Avatar plano22

Maldito Conejo Blanco!

Siempre pendiente de su reloj de bolsillo. Siempre quejándose de que llega tarde, pero, al final, siempre llega a su cita con la Reina de Corazones.
Quizá yo también debí pedir un reloj para mi no cumpleaños… A veces siento que llego demasiado tarde a cosas demasiado importantes. Cosas que desaparecen en un abrir y cerrar de ojos, pero que siempre dejan algo de si mismas, como el gato de Cheshire, que desaparece todo su cuerpo excepto su sonrisa. En mi caso, no quiere decir que el resto reaparezca. A veces, es mejor así.
Ultimamente me siento como si no dejara de caer por la madriguera. Como si llevara diez años cayendo, a la espera de encontrar el suelo firme, por el cual, todos los que conozco caminan tranquilamente.
He dejado de perseguir al Conejo Blanco, al menos en esta semana, para hacer otras cosas. Dejaré que me saque ventaja.
El gato de Cheshire ha reaparecido en su totalidad para ayudarme a olvidar, por unos días, que nunca llegaré a alcanzar al Conejo Blanco, que nada más impora ahora.
Lo bueno si es breve, dos veces bueno y, dentro de poco, mi gato de Cheshire volverá a desaparecer.
Las cartas amenazan con decirle a la Reina de Corazones que fui yo quien pintó las rosas blancas de color carmín. No importa, ya me ocuparé de ello cuando mi gato de Cheshire se vaya…

Mi gato de Cheshire tiene la sonrisa más bonita que haya visto…

La sonrisa del gato de Cheshire ha desaprecido junto con la mía. Ya me avisó Dodo…
Quizá hubiera sido mejor perseguir al conejo Blanco como siempre y no dejarme encandilar por la sonrisa sin gato. Pero siempre me distraigo y no encuentro el camino por donde ir. Ni siquiera sé donde debo ir. Sólo quiero salir de aquí y encontrar el bonito jardín. Seguro que allí estoy segura. Seguro que allí no pasa nada malo.
A veces pienso que acabaría antes si la Reina de Corazones me cortara la cabeza. Así todo acabaría antes.
Tengo la misma sensación que tuve en la casa del Conejo Blanco cuando me quedé atascada por beber de quel frasco buscando sus guantes.
Ahora necesito uno de esos con etiqueta de Bébeme para hacerme grande y sentirme fuerte

Echo de menos a mi gato de Cheshire.



Me senté sobre el cesped y me sentí más sola que nunca.
Las huellas del gato de Cheshire aparecieron sobre el suelo mientras escuché su canción sobre los Momerats. Estaba pasando delante mía y no me vio. Quizá no quiso verme… No tuve fuerzas para gritar. Para decir que esperara, que se quedara conmigo… El gato se fue y yo seguí sola. Más sola que nunca.
En este país de locos no encuentro a nadie con quien hablar. Quizá la loca sea yo. En cualquier caso me gustaría desahogarme. Tengo tantas cosas en mi cabeza que ni siquiera sé por donde empezar. Igual que un ovillo de lana enredado en el que no encuentras el principio del hilo para poder tirar y desenredarlo.
Después de llorar todo es mejor, así que lloraré hasta tranquilizarme para poder ver todo con más claridad.
Lloraré. Lloraré hasta agotar mis lágrimas. Lloraré hasta ahogarme en mi propio mar de lágrimas. Y, después, todo será mejor. Después seguro que sabré si, en realidad, soy yo la que está loca aquí..
De la desesperación con el llanto se pasa a un estado tranquilo, como el de shock, en el que todo lo que pasa por la cabeza son retales de una historia que no se puede formar. No se es capaz de asumir lo que pasa y es como creer estar en un mal sueño del que no se puede despertar con la pequeña esperanza de hacerlo pronto.
Cunado Dodo anunció la victoria, (como siempre, ganamos todos) mi tranquilidad se desvaneció dando paso a la rabia, Aún sabiendo que no pertenecía a este mundo, “quería destrozar algo hermoso“…
Llegué a casa de la Condesa.El olor a pimienta para el bebé al que le gusta estormudar, casi podía masticarse en el ambiente. La Condesa canturreaba mientras la cocinera lanzaba la vajilla gritando “¡¡Pimienta!!”
Quise gritar. Me agarré el cabello con fuerza como queriendo arrancarlo de mi cabeza. Y grité. Grité como nunca antes lo había hecho. Grité con todas mis fuerzas llenándome de rabia que sobresalía por cada poro de mi piel. Grité como si nunca se fuera a acabar el aire en mis pulmones y rompí todo lo que había cerca de mí. Sillas, platos, tazas… Lo lancé todo por los aires.
“Quería destrozar algo hermoso…”
Y, después, simplemente paré.
Quizá estaba confundida respecto al Gato de Cheshire. Quizá no es como yo creía. Me siento ridícula ante esta situación. Me avergüenzo de mi misma.
Quizá soy yo la que está por encima de él y no al revés.
“Cómeme”
Ahora soy grande y fuerte. Ahora sólo debo seguir hacia delante sin mirar atrás.
Sin mirarte…
Encontraré mi Jardín y organizaré mi propia partida de criquet. Invitaré a quien me parezca. Seré yo misma quien ordene cortar las cabezas de quien haga falta. Seré juez y verdugo; me encargaré de que Jack quede libre y le regalaré una tarta sólo para él.
Pintaré mis propias rosas de muchos colores, excepto de carmín. Jugaré con mis cartas y tendré un as




On June 28 2009 5 Views




plano22

Favorite plano22

unknown - 23/02
197 Photos
Plano22, Buenos Aires, Argentina





Tag - Pink
Loading ...