostor. A la próxima, nunca te olvides que en un abrazo, dos pares de brazos deben cruzarse y, no le creas tanto a lo que dicen que ninguno es tan santo.





Tag - Cinema
Loading ...