Avatar quiconusco

Instrucciones para estornudar

El cuerpo humano produce fluidos y vientos que luego, de forma más o menos controlada, debe evacuar. Como es bien sabido, Eristenia, la hermana mayor de Aristóteles en pública alocución en la akademia, ya se refería a ellos. Sus preferencias apuntaban hacia el estornudo puesto que lo consideraba de origen espiritual, dado que brotaba del órgano principal del cuerpo: el cerebro. Otros vientos como el flato o el eructo los relegaba a un segundo orden, por ser puerco el primero y estandarte de glotonería el segundo.

Por una cuestión de educación, solemos relegar vientos y fluidos, a la intimidad. Hay excepciones históricas como la del monarca francés Francisco I que instauró el protocolo real de la chaise percée. Con exquisito protocolo, un dignatario ayudaba a su Majestad a colocar sus reales posaderas en la silla agujereada. Cortesanos y ministros aplaudían después de soportar ruidos, contorsiones y olores. El protocolo se mantuvo durante largos años.

Pero volvamos al estornudo. Los egipcios consideraban de buen agüero el estornudar por la tarde, cuidando de aguantarse durante la mañana para no provocar la ira de los dioses. Para los griegos era educado girarse hacia la derecha, nunca hacia la izquierda. En el reinado de Akenaton se rechazaba como inadecuado y de mal augurio, hacerlo hacia delante y de frente a otra persona.

La superstición etrusca apuntaba que nacer estornudando, equivalía a asegurarse buena estrella de por vida. Para los bizantinos, el estornudo al levantarse de la mesa o de la cama podía resultar absolutamente pernicioso.

En la España de los Austria se tenía la convicción que el estornudo perturbaba transitoriamente los sentidos. Por ello, cuando alguien volvía en sí de tal azoramiento, se consideraba de buena educación para los que llevaban sombrero, el saludarle descubriendo la cabeza.

En la China rural, todavía hoy se utiliza el estornudo después de mantener relaciones sexuales como prevención de embarazos. Se dice que las mujeres fuertes y musculosas de la región de Qinghai pueden expulsar el semen después de un buen estornudo.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud recomienda no forzar la vista, por resultar casi imposible el mantener los ojos abiertos en esos críticos instantes. En su informe, rechaza que el mirar luces brillantes provoque el estornudo. Y que aguatarse el espasmo es perjudicial al oído, por aquello de la conexión por la trompa de Eustaquio.

Existen muchas más cábalas acerca del estornudo, aunque también hay situaciones verídicas pero graciosas, como la publicada por la revista británica Journal of the Royal Society of Medicine, por la que se describen casos de estornudos en personas, simplemente por pensar en el sexo.

Concluimos, a modo de resumen, exponiendo las instrucciones precisas para obtener el alivio de un buen estornudo: aguante usted las convulsiones indeseadas. Si puede, provóquelo por la mañana, mejor que por la tarde. Dirija la vista a la derecha. Evítelo si se levanta de la mesa o de la cama. No use sombrero. Cierre los ojos. No se crea ni al Doctor Ogino ni lo use como contraceptivo. No mire luces brillantes. Y permítaselo si le viene en gana.

Por cierto, le sugerimos no olvide tener a mano un buen pañuelo, y eso sí: ¡disfrute usted del espasmo!





On July 29 2010 489 Views



Avatar escarlata_lopez

Escarlata_lopez On 29/07/2010

Interesante!!!

Una vez más, la historia nos culturiza con su ignorancia y hace que nos congratulemos por haber nacido en esta época .

Seguiré estornudando como siempre, eso sí, controlando no esparcir mis virus y miasmas. Que cada cual aguante y disfrute los suyos.

(Un relato muy en tu línea, ameno, simpático y culto). Un besazo.


Avatar guileramaria

Guileramaria On 29/07/2010

Ahí está la poesía de una amiga que comparte lienzo y papel.
Visítala

http://cenizasdeunbichito.blogspot.com/


Avatar guileramaria

Guileramaria On 29/07/2010

Ya nunca, nunca más, podré estornudar espontáneamente.

Eres el culpable de mi pérdida de inocencia espamo-estornudadora.

¡Con lo feliz que me sentía yo, lo liberada que quedaba tras una buena sacudida!

La cultura, todo lo corrompe.





Tag - Hair
Loading ...