Avatar santa_coloma

Hace mil doscientos cincuenta años, como poco, estábamos una tarde tomándonos unas águilas o algún bebestorio que fuera barato cuando entró en el bar una chica muy desenvuelta que tras abrir la puerta, preguntó con aire y salero que 'dónde estaba el Gallo de Oro'. Como todos éramos del barrio sabíamos exactamente donde se encontraba y se lo indicamos de forma precisa. La chica nos agradeció la respuesta y nos dijo 'míralos, qué bien se saben dónde está.
No nos dió tiempo a decirle que no, que no, que nosotros no... cuando ella ya se había ido.
El Gallo de Oro es uno de esos locales a los que uno no ha ido, pero del que siempre se ha oído hablar. Uno de esos locales, (más arriba está el Venus, pero es otro rollo), en los que la puerta de entrada esconde un mundo turbio, oscuro, maligno. Si ya de por si, algunos de los locales de ocio de la ciudad se veían poblados de personajes de aspecto y conducta patibularia, qué no habría dentro del Gallo de Oro. Puertas de madera recia, cristales, nunca se veía a nadie entrar y salir de él, pero siempre estaba ahí.
El otro día, paseando, me di cuenta de que estaba puesto el cartel de 'se alquila'. La crisis. Bendita crisis por eso, que es capaz de llevar se por delante locales como este, pensarán muchos. Tienen toda la razón, aunque hay que saber qué se esconde detrás de muchos de los que han ido al Gallo de Oro a por algo que de otra manera jamás encontrarían.
Sea como sea, si finalmente el Gallo de Oro se convierte en otra cosa, se cerrará uno de esos lugares que parecían eternos y que nos demuestran que los años cambian el paisaje. Incluso se llevan por delante los lugares más insospechados.

Actualización: /elgelidotolya




On December 14 2011 38 Views






Tag - Avril-lavigne
Loading ...