Avatar sanatransgresion

Milagros


Los milagros de Jesús registrados en el Nuevo Testamento son más que maravillas: son señales. Él los realizo para exhortar a hombres y mujeres a que creyesen en Él para vida eterna. Sanó a un paralítico para afirmar su derecho a perdonar pecados. Alimentó a miles de personas con el almuerzo de un muchacho, preparando así el escenario para afirmar que era el «Pan de vida». Caminó sobre el agua, calmó mares embravecidos, sanó a los enfermos, restauró manos y piernas paralizadas, dio vista a los ciegos y oído a los sordos, y hasta resucitó de los muertos a un hombre embalsamado de nombre Lázaro. Una de las razones por las que Jesús hizo milagros fue para apoyar su afirmación de que era Dios. El apóstol Juan escribió: «Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre» (Juan 20:30,31)



Bodas de Cana


El transformo el agua en vino (Juan 2:1-11)

El sano el hijo de un oficial del rey (Juan 4:46-47)

La pesca milagrosa (Lucas 5:1-11)

Reprendió un espíritu inmundo (Marcos 1:23-28)

El sana la suegra de Pedro de fiebre (Marcos 1:30-31)

El sano a un leproso (Marcos 1:40-45)

El sano el sirviente del centurión (Mateo 8:5-13)

El resucitó el hijo de la viuda (Lucas 7:11-18)

El calmo la tormenta (Mateo 8:23-27)

El sano a dos poseídos por el demonio (Mateo 8:28-34)

El sana a un paralítico (Mateo 9:1-8)

El resucita la hija de Jairo (Mateo 9:18-26)

Sana la mujer del flujo de sangre (Lucas 8:43-48)

El sana la vista de dos ciegos (Mateo 9:27-31)

Un mudo habla (Mateo 9:32-33)

El paralítico de Betesdá, es sanado (Juan 5:1-9)

El restaura un hombre de una mano seca (Mateo 12:10-13)

El sano a un hombre con un espíritu inmundo (Mateo 12:22)

El alimento cinco-mil hombres sin contar mujeres , ni niños (Mateo 14:15-21)

El sano la hija de la mujer cananea de un demonio (Mateo 15:22-28)

El sano a un sordomudo (Marcos 7:31-37)

El alimento a cuatro mil hombres, sin contar mujeres y niños (Mateo 15:32-39)

El sano a un ciego (Marcos 8:22-26)

El sano un muchacho lunático (Mateo 17:14-21)

El sano a un hombre ciego de nacimiento (Juan 11:1-38)

El sano la mujer que padecía de espíritu de enfermedad por dieciocho años (Lucas 13:10)

El sano a un hidrópico (Lucas 14:1-4)

El sano a diez leprosos (Lucas 17:11-19)

El resucito a Lázaro de los muertos (Juan 11:1-46)

El abrió los ojos de dos hombres ciegos (Mateo 20:30-34)

El causo que la higuera estéril se secara (Mateo 21:18-22)

El restaura el oído del siervo del sacerdote (Lucas 22:50,51)

La segunda gran pesca (Juan 21:1-14)





Resurrección



Jesucristo había dicho muchas veces: Si no creéis en mis palabras, creed en mis obras ; Mis obras dan testimonio de Mí ; Si no hubiera hecho entre ellos obras tales, cuales ningún otro ha hecho, no tendrían culpa .

Jesucristo aludía a los milagros que hacía para que creyésemos en Él .

Jesucristo hacía los milagros en nombre propio. Le dice al viento: Yo te lo digo, párate; y el viento se para. Y al mar: Yo te lo digo, cálmate; y el mar se calma. Y al paralítico: Yo te lo digo, levántate ; y el paralítico se levanta . Jesucristo hacía siempre los milagros en nombre propio: Yo te lo digo. En cambio San Pedro los hacía en nombre de Jesucristo .

El milagro es una obra, un hecho visible y perceptible por los sentidos, que supera las fuerzas de la Naturaleza ; y que se hace por Dios, bien directamente, bien por medio de los ángeles o de los hombres.

Dios hace milagros siempre con un fin bueno: como un signo de salvación .

El milagro es el sello de Dios. Todo lo que lleva el sello del milagro es verdad, porque Dios no puede respaldar con su autoridad una mentira.

La fuerza del milagro está en que Dios es el único que puede cambiar las leyes de la Naturaleza, y en que Él es la Suma Verdad. Por lo tanto el milagro realizado para confirmar una afirmación de labios humanos, es una aprobación de Dios a la afirmación del hombre; y Dios no puede aprobar el error ni la mentira.

Los milagros ayudan la fe, pero no la fuerzan, pues el acto de fe debe ser libre. Si no, no sería meritorio. La fe trasciende las razones, pero es razonable. Si la fe no fuera razonable los creyentes seríamos estúpidos (ver n 3, 8).

No son milagros los hechos extraordinarios que provienen de ciertas habilidades de los hombres o de intervenciones del demonio.

No es lo mismo milagro que prodigio. Un prodigio puede ser obra de un prestidigitador o un fenómeno parapsicológico. Un prestidigitador que saca palomas de la manga, o un radiestesista encontrando manantiales de agua no tienen nada de milagroso. Se trata de trucos, habilidades, cualidades excepcionales. Pero nada de esto supera las leyes de




On September 07 2009 193 Views




sanatransgresion

Favorite sanatransgresion

unknown - 24/12
98 Photos
Argentina




Tag - Pink
Loading ...