Avatar roberteviolo

Ayer volví a hablar con la Oruga Azul. Se vino ella a mi casa, porque a mí me dolía demasiado la cabeza como para procuparme de encogerme y/o aumentar para poder llegar hasta ella. Y suerte que yo estaba sola, porque me dejó la habitación llena de humo con sabor a fresa. Como me gusta hablar con ella. Estuvimos hablando de cómo estoy, de cómo me va todo, lo que está pasando alrededor, y del mundo en general. Y me dijo que entendía muchas cosas de las que decía, pero que otras eran demasiado complicadas para su pequeño cerebro de oruga. Y con ésto, quiero dejar claro que no es tonta, es mucho más inteligente que la mayoría de personas que viven en la Tierra. Supongo que el hecho de vivir en un país donde los animales hablan, toman té y se preocupan por la hora y hablan sobre las personas que están todas locas, te hace inteligente. Sí, definitivamente la locura te hace inteligente. Me pasó unos cuantos grupos de música de esos que acá nunca se escuchan, tuvimos unas cuantas conversaciones de esas que no sabes por dónde empezaste ni de lo que estás hablando, pero aún así te sientes muy cómoda.
Hablamos de las casualidades. A las dos nos gustan. Nos fascinan como se van cruzando las personas. ¿Nunca se han puesto a pensar que hubiese pasado si en vez de salir de casa a la hora que saliste, hubieras salido cinco minutos antes? No tendría nada que ver. También hablamos del amor. Y las dos creemos que existe. Claro que hay amores y amores... y sólo hablando de eso nos podríamos pasar una semana seguida. Y le pregunté por su país, y me dijo que nunca habían guerras, porque los seres prefieren ser felices con lo poco que tienen, a morir por tener algo que no necesitan. Hablamos de Dios también, pero ese es un tema mucho más delicado. Eso sí, en el país de las maravillas no hay un dios. Todos son dioses. Todos tienen sus pequeñas cosas. Y sus grandes cosas. ¡Un gran gusano esta oruga! Algún día se las presentaré-




On April 12 2010 4 Views






Tag - Emo
Loading ...