Avatar neurocirugia

*** CONTUCION CEREBRAL Y HEMORRAGIA INTRACEREBRAL***

Cuadro de extravasación de sangre y reacción inflamatoria en el cerebro tras un traumatismo.
La definición ha evolucionado paralelamente a los estudios neurorradiológicos y algunos autores no consideran áreas hemorrágicas mayores de 1 cm. como contusiones cerebrales.

Las zonas fronto- temporales son las que más fácilmente se contusionan y en la fosa posterior donde menos.

Etiología

Se produce principalmente por el desplazamiento del propio cerebro contra las estructuras duras y prominentes de algunas zonas del cráneo y que producen una lesión vascular por 3 tipos de mecanismo:

Compresión, tensión o cizallamiento
Clínica

La producción de edema en mayor o menor intensidad complica el cuadro clínico.

Dependen de su tamaño y situación. Si son grandes pueden provocar alteración de conciencia (estupor o coma).

Por su localización pueden causar pérdida de fuerza (hemiparesia...), trastornos del lenguaje (afasia) de campo visual (hemianopsia), etc. Todos estos síntomas tienen tendencia a regresar, pero en ocasiones pueden quedar secuelas permanentes. También pueden producir epilepsia bien inmediatamente o de forma retrasada.
Dado que los lóbulos frontales y temporales tienen relación con la memoria y conducta, existen cambios de conducta y de memoria que pueden ser permanentes tras la contusión.

El deterioro clínico se produce por aumento del tamaño tardío

Diagnóstico

TAC
alta densidad en parénquima cerebral. Son frecuentes las lesiones asociadas (hematoma subdural, subaracnoidea...) y suelen desarrollar un edema cerebral entre las 48 a 72 horas después del traumatismo.

En las contusiones por contragolpe se aprecia a menudo fracturas o cefalohematomas del lado contrario.

El 40 % de las contusiones aumentarán de volumen dentro de los 3 primeros días tras el traumatismo (Lipper, Kishore et al. 1979; Chang, Meeker et al. 2006), y solo el 13 % de estos de manera significativa (> 5 cc.) siendo la hemorragia subaracnoidea asociada el factor predictivo de mayor relevancia (Servadei, Nasi et al. 2000; Chieregato, Fainardi et al. 2004; Chang, Meeker et al. 2006), seguido de la presencia de hematoma subdural asociado y alto volumen del hematoma inicial.

HEMORRAGIA INTRACEREBRAL TRAUMÁTICA

El tratamiento quirúrgico de las lesiones focales intradurales continúa siendo un tema de debate y que genera controversias en todas las reuniones en las que se aborda el tema del tratamiento de los pacientes neurotraumáticos. La reciente publicación de las guías norteamericanas para el manejo quirúrgico de los pacientes con un TCE ha objetivado la carencia de evidencia científica, al concluir que en el momento actual no existen estudios que nos permitan establecer estándares o guías en el tratamiento quirúrgico de las lesiones intradurales traumáticas. En esta edición, se aconseja como "recomendaciones de nivel tres" el tratamiento quirúrgico en los siguientes grupos de pacientes: 1) pacientes con lesiones intraparenquimatosas y signos de deterioro neurológico progresivo, 2) pacientes con HIC refractaria al tratamiento médico, o signos de efecto masa en la TC cerebral, 3) pacientes con una puntuación en la escala de coma de Glasgow (GCS) entre 6 y 8 con lesiones frontales o temporales de más de 20 cc. con desplazamiento de la línea media de más de 5 mm y/o compresión de las cisternas básales, y 4) pacientes con lesiones de más de 50 cC. A pesar de estas recomendaciones la gran variabilidad en las indicaciones quirúrgicas de las lesiones intradurales postraumaticas es una realidad incluso entre los neurocirujanos de un mismo servicio, donde la necesidad de evacuar una determinada lesión suele depender, fundamentalmente, del criterio individual del neurocirujano.

En las lesiones intradurales de volumen inferior a 25 cc., la indicación qui­rúrgica es variable. Los resultados obtenidos plantean la necesidad de protocolizar esta patología,

Es necesario replantear intervenir a todos aquellos pacientes con lesiones intradurales inferiores a 25 cc que muestren signos radiológicos de efecto de masa (compresión u obliteración del tercer ventrículo, compresión u obliteración de las cis­ternas de la base ipsilaterales, compresión del ventrículo ipsilateral, o dilatación del ventrículo contralateral) y/o que presenten además HIC refractaria o deterioro del nivel de conciencia.

Debemos esperar a la publicación de los resultados definitivos del estudio EBIC para conocer mejor la variabilidad en el uso de la cirugía en este tipo de lesiones






On October 15 2009 675 Views



Avatar meliziitha_emo

Meliziitha_emo On 16/10/2009

ke es esa cossa
orrorosa
jaja cuidese MNZO
ai para ke me salude a
abraham besiitos
atoOo : chhuupihh ♥





Tag - Style
Loading ...