Avatar nadal_guille

La gran estrella del tennis, el suizo Roger Federer ganó su cuarto Australian Open, al derrotar al británico Andy Murray en tres sets, por 6-3, 6-4 y 7-6 (13/11), en la final del certamen, disputada este domingo en Melbourne Park.
El helvético, dominó con solidez a su rival, quinto preclasificado del torneo, que puso algo de resistencia en la tercera y última manga. Como es habitual en él, Federer jugó su mejor tenis cuando su adversario comenzó a estar más combativo. Después de que el helvético perdiera su primera manga en cuartos de final ante el ruso Nikolay Davydenko, el suizo no cedió un sólo set en el resto del torneo.
Por su parte, Murray fue víctima de la fuerte presión que se cernía sobre él, pues podía convertirse en el primer británico que levanta un título de un torneo ‘grande’ del circuito desde 1936. El escocés no estuvo a la altura en los dos primeros sets, que perdió con relativa facilidad, al estar siempre a la defensiva en las primeras mangas de la que fue su segunda final de un Grand Slam.
“Fue mucho más fuerte que yo, recibí muchos apoyos, siento no haberlo logrado.” “Puedo llorar como Roger, pero es una pena que no pueda jugar como el”, dijo el escocés Murray.
“Andy, jugaste un torneo fantástico y eres demasiado bueno como para no ganar un Grand Slam un día de estos, no te preocupes”, le señaló Federer. “Estoy en la luna al ganar esta vez, he jugado algo de mi mejor tennis en mi vida estas últimas dos semanas”
Con esta victoria, el suizo suma 16 títulos de torneos del Grand Slam, dos más que su predecesor en poseer el récord de trofeos de ‘grandes’ del circuito, el estadounidense Pete Sampras.
El suizo se sitúa ahora en posición para tratar de lograr lo que todavía no ha hecho en su carrera, plagada de éxitos, es decir, ganar los cuatro torneos del Grand Slam, un desafío que pasa por defender con éxito el título que lograra el año pasado en Roland Garros.
En Melbourne, el suizo recuperó el título que no logró en 2008 y ni en 2009, años en los que el serbio Novak Djokovic y el español Rafael Nadal se hicieron, respectivamente, con la victoria final.
Un año después de que Federer perdiera ante Nadal en Melbourne, en una final en la que muchos vieron el declive del helvético, Federer vuelve a reinar sin rival en el planeta del tennis.
El suizo ganó tres de los últimos cuatro torneos del Grand Slam y nada parece indicar que vaya a frenarse. Ni los récords, ni la edad, ni su paternidad, parecen calmar la sed de victorias del tenista. Ya lo dijo antes del torneo australiano. “Todavía tengo hambre”.



no lo hagas si no conviene , no lo digas si no es verdad.




On February 02 2010 6 Views






Tag - Cinema
Loading ...