Avatar moon_medium

CAPITULO 3: Chico bueno, chico malo. ¿¿¡¡Quién es quién!!??.


IMPORTANTE: A PARTIR DE AHORA ACTUALIZARÉ SIEMPRE DOS DÍAS, VIERNES Y MIERCOLES, SIEMPRE ESOS DOS, EXCEPTO EN ALGUNA OCASION ESPECIAL.


FOTOLOGS RELACIONADOS:


http://www.fotolog.com/media_luna_fan (OS LO RECOMIENDO MUCHO, pasaros que os gustará de verdad y con vuestra opinión me dais ideas sobre la novela.)

http://www.fotolog.com/amo_a_ian (Fotolog creado por una FAN seguidora de este personaje tan peculiar, si tu también lo eres, ya sabes.)

http://www.fotolog.com/amo_a_alan (Fotolog creado por una FAN seguidora de este personaje tan curioso, si tú también lo eres, ya sabes.)


---------------------------------------------------------------





-¡Ellen para!.

Me miró a los ojos, atrapándome en ellos ofreciéndome esa conexión de nuevo, una conexión que sentíamos los dos , una conexión todavía más potente que las anteriores:

-Ellen...- susurró cogiéndome de los brazos.


... te quiero.





[...]






¡Quéeeeeeeeeeeeeee!-gritó mi mente eufórica.

Me sentía de un modo extraño, no me sentía petrificada cómo en otras ocasiones de tensión, esta vez me sentía relajada pero no podía apartar la mirada de sus ojos, esos ojos que me estaban transmitiendo ese šte quieroš con mayor fuerza.

Algo en mi interior, en mi pecho...me ardía el corazón, cómo si después de años atrapado en un invierno permanente hubiera encontrado el calor...,el verano.

-Sé que nos conocemos desde hace poco...-comenzó explicando Ian ante mi rotundo silencio-
y yo...yo no me enamoro con facilidad, de hecho nunca lo he estado antes por nadie por muchas pretendientas que haya tenido, pero tu eres distinta,te siento tan cerca de mí, esa conexión entre nosotros que me vuelve loco de felicidad. ¿Sabes?, eres muy necesaria para mí, mucho más de lo que tú misma podrías imaginar jamás. Porque aunque te conozca desde hace poco eres la persona que más se ha interesado y preocupado por mí en mi vida y aunque al principio eras desconfiada conmigo, entiendo tus razones a pesar de tu confuso silencio.

Aquello se había convertido en un monólogo, en su pequeño monólogo de su amor por mí. Me encantaba escucharle hablar así. Seguí haciéndolo en silencio.

-Por eso mismo, porqué hay personas que me conocen desde hace mucho más tiempo que tú pero que no me tienen en cuenta, no cómo tú. Vivo rodeado de personas que ansían mi compañía de manera superficial, y no honradamente y de corazón como tú. Por eso, no quiero separarme nunca de tu lado, quiero que sigas protegiéndome, dedicándome a escondidas esas sonrisas tímidas que se encontraban encerradas en un silencio tuyo amargo durante demasiados años. Me gusta saber que cada cosa que tiene que ver conmigo te interesa, me gusta mirar todos los días hacia la puerta de clase para verte aparecer mientras te acercas a mí y me das los buenos dias, porque tan sólo han pasado cinco días desde que pasa esto, los suficientes cómo para darme cuenta de que necesito todo esto cada dia de los que me queden por vivir. No sé que respuesta podrás darme, pero sea la que sea, por favor, déjame que me quede junto a ti, quiero apartarte de sea cual sea ese dolor que te atormenta, quiero borrar ese rostro desconfiado de tu cara, quiero sentir los latidos de tu corazón retumbando de alegría, quiero presumir ante los demás de esas sonrisas que sólo a mí me regalas, quiero ser tu eterno confidente de día y tu amante por la noche, quiero llevarte a bailar millones de veces más con canciones inexistentes y escenarios imaginarios dónde las estrellas, la luna, tu y yo somos los únicos participantes, quiero construir y que sea nuestra la historia de amor más bonita del mundo.


Era la primera vez que alguien se refería a mí con el término šdistintaš de manera positiva. Era la primera vez que alguien me decía cosas así. Sentía cada vez ese calor en mi pecho, mi corazón parecia bailar junto a sus palpitaciones. Sabía que ante todo lo que me acababa de decir cualquier declaración de amor era poca y sabía, sabía lo que él más valoraria en ese momento. Ver de nuevo esa sonrisa mía nacida para él.

Sonreí de esa manera niña, peculiar y feliz que tan sólo podía permitirme dedicarle a él. Ian me correspondió esa sonrisa con sus dientes blancos, encantadores.

Y nos vimos envueltos en esa noche especial que siempre recordaría, que siempre recordaríamos.

Ambos nos volvimos serios de repente, concentrándonos en nuestros rostros, observando con intensidad cada centímetro de piel hasta posar nuestra mirada en los labios del otro. Nuestra cabezas se movieron al únisono avanzando hacia delante con deliberada lentitud.

-Iaaaan, mister gatito- sonó la voz de Alan en el comedor.

Nos pusimos rígidos de nuevo, es más nos sobresaltamos ante su voz, esa inoportuna cómo siempre, voz, que había explotado nuestro mundo de cuento de hadas.

Apreté los puños con rabia.

La voz de Alan pronunciando satíricamente el nombre de Ian se acercaba a mi habitación, a nosotros dos.

Ian fue rápido me cogió del brazo y recorrimos mi habitación hasta salir al balcón.

En mi habitación tenía un pequeño balcón en el que pocas veces salía. Habían algunas macetas llenas de flores en la parte derecha de éste, a mis padres les gustaban tenerlas allí, decían que daba un poco de alegría a la parte de atrás de nuestra casa.

Cerró las cortinas de dicho balcón tras de sí y apagó la luz de la habitación.

Alan abrió la puerta con cuidado y al ver la luz apagada creyó que yo dormía. Pronto la cerró de nuevo y se fue.

Ian y yo nos quedamos fuera en el balcón a pesar de haber oido irse a Alan de mi habitación era mejor permanecer allí un tiempo por mera precaución.

Me senté en el suelo con la espalda apoyada en la pared. Estaba agotada. Ian se sentó a mi lado. Ambos estabamos en pijama, y con los pies descalzos. Nuestros cabellos bailaban al son de la pequeña brisa que acaecía en el lugar.

Míramos hacia el cielo sin mencionar palabra alguna hasta que rompí el silencio, rompiendo también el incómodo ambiente en el que permanecíamos.


-Ian en cuánto a..yo...

-Ellen- me interrumpió dulcemente con voz tierna- ahora no me digas nada, no quiero una respuesta, sólo...sólo permanezcamos así un rato, por favor, sólo un rato-me rogó apoyando su cabeza en mi hombro.

Observamos la luna y las estrellas las cuales muy bonitas brillaban con una luz característica esa noche, ¿o era yo que veía todo más hermoso de lo normal? . Lo que estaba claro era que en ese momento, ambas eran personajes secundarios de nuestra historia de amor que comenzaba a escribirse.

Apoyé mi cabeza sobre la de Ian. Una sonrisa se asomó por sus labios y cerró los ojos. Le imité.

Ahora que le tenía tan cerca podía sentir su aroma, no el perfume que él utilizaba sino su propio aroma natural, no podría describirlo, emanaba de él un olor que superaba a cualquier otro. Su perfume tampoco me desagradó en absoluto, era varonil y aunque no fuerte, la presencia de éste anulaba mis sentidos, creando una irrompible burbuja entre nosotros y el resto del mundo.


Estuvimos en esa posición un buen rato hasta que decidimos entrar de nuevo a mi habitación. Encendimos la luz.

Iba a hablar cuando Ian lo hizo por mí:

-Buenas noches Ellen-dijo todavía con esa misma sonrisa.

-Bu-Buenas noches, descansa-dije intentando no aturrullarme.

Sonrío tras apreciar mi pequeño esfuerzo.Pasó por mi lado dirigiéndose a la puerta.

-Ellen- susurró a mis espaldas.

Me giré, al hacerlo me sobresalté ya que se encontraba mucho más próximo a mi de lo esperado.

Y... me besó en la frente:

-Qué descanses -dijo mientras se iba riendo ante mi perplejidad.

Este chico es impredecible. Sonreí con amplitud.

Me acosté en la cama, ahora sí, seguro que no pegaría ojo en toda la santa noche. Pero me equivoqué, al poco me dormí susurrando por última vez en ese día, su nombre.

Me desperté a la madrugada sedienta, estaba tan cansada que me costaba demasiado abrir los ojos.

-Las 6 y 47 a.m -murmuré mirando el reloj mientras volvía a cerrar los ojos.

¡EHHH! ¡ESPERA! ¡¿LAS 6 Y 47?!.¡Quedaban aproximadamente 10 minutos para que mis padres aparecieran por la puerta y se encontraran con dos extraños masculinos invadiendo su casa!.

Corrí escaleras abajo. Tanto Alan como Ian seguían dormidos.

-¡Levantaros, levantaros! -comencé a gritarles-

Ni se inmutaron.

Fui a la cocina llené una jarra de agua por la mitad y...


-¡AAAAAY!, ¿¡¡Ellen que estás haciendo!!?-gritó sobresaltado Alan.

-Mis padres llegan dentro de 10 minutos, ¡¡teneis que iros!!.

-Podrías haberme despertado de una menera más bonita, se me ocurren algunas...-me sonrío Ian en plan cómplice.

Le devolví esa sonrisa con cara de tonta embobada.

Pronto se cambiaron, les di un paquete de galletas šOreoš como mini desayuno a cada uno y a los 10 minutos escasos estaban saliendo por la puerta de casa y pasando la esquina hacia el coche de Ian.

Me pregunté que clase de vajecito les depararía a esos dos. Si conmigo ya eran un peligro, mejor no imaginarlos solos.

-Tened cuidado- les grité con preocupación.

-Lo tendremos- me contestó Alan sonriendo con malicia.

Luego llamaría a Ian, me preocupaba de verdad ese pequeño viaje de vuelta a casa.

Precisamente fue cerrar la puerta e irme cara a las escaleras para meterme en la cama cuando mis padres entraron por la puerta. Mentiría si dijera que no me inundaba la ilusión de saber que ¡mis padres estarían conmigo casi un mes entero!.

Corrí hacia ellos y les abracé, por fin disfrutaría de un ambiente familiar un poco más de tiempo que el resto de sus visitas.

No dormí, me quedé sentada en una de las sillas de la cocina, en pijama, y cogiéndome las rodillas escuchando las anécdotas de mis padres en sus fascinantes trabajos.

Desayuné con ellos y mientras desembolvían el equipaje yo me asee, peiné y vestí, me puse un vestido de tirantes verde oscuro y unas sandalias marrones a juego. En ese día, a pesar de estar en sepitembre, estaba previsto fuertes olas de calor.

Cuando estaba a punto de salir de la habitación mi móvil comenzó a pitar. ¡Qué raro nunca nadie me escribía mensajes por movil ni siquiera mis amigas de Chicago y mucho menos a las 8:00 de la mañana!.

Comencé a leer: šEl viaje a sido duro, pero lo ha sido más arrastrar el cuerpo sin vida de Owen hasta la laguna, pero no temas la policia no lo encontrará nunca y yo ya estoy en casa viendo una peli en la tele. Pásalo muy bien con tus padres. Recuerda que te necesito cada segundo. Ian.š`

Reí ante su pequeña broma descabellada y releí varias veces las dos últimas frases. Tenía razón daba igual lo poco que hacia que nos conociéramos, parecía mucho más. Él sabia lo mucho que echaba de menos a mis padres y nunca tuve que decírselo. Y su última frase, me hizo sonreír de nuevo, me dolía la boca de tanto hacerlo últimamente, no estaba acostumbrada a ello y era una sensacion tan especial, tan especial como el propio Ian. Era el primer sms que me enviaba, un sms que guardaría por siempre.

Le contesté:

šJAJAJAJA, me alegra saber que tanto Alan como tú habeis llegado intactos y sin cortes ni mareos diversos. ¿Por cierto el brazo qué tal?. Menudo día el de ayer, aunque me encantó su final. Tenemos mi respuesta pendiente, recuerda tu esto. Cuento las horas hasta volver a hablar contigo. Besos.




El fin de semana pasó extremadamente rápido, ese mismo día fui con mis padres a comer a un restaurante de los alrededores del pueblo y después vimos los tres una pelicula en sofá. El domingo fuimos a casa de mi tia Mary, le dí la lata de guisantes que me habia pedido la simpática Sr. Evans que le hiciera llegar.

Mi tia era un ángel personalizado, delgada y menuda con su melena blanca y ondulada. Era gruñona pero de buen corazón. Se parecía a mí muchisimo psicológicamente, se había acostumbrado a la soledad pero a pesar de eso, se alegraba de mi visitas y más cuando mis padres participaban en ellas.

-¡Ah vosotros tambien estais aquí, ¡Qué raro!-dijo refiriéndose a mis padres con indiferencia, pero la verdad, se sentía feliz, puede ver su alegría durante escasos tres segundos cuando sus arrugas se pronunciaron más de lo normal al lado de sus comisuras.

Sonreí a mis padres y luego a ella.

Comimos todos juntos celebrando el éxito de los trabajos de mis padres y el regreso a casa de ambos.

Pasamos una tarde completamente acogedora rodeados de mil historias, miles de sonrisas,pero todo, en familia.

La felicidad..., algo que la gente a lo largo de su vida busca desesperadamente, un concepto que en mi lista de prioridades ocupaba un lugar modesto. Ahora entendía porque la felicidad era tan buscada pero tan poco encontrada. Era ilusión en un mundo desilusionado, humanidad en un mundo inhumano... Un sentimiento tan placentero, un sentimiento tan reconfortante el saber que todo va bien, sentir que pase lo que pase hay gente que espera por ti, que espera por tu felicidad, incluso más que tú mismo. Yo me sentía así tan afortunada, tan... feliz.

Nos despedimos de mi tia Mary y regresamos a casa. Me dolía mucho la cabeza, ese fin de semana había sido un tanto movidito y necesitaba descansar.

Les dí las buenas noches a mis padres y subí las escaleras, pero a mitad camino dije algo que siempre me habia costado un mundo decir: Os quiero.

Ambos se giraron mirándome sorprendidos y sonrieron.

-Nosotros también hija-dijo mi padre.

-¿Lo sabes no?-dijo mi madre.

-Lo sé-dije acompañando la afirmación con una sonrisa tierna.

Me tiré encima de la cama y me desvestí para después ponerme el pijama todavía tumbada.

Miré el ordenador sobre mi mesa de reojo.

Algo me decía que debía encenderlo... eso hice. Tenía un pálpito. Entré en mis correos electrónicos y efectivamente había uno de Alan y otro de Ian.

Leí el correo de Ian:

š Espero que hayas pasado un buen fin de semana con tu familia. Te lo mereces.

PD: Espero ver pronto por clase ese pelo castaño y ondulado tuyo que tanto me encanta. Sólo quedan para eso 7 horas y 30 minutos.



Ian.š



Me sonrojé tras leer el correo dos veces y me llevé las manos a los mofletes. Estaba fascinadamente ilusionada.

Estaba tan cansada que apagué el ordenador pasando desapercibido ante mí el correo de Alan.

Me dormí nada más meterme dentro de las sábanas aún así era bastante tarde.

Me levanté a la mañana siguiente echa un auténtico monstruito, ¡qué cansada estaba!. Mis padres me llevaron en coche al instituto, mientras me pedían que les contara cosas de él, no dije mucho mi mente parecía dudar de todo lo que había pasado con respecto a Ian, tenía la cabeza colapsada, fatal.

Antes de bajar mis padres me prometieron que me recogerían a la salida y que iríamos juntos a tomar un helado.

Posiblemente muchos pensarían que es un poco infantil, ¿pero realmente lo es?, para mí no, a mi me encantaba compartir mi tiempo con ellos de cualquier manera, ya que no les veía a menudo y debía aprovechar esos momentos.

Subí las escaleras y esquivé algunas personas torpemente, algo raro en mí, estaba temblando, me sentí inquieta y nerviosa...

LLegué y el profesor entró conmigo, en cambio eso no era nada novedoso.

Me senté rápidamente en mi pupitre y me giré hacia atrás buscando a Ian, me estremecí al encontrarme directamente con sus ojos verdosos castaños tan profundos como siempre.

Le sonreí y él me guiñó un ojo con descaro, muchas se dieron cuenta y se pusieron a bufar por lo bajo. ¡Ah qué bien! ¡Ya no habían cobayas en clase, habían búfalos!.

El tutor comenzó a hablar:

-Chicos tenemos que elegir al que será el delegado de clase.¿Algún voluntario?.

No hizo falta que me girara para saber quién se ofrecería voluntariamente.

-Anderson-dijo nuestro tutor-ven aquí.

Ian elegantemente pasó entre las mesas ante las atentas miradas de los compañeros y se colocó frente a todos nosotros. Se presentó otro voluntario pero en la votación, Ian fue el ganador con una victoria aplastante.

Me alegré mucho por él puesto que y aunque no me lo hubiese dicho nunca le hacía ilusión ese cargo, lo negativo del asunto es que durante el resto del dia, Ian iba a estar reunido con todos los delegados del consejo escolar y no lo vería en ninguna de las clases siguientes.

El día paso lento y sumamente aburrido, en las clases dejaba que volaran por mi imaginación los recuerdos de Ian y míos en estos 8 días, metiéndome en el fondo de ellos, eclipsando la rabia que me daba no poder verle en todo el día.

Al acabar las clases pregunté a una profesora cuando saldrían los delegados, pero me aseguró que permanecerían casi toda la tarde en el instituto.

Resoplé.

Arrastré los pies hasta llegar a la puerta del instituto dónde mis padres me recogerían, eso me animaría bastante.

Estuve esperando no sé cuánto tiempo, quizás dos horas antes de que mi móvil sonara indicándome que tenía en el buzón de voz un mensaje de mis padres.

Colgué y resoplé fuertemente, dejé caer mi mano que sostenia el movil junto a todo el brazo, como si se hubiera dormido. Reaccioné al minuto de que seguía con la misma posición y con la mirada perdida. Guardé el movil en el mismo bolsillo de antes, apoyé en la pared mi mochila la cual como siempre estaba a rebentar y me senté en la parte superior de ésta mirándome distraída las palmas de las manos e intentando crearme el suficiente ánimo como para aguantar la hora y media de recorrido.

Mis padres volvían a sus respectivos trabajos, un fin de semana habían estado conmigo, sólo eso...

Moví la cabeza a ambos lados rápidamente de manera decidida con la intención de no querer pensar. Me levanté, cogí la mochila, aguardé un minuto para coger aire ,me la colgué a la espalda haciendo un gesto de dolor por el excesivo cargamento y emprendí la marcha. Sin saber que Ian me había estado observando desde el principio desde algun lugar.

LLegué a mi casa completamente cansada, vi la nota de mi padre.

Nota para Ellen:

šPor si no no coges las llamadas, nos ha salido un viaje urgente a tu madre y a mí, tenemos que regresar de nuevo. Lo sentimos, nos vemos pronto. Te queremos.


Papá y Mamá.š



Estuve aseando la casa, limpiándola a fondo y pronto me fui a dormir, triste, enfadada y con ganas de llorar y sin poder hacerlo.

A media noche comencé a oir unos golpes en el cristal. ¿Estaba soñando?. Me asustó mucho saber que no, que realmente estaba sucediendo. Estaba templando.

Oí cómo alguién gritaba mi nombre.

Salí al balcón. Era Ian apoyado en la puerta de su coche y tiraba piedrecitas al cristal, ese era el sonido que me había despertado.

-¡Ian!.

-Hola princesa.

-¿Qué haces ahí abajo?-dije asomando medio cuerpo fuera del balcón.

-¿Eres mi Julieta no?. Se supone que debo escalar hasta llegar a ti.

-¿Estás borracho?-dije preguntándolo en serio.

Comenzó a desternillarse.

-Ellen, sabes que no bebo-dijo todavía riéndose.

-¿Entonces...?

-Vengo a llevarte conmigo, así que vístete.

-¿A dónde?.

Me miró sugerente por encima de sus pestañas.



Estaba claro...






MEDIA LUNA

MSN DE CONTACTO: [email protected]









On June 12 2009 1 Views



Avatar evelyn_kucher

Evelyn_kucher On 25/04/2010

Oh que bonitooo


Avatar kairi160

Kairi160 On 10/04/2010

dios ,heché una lagrimita en la parte de Ellen y lo de el viaje de sus padres, pobre chica!!


Avatar mybrokenrose

Mybrokenrose On 14/07/2009

Deoss!
Casi lloroo! T-T!
fue muchoo lo de Ian!
:3!
Y con lo de los padres tambien me puse triste...
Pero lo de Iann fue romanticamente perfecto y aplastantee! *.*!
Y eso que ni uso el m*aldito te amoo!
La verdad... Me enamoree!
XD!
Me voy a unir a club de fans de Ian!!!
:D!

Besos!


Avatar johnnynny

Johnnynny On 23/06/2009

no me convence ese Ian...seguro esta mientiendo xD

^^


Avatar love_oswaldo

Love_oswaldo On 19/06/2009

tu maa :)


Avatar lamaryy

Lamaryy On 18/06/2009

m encata :) sta muy bien, sigue asi bss


Avatar crepusculosfans

Crepusculosfans On 17/06/2009

ya es miercoles ;) jajja


Avatar crepusculosfans

Crepusculosfans On 17/06/2009

ni aunqe intentaramos que nos disgusten lo lograriamos xD son demasiado perfectos estos capitulos
pero qiero mas accion!! mas ian i ellen, mas suspiros (L) jajaj
ermosa novela, lo sabes :)
un beeso


Avatar amoracortoplazo

Amoracortoplazo On 17/06/2009

saludoss...


Avatar irmcullen

Irmcullen On 17/06/2009

Miercoleeees (:


Avatar v_vicky_92

V_vicky_92 On 16/06/2009

me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!
tengo un monton de examenes y no puedo parar de leerlo hasta que no he leido todas las actualizacioness no he parado!!:D
espeo con impaciencia la siuiente actuu!!:D


Avatar maky_twiligth

Maky_twiligth On 16/06/2009

WOOO!!
UNA VEZ MAS ME HAS SORPRENDIDO
ADEMAS
DE KE WOW
ESCRIBES MUY RAPIDO
JAJA, APENAS ME HABIA KEDADO
EN EL CAPITULO 1
Y YA VAS EN EL 3 XD
la mayoria se tarda semanas en actualizar-.-
pero tu wow OWO

pues ke mas te puedo decir
excelente!!!

tu historia me tiene atrapada n_n


XD espero con ansias la continuacion n_n

te cuidas
y ke la inspiracion te acompañe jeje


Avatar acuario16

Acuario16 On 16/06/2009

quee bonito el amor...
k triste el n poder tener el cariño de sus padres.. yo n lo soportaria eso
unbsiitoo y sigue asi de bien
estoy en recuperaciones esta semana por eso tardo en cntestar:)


Avatar lacriptadeedward

Lacriptadeedward On 16/06/2009

solo una cosa,como sabes k tengo 28 años?bueno,de nada,graciasxtus comentarios,lo de Rob y Kristen lo puse pk ya me toca la moral k la gente sea asi,k los dejen un poco en paz,joer,es k se han vuelto famosos de la noche a la mañana y encima tiuenen k inventarse cosas,en fin,comenta todo lo k kieras k no me molesta,todo lo contrario,tus comentarios siempre son bienvenidos


Avatar iloove_robert

Iloove_robert On 15/06/2009

Bueno, para que estes segura de que la leo, decidi comentarte, pero igual, sabes que la leo siempre, aunque no comente. y gracias x avisarme cada vez que actualizas ^^

Con respecto a la nove, se pone cada vez mejor! y mas intrigante, estoy completamente feliz por todo lo que le dijo Ian a Ellen, amo la pareja, son el uno para el otro, y a Alan lo quiero solo como un amigo para Ellen xD jajajaj nada mas. Bueno y veo que se corto el capitulo o termino medio raro jajaj espero qe en la proxima actulizacion salga bien :)
En fin, me voy a dormir que ya es tarde, cuidate y segui asi! besos.


Show all comments

moon_medium

Favorite moon_medium

unknown -
131 Photos
Spain




1 Favorites Groups »

  • clair_de_lune

    Clair_de_lune

    For pictures taken by moonlight, or of the moon, but in any case with no artificial light.

    Pictures of a blurry white dot in a black sky will be deleted due to extreme lameness.




Tag - Food
Loading ...