Avatar nanuchis

Una pesada corona

_________________________________________________________________

Hoy es uno de esos días en los que el mundo desaparece y lo único que importa es mi cabeza, o mejor dicho, lo único que importa es ese cuerpo extraño al que el resto de los que me rodean llaman cabellera.

Hoy es el día en que lavan mis cabellos. Tengo ese derecho cada tres semanas.
Mi estimada Fanny se encarga de la preparación secreta que untará en mi cabeza, yo solo sé que huele a huevo y cognac. Cada 3 semanas pierdo un día de mi vida, pues esto ocupa casi 24 horas, 24 horas que antes aprovechaba xa perfeccionar mi húngaro y que ahora utilizo para perfeccionar mi griego con mi pequeño profesor jorobado, Constantin Christomanos.
Fanny tarda horas en untar la mezcla, horas en enjuagarla, horas en desenredar mis cabellos y horas en secarlos. Pero creo que este bondadoso sol de Corfú tal vez pueda ayudarme con esto último...

Es verdad lo que dicen por ahí, rindo una especie de culto a mis cabellos, pero es que estos son realmente mi orgullo. Al igual que mi belleza, mi cabellera se ha vuelto legendaria, y ya no puedo hacer más que cuidarla.
Antes era rubia oscura, pero por cosas de la vida, hago que Fanny me la tiña de un castaño claro, más oscuro que mi verdadero tono.

Mis cabellos me traen tanto alegría como dolores. Cuando los suelto me llegan hasta los tobillos, y puedo envolverme en ellos, como lo hacía antes mi pequeño Rodolfo, mi hijito asustado que se venía a refugiar en mi pelo, que para él era la fortaleza más inexpugnable del universo.

Así como me volví famosa por mi belleza, también lo fui por mi particular peinado: Una corona de cabellos, conformada por largas trenzas que se enroscaban en mi cabeza. Muchas trataron de copiarlo, pero pocas tenían un cabello tan sano, o en cantidades suficientes como para poder lograrlo.

Creo que en mi caso, mi cabellera es el punto cúlmine de mi belleza, el coronamiento de ella. Creo que ya nada me enorgullece más que mi melena.
Pero la belleza cuesta. Cuesta tres horas diarias de peinado, cuesta un sueldo enorme para mi peinadora, la única capaz de manipular mis cabellos, y la única con permiso para tocarlos, cuesta dolores terribles de cabeza que solo se solucionan suspendiendo mis cabellos con cables atados al techo, para alivianar la presión de mi pobre cráneo. Cuesta, la belleza cuesta...

Y Fanny sabe como manejar mis cabellos. Sabe como odio que caigan o se quiebren mis cabellos, por eso cada vez que me peina esconde los cabellos que se caen atrás de su delantal y viene a presentarse delante mío con un peine totalmente limpio. Pero yo sé que no es verdad. Ya son pocas las cosas que pueden escapar a mi percepción.
Porque si hay algo que desarrollé en mi vida fue la capacidad de entender a las personas y descubrir sus mentiras y verdades con solo mirarlos a los ojos.
Con todos, menos con mi Rodolfo... Mi hijo, ese puñal que llevo clavado en mi corazón desde hace tanto tiempo ya...

Pero toda mi belleza no alcanzó jamás para derrotar mi timidez. Y la corte me lo hizo sentir. Tanto me criticaron, tanto me lastimaron, que no pude evitar nque se generara una arrogancia, tal vez exagerada, para con la corte de Viena.

Nunca nadie entendió del todo la importancia que tenía para mí mi cuerpo, mi belleza. Luego de mi huída, de mis peleas con Francisco y mi suegra por mis hijos, de tantas humillaciones y retos, la historia se daba vuelta. En la pareja imperial comenzaba yo a ser la más fuerte, la más dominante. Mi relación con Francisco se había transformado, y ahora era yo la que impresionaba a mi marido, la influencia de la archiduquesa quedaba cada día más relegada por la nueva influencia que mi persona ejercía sobre el emperador, y la corte veía este cambio con verdadera preocupación, temían que de una vez por todas yo supiera reconocer mi potencial y tomara las riendas de mi destino y de la corona que nunca quise pero que había aceptado finalmente.
Todo esto lo logré gracias a años de sacrificio, de penas, de llantos, pero debo reconocer que no fue gracias a mi simpatía o a mi inteligencia menospreciada, sino exclusivamente gracias a mi belleza, por eso vale tanto esta para mí, por eso la cuido tanto. El mundo piensa que es simplemente egolatría hacia mi misma, vanidad, nadie comprende la exagerada importancia que tiene para mí. Nadie puede entender que mi belleza es un sistema de coacción para lograr mis metas, tanto dentro del seno de mi familia, como en la política de este bendito país, y en la política de mi amada Hungría.

El día está acabando, mis cabellos casi están secos, este buen sol griego me estima más que el sol de Viena. Tal vez sea porque bajo su luz descubro los placeres y la belleza de esta amada isla que se ha convertido por ahora en mi refugio, tal vez sea porque a él si le muestro mi rostro, sin miedo a que me juzque o me condene, sonriéndole simplemente...

_________________________________________________________________




On November 12 2007 23 Views



Avatar ilove_versailles

Ilove_versailles On 13/11/2007

ohh!!
me encanto!!
ademas la pintura es genial!!!!
gracias por pasar por mi nuevo flog!!
un amor eres!!
vives en buenos aires!!?
yo soy de Bariloche!!
jeje.
en fin!
besos!
gracias!


Avatar project_pumpkin

Project_pumpkin On 12/11/2007

QUE MARAVILLOSAS PINTURAS! :D TODAS DE MEDIADOS DEL SIGLO XIX

ME AGRADO SU FOTOLOG! ADEMAS DE INTERESANTES TEXTOS!

CUIDESE MUCHO!

SE VA A FFŽS

Adios!


Clau Bennet


Avatar kari_la_melli

Kari_la_melli On 12/11/2007

holissss nani como va???? bueno, pase a saludar, me encanto hablar despues de tanto tiempo.... seguimos en contacto... besitos

kari


Avatar comtesse_minuet

Comtesse_minuet On 12/11/2007

Madame, que bueno que hay un nuevo capitulo!!

Pero creo que no he entendido bien lo del lavado de cabeza, es decir, realmente solo se lavaba el cabello una vez cada tres semanas, o se refiere a que ese dia lo hacia de modo especial, con determinadas mascarillas que le preparaban? Mmm... espero que sea eso!

Bueno hemos hecho este nuevo flog como una simple copia de madame minuet, porque el otro se nos esta llenando muy pronto y mucha gente se queda siempre sin poder firmar. No podemos estar siempre pendientes de agrupar posts.

Subiremos siempre el mismo texto y misma foto que en el otro.

Hemos cambiado un poco el nombre, de madame a comtesse, porque cuando vuelva a suceder que no funcionen los libros de visita que comiencen por determinada letra, si nos afecta en uno de los flogs al menos no será probable que afecte tambien al otro.

Un baiser, madame


Avatar lucyfire

Lucyfire On 12/11/2007

Miss you...



Tendríamos ke hablar.. pero en estos momentos las palabras no me salen para con alguien muy kerido...





Bloody roses and kisses





Tag - Avril-lavigne
Loading ...