Avatar moon_medium

{Parte final del capítulo 2: Media Luna}

[B][U]
OS RECOMIENDO:[/U] http://www.fotolog.com/media_luna_fan


[U]Se hacen debates muy interesantes sobre la novela y las colaboradoras hacen su máximo esfuerzo en cada actualización, vale la pena entrar a ver el fotolog MEDIA LUNA FAN;)[/U][/B]


////////////////////////////////////////////////



No podía decir nada, tan sólo podía mirar su cara enfadada, me había defendido delante de todos ellos y a pesar de lo incómodo de la situación, sonreí. Me sentía feliz de que lo hubiese hecho.


Tanto Ian como Alan se dieron cuenta de mi sonrisa.

Ni siquiera me giré para ver la reacción de Alan, en cambio sí miré a Ian el cual me respondió cariñosamente a ella con otra sonrisa,...


...con su sonrisa de media luna.




[...]




Salimos del restaurante, yo a trompicones y él todavía sosteniéndome el codo con fuerza.

-Entra, voy a llevarte a un lugar...- dijo dejando inacabada la frase y sonriendo de nuevo.

-¿Cual?¿Cual?- pregunté nerviosa como una niña pequeña.

- Es una sorpresa querida Ellen, ten paciencia- dijo mientras me sonreía pícaramente.

-Uhm- emití dicho sonido mientras me cruzaba los brazos sobre le pecho.

A regañadientes me dirigí hacia el coche de Ian, el cual brillaba de manera desproporcionada, parecía más nuevo que antes...

-¿A dónde vas?- me gritó Ian.

Me giré a mirarle, no se había movido ni un centímetro.

-¿A dónde crees?. Al coche. ¿Qué haces ahí parado?.

Miró al suelo mordiéndose el labio, que capacidad tenía para hacer que le entendiera con un sólo gesto.

-Vamos andando- concluí yo misma con pesadez.

Me sonrío infundiéndome energía.

-Ayy- me quejé mientras miraba el sol el cual quemaba con sus rayos infinitamente extensos. Nunca hacía ese tipo de días allí en Atalnta tan sumamente calurosos y parecía que no habría cambios climáticos durante el día, eso si era extraño.

En dos zancadas conseguí colocarme a su lado.

-¿Vamos?- me preguntó mientras me tendía una mano esperando que me cogiera a ella.

Miré la palma de su mano abierta en mi dirección, luego a él y su sonrisa impecable. Me quedé mirándole, él fue rápido y me cogió de la mano comenzando a caminar con rápidez mientras yo me quedaba más atrás sientiendome arrastrada por él.

Se giró mirándome tras su hombro y me sonrío.

Agilicé moviéndome con pasos cortos pero rápidos hasta ponerme a su altura. Con nuestras manos todavía unidas perdimos de vista el restaurante siguiendo un camino que bordeaba la laguna y que nos introducía en el fondo del bosque. Andamos tanto que se hizo de noche.

Mi rostro comenzaba a cambiar según avanzábamos. No podía parar de mirar al suelo.

-No sabía que te gustara tanto el suelo- dijo divertido.

-JA-JA-JA me parto -dije haciendo el gesto de partirme.

-No en serio... ¿de verdad te parece más interesante ver el suelo que mi cara?.

-Creo que no existe nada más interesante que tu cara- dije sin pensar.

Comenzó a partirse ante mi repentino ataque de sinceridad, tuvo que soltarme la mano para cogerse el estómago y doblegarse mientras reía.

Torcí la boca con desagrado a la vez que miraba su mano libre, por desgrácia, ya no unida a la mía.

-¿Entonces?

-Me dan miedo los bichos. Y... me da la sensación de que corretean alrededor de mis pies.

Me miró con los ojos como platos tras escuchar mi frase con tan poco sentido para luego volver a carcajearse.

-¡Ay chica de ciudad!.

- Mira quién habla el que acaba de mudarse de una...

-¿No te lo he dicho?. Yo antes vivía aquí.

Me giré de sopetón dejándo de mirar hacia el suelo.

-¿¡Qué!?.

-Si... hace mucho mucho tiempo, o esa es mi sensación.

- Pero, los demás... no...

- Nadie me recuerda por qué he cambiado mucho y ha pasado mucho tiempo.

- ¡Alaa! ¡¿No les dirás a nadie que ya vivías aquí?!. Pero espera... ¿no se acuerdan de tú nombre o qué?- dije todavia pasmada.

-Dígamos que tengo muchos secretos. Y ese es uno de ellos.

-¿Te has cambiado el nombre?- deducí- ¿Acaso tienes algo que esconder de tu pasado?- dije provocándole moviendo las cejas.

Hizo una mueca burlona con la boca.

-No dirás nada a nadie.

-¿Es una amenaza?.

-No me tientes.

-¿A qué?- le dije levantando la cabeza en signo de provocación.

- Cuándo menos te lo esperes...

De repente oímos como algunas hojas se movían.

Me giré sobresaltada.

-Oye, ¿y si volvemos? esto está muy oscuro...

-¿Tienes miedo?- preguntó enseñándome los dientes de manera burlona.

-Digamos que soy un tanto... cobarde- reconocí.

Estalló a risotadas.

-No te preocupes no dejaré que te hagan nada los locos.

-¿Los locos? ¿¡qué locos!?- pregunté con extrema ansiedad.

-Los del psiquiátrico que se escaparon, es que aquí antes había un manicomio...

-¡Uy!- exclamé- mientras de un salto me agarraba a su brazo derecho con fuerza.

-Estás aprentandome mucho, es verdad que tienes miedo- dijo cómo áquel que descubre algo que no sabía.

-Pues claro, ya te lo he dicho.

-Era broma así que tranquila, además nunca dejaría que te hicieran daño- dijo con tono serio para después sonreír inspirándome así confianza y algo de seguridad.

-Vale- dije intentando mostrar una sonrisa que no mostrase ningún tipo de miedo.

-Bueno que tal si retomamos nuestra expedición. Pero intenta no mirar sólo al suelo.

- Vale...

Seguimos avanzando y yo ya no miraba el suelo, miraba esa mano libre que se habia desunido de la mía por casualidad.

Quería tener valor para agarrarla.

Y justo cuando había encontrado ese pequeño valor para hacerlo, me frenó su voz.

-Ya casi estamos...

Cada vez quedaba menos para que acabara el recorrido y yo quería coger su mano antes de hacerlo, era una chiquillada, pero necesitaba de nuevo ese contacto, ese bienestar que me producía... me hipnotizaba.

Estaba tan concentrada en su mano que perdí la noción del tiempo y de nuevo su voz me interrumpió justo cuando me había decidido a hacerlo.

-¡Tachán!- dijo elevando los brazos extendidos hacia arriba formando ua V en el aire. presentándome de ese modo el paisaje..

Una media luna casi completa gigante elevada en el cielo, pero parecía tan próxima a nosotros, tan cercana...tan hermosa.

Acompañada por las nubes, alumbrando la otra parte de la laguna y flanqueada por unos árboles de finas ramas.

La luz que desprendia dicha luna se reflejaba en el agua cristalina que la bañaba de manera delicada y armoniosa. Y los colores jugaban compitiendo a haber cual de ellos era él más bello.

Ese increíble paisaje te anulaba todos los sentidos los cuales eran sustituidos por la fascinación.

Me adentré en el lugar para después sentarme en el centro de éste. Él hizo lo mismo a mi lado.

-Es...

- ...¿impresionante?-dijo acabando mi frase.

-Guauu, sí- sonreí ampliamente dejando todos los dientes al descubierto.

Me miró complacido ante haber conseguido de nuevo la reacción que esperaba en mí.

-Sólo lo conocen unos pocos.

-¿Y tú? ¿cómo has encontrado este lugar?.

- A pesar de haber vivido por aquí , desconocía de su existencia, me lo mostró un amigo de mi madre que trabaja en el restaurante al que hemos ido a comer.

Ahora entendía que el nombre del restaurante no hacia referencia a la pequeña laguna que estaba dispuesta al lado de dicho restaurante sino a la que estaba viendo yo con mis propios ojos, una laguna más amplia y mucho más impresionante.

Pareció recordar algo por qué su rostro se volvió durante cinco segundos agrio y frustrado.

Le miré con preocupación. Se dió cuenta.

-¿Estás bien?

- ¡Eh! si- dijo volviendo a sonreír de manera normal.

-Esto.. quería preguntarte algo - dije frotándome las manos con nerviosísmo.

-Adelante.

-¿Qué les has hecho o dicho a algunas personas del instituto para que no se metan conmigo?- dije la frase entera sin que se me quebrara la voz, me quedé sorprendida de mi misma.

Sonrío.

Después posó su mirada en el horizonte achinando la vista cómo áquel que quiere ver algo en la lejanía o mejor, alguien que quiere recordar algo con gran detallismo.

-Les dije que es lo que ocurriría si seguían haciéndolo.

-¿Qué, ocu- ocurriría?- dije con voz un tanto ahogada- ¿les amanezaste?.

- Algunos aceptaron de buenas maneras lo que les pedía por qué en definitiva no quieren perder el buen trato que tengo con ellos, el buen trato que tienen con él que ellos llaman šel chico más importante de Atlantaš.

-¿Te llaman así?-dije un tanto sorprendida- .

-Ajá, es incómodo.

-Pensé que te gustaría.

-Te equivocas... ya te dije que no era como ellos. Yo no he elegido ser... popular.

Un momento... ¡¡Tenía razón!!! él nunca lo había decidido, todos le habían tratado de manera especial desde ese primer día, todos le habían tratado como un popular más. ¿Pero por qué entonces yo seguía aunque en menor grado desconfiando de él?. No había motivos. Y yo, lo único que había hecho era medio interpretarlos retorcidamente pero la realidad era que no los había, me había dado cuenta de algo tan lógico con una sola de sus frases.

Me dí cuenta también de que tan sólo habían pasado tres días desde que conocía a Ian pero parecían muchos más...

-Tienes razón- dije asombrada ante un descubrimiento que era tontamente lógico.

-Por fin lo reconoces.

-¿Y los otros? ¿qué les dijiste a aquellos que no querían...colaborar?.

-Les dije que podían ganarse a pulso o bien que perdieran la reputación que tienen en el instituto o un buen moratón en el ojo- dijo riéndose mientras que con una mano en forma de puño representaba la acción del golpe.

Se giró para mirarme y yo decidí perder la mirada en el horizonte.

-Gracias- dije todavía sin ser capaz de dirigirme a él con la mirada.

-No me las des, lo he hecho por qué he querido , además no tienen derecho a hacerte lo que te han hecho y durante tanto tiempo...

-Tanto tiempo...- repetí- .

Le miré extrañada.

-Me contó lo que te han estado haciendo durante estos dos años, me lo contó una chica, digo... un confidente.

-¡SAAAAARAAAAH!- bramé.

-Ups se me escapó, ¿qué voy a hacer ahora?¿cómo protegeré a Sarah de ti?...- dijo melodramáticamente.

Ambos nos reímos a gusto.

-¿Vivías aquí?, ¿cuando?-pregunté iniciando un nuevo tema de conversación.

- Hará mas o menos siete años, viví aquí durante un año entero, de hecho, la cabaña en la que residíamos mi familia y yo está a unos metros de aquí.

- ¿Las vendisteis?.

- No, la conservabamos para venir en verano, aunque nunca lo hacíamos- sonrío mientras se rascaba la cabeza.

- Es precioso este lugar.

- Lo és, aunque.. hay otra cosa más preciosa aún por aquí...

Me miró tiernamente.

No podía articular palabra así que desvié de nuevo la vista encontrándome con la luna.

Adoro la luna.

-Me encanta la luna- dije en un suspiro- .

- ¡A mi también!- gritó eufórico.

De repente comenzó a estirar hacia abajo el cuello de la camiseta que llevaba.

Giré la vista hacia otro lado más que avergonzada. Voví de nuevo la vista.

De repente se asomó un collar, una bonita cadena compuesta por pequeñas bolitas de plata que desembocaba en un colgante en forma de media luna.

Brillaba tanto o más que su coche nuevo.

-¡GUAUU!- exclamé- es preciosa.

-Lo sé, es muy especial para mí...

-Se nota.

-¿Sabes cómo se llama esta laguna en la que estamos?.

-¿Cómo?.

-Laguna de la Media Luna.

-¿¿¡¡De verdad!!??.

-Sí, y ¿sabes por qué tiene ese nombre?

-¡Cómo mola!, ¿por qué?¿por qué?- dije emocionada.

-Porqué la laguna tiene forma de media luna. Pero nadie debe saber de este lugar, es sólo tuyo y mío.

-¡Qué pasada!- grité- me encanta... no se lo diré a nadie será nuestro lugar, sólo nuestro-dije bajando la voz hasta llegar a ser un susurro inteligible- mientras observaba de nuevo la laguna con una sonrisa .

Laguna de la Media Luna ¿eh?, pensé, nuestro sitio, únicamente NUESTRO.

Sonreí.

Iba a comentarle la similitud entre la media luna y su sonrisa, aquella que yo había apreciado desde el primer día, pero decidí ahorrármelo para otra ocasión.

Desvié la mirada de nuevo hacia él para centrándome en una parte de su piel que captó mi atención, no en su algo musculado cuerpo a pesar de su edad sino en un gran moratón que tenía mala pinta.

Pegué un salto.

-¿¡Qué te ha pasado!?- dije estirando el cuello de la camiseta para poder verlo mejor.

Le miré a la cara y vi que apretaba las facciones de ésta intentando reprimir un sentimiento, un gesto, algo que por nada del mundo quería mostrarme.

-Nada, me caí, soy torpe.

Le miré ceñuda.

-Tú no eres torpe, todo lo contrario.

-Ese día sí- dijo sonriendo con una fingida tímidez.

Toqué el moratón, esa parte de su piel estaba bastante inflamada.

-¿Has ido al médico?- pregunté todavía con inseguridad y preocupación.

- Sí, está todo bien.

- Lo tienes muy inflamado- dije paseando las llemas de los dedos por su piel con delicadeza. Tenía la piel ardiendo en comparación con mis manos heladas.

-Uis- se quejó del dolor.

Aparté la mano.

-Perdón- dije mordiéndome el labio inferior- ¿te he hecho mucho daño?

Cambió su rostro compungido por una nueva sonrisa, me cogió la mano y la volvió a poner en su posición inicial.

- Al revés, me relaja tu mano sumamente congelada-dijo exagerando el tono al final.

- Sí, mis manos son un misterio, da igual si hace calor o frío siempre estan heladas.

- El misterio lo eres tú al completo.

- Puede- sonreí.

Nos quedamos mirándonos no sé cuánto tiempo.

-¿Sabes?, nadie nunca se preocupa por mí de verdad. Nadie excepto tú.

-No creo ser la única.

-Lo eres.

Seguimos en aquella posición hasta que la luna con su luz cada vez más potente me distrajo.

Aparté la mano.

La luz de la luna iluminaba nuestra zona, convirtiéndola en nuestro escenario. Brillaba todo a nuestro alrededor haciendo que todo tomase un toque de color especial, un toque de fantasía...

-¿Quieres bailar?- dijo interrumpiendo mis pensamientos.

Me giré hacia él. Se había levantado y extendía la mano en mi dirección.

-Ehm pero... si no hay música.

- ¿Y qué?.

-Pues que para bailar es necesaria la música.

-Eso déjamelo a mí.

Cogí su mano y estiró de ella para que me levantara.

-Soy una buena bailarina- dije retándole ya de pie.

La verdad es que los nervios me estaban consumiendo.

-¿Notó cierta seguridad en la persona más insegura del mundo?.

- ¿Y tú cómo sabes que soy insegura, me conoces de hace escasos tres días?. Parece una eternidad- concluí.

-Toda una eternidad- me siguió.

Me acerqué con lentitud e inseguridad frente a él, poniendo mis brazos cruzados tras su espalda y apoyando un lado de mi cara en su hombro mientras que él me agarraba con seguridad de la cadera. Comenzó a tararear susurrando una canción en mi oreja. Nos movimos al compás de sus susurros cómo si fueramos una única persona.

Reconocí la canción cuando llegó al esribillo el cual si se sabía. Lo pronunció con claridad y acercó su boca un poco más al lóbulo de mi oreja con la intención de remarcar la frase final del estribillo: šSabes que es verdad, todo lo que hago, lo hago por ti š.

Mi mente identificó la canción la cual era š Everything I do de Bryan Adamsš.

Cerré los ojos escuchando su murmullo, su increíble voz deslizándose por mi oídos. Mientras, no dejábamos de movernos con soltura y lentitud en círculo, y siendo iluminados en nuestro escenario particular por la luz de la media luna.

Decidimos volver una hora más tarde.

Durante el camino no hablamos nada y como había ocurrido antes seguía mirando su mano, pero esta vez encontré ese pequeño valor, alargué la mia y agarré la suya mientras él sorprendido se giraba a mirarme, le sonreí y él hizo lo mismo.

Seguimos con las manos unidas hasta llegar de nuevo al restaurante. Volví a ver áquel maravilloso lugar incoparable con el anterior, La Laguna de Media Luna, pero muy bonito también, de noche la pequeña laguna enmarcada por el bosque y las montañas.

Entré en el coche , eran sobre las once y estaba tan agotada, apoyé la cabeza en el respaldo. Fue lo último que hice conscientemente.

Me despertó una voz:

-Ellen, despierta, hemos llegado.

Abrí los ojos completamente rojos por el pequeño sueñecito y pegué un salto dándome con la cabeza en el techo del coche.

-¡AYYYY!- gemí de dolor mientras me cogía la cabeza con las dos manos encontrándome ya completamente despierta y malhumorada.

Miré a Ian el cual se tapaba la boca con disimulo pero llegué a vislumbrar entre algunos huecos, su brillante y blanca sonrisa.

Salí del coche. Ian también bajó y se puso a mi lado.

De repente y de la nada apareció el reflejo, áquel ser que me torturaba todos los días de mi vida.

Abrí los ojos cómo nunca antes lo había hecho. Ni siquiera aparecía ya en los reflejos sino que se apoyaba en el propio aire.

-Ellen, ¿qué pasa?-me preguntó Ian tras el gran cambio que experimentó mi rostro.

El reflejo esta vez sin puntos rojos avanzaba hacia mí.

No podía hablar a pesar de tener la boca abierta.

El reflejo se acercaba a mí con rápidez hasta que atravesó mi cuerpo desapareciendo a su vez.

Grité.

Y justo cuando me atravesó perdí la consciencia.

-¿Ellen?, ¿Ellen me escuchas?.

Me levanté sobresaltada.

-¡NO, NO!- grité mientras pegaba manotadas al aire y restregaba las manos por mi cuerpo como quién pretende quitarse un bicho de encima.

Ian estaba enfrente mía.

-Ellen, soy yo, tranquila.

Respiraba ahogándome.

Me dí cuenta de dos cosas, la primera que estaba sudando y la segunda que me encontraba sobre mi cama.

Ian sentado en ella y frente a mí me miraba con inmensa preocupación.

Me avergoncé de verle sentado en mi cama y el se rió al percatarse de mi tímidez.

-Parece que estés borracha- dijo burlándose.

-Calla, idiota- dije intentando darle un manotazo, el cual esquivó con elegancia y soltura.

-¿Estás bien?.

-¿Qué ha pasado?.

- Pues no mucho, te desmayaste y te traje hasta aquí.

- Uhm... gra- gracias- dije bostezando.

-¿Te pasa esto a menudo?.

- Bueno siempre he sido débil físicamente, por eso hago mucho deporte, por qué si no ímaginate como estaría.

No mentía siempre había sido débil y mis padres me habían apuntado a toda clase de deportes para tener más energía por eso era tan buena en la asignatura de deporte del instituto.

-¿Estarás bien?.

- Sisi vete y gracias por esto y por lo de hoy- dije a trompicones al ver que se habia levantado e iba hacia la puerta.

-Gracias a ti ha sido mi mejor cumpleaños, muy entretenido- fue cuando dijo la palabra šcumpleañosš que recordé lo que tenía que decirle- aunque ha sido extraño sobre todo ésta última parte.

-Soy extraña-reconocí.

- Eso me gusta.

-Esto... tenía algo que decirte -dije intentando no perder la concentración ante las repentinas y maravillosas frases que me decía- tendrás tu regalo de cumpleaños.

Negó con la cabeza.

-¡SI! y no me lo discutas!- grité mientras propinaba un puñetazo en la cama haciendome daño de nuevo.

Se rió a gusto.

-Yo también tengo una cuenta pendiente contigo, tenía algo que decirte ¿no?. Te lo iba a decir cuando llegaramos a tu casa aunque... con tu repentino desmayo no he podido...

Maldito desmayo, maldito fenómeno paranormal.

-¿Y qué és?-dije muerta de curiosidad.

-Te lo diré cuando vuelva a ser el momento y sitio adecuado. Remató la frase con esa sonrisa suya de media luna antes de salir por la puerta de mi habitación y desaparecer definitivamente de mi campo de visión.

Me quejé. Siempre se despedía con ese aire misterioso suyo, y luego era yo la misteriosa, ¡já!. No me había dado tiempo ni a acompañarle a la puerta.

Me levanté para ver como me encontraba y me tambalee. Supuse que él sabría que no estaría yo para ir subiendo y bajando escaleras y que por eso no quería que le acompañara hasta la puerta. Se lo agradecí en mi fuero interno.

Estaba demasiado cansada, había sido un día largo y bastante genial, la verdad. Fui a apagar la luz cuando ví que la base del teléfono inhalámbrico estaba iluminada, apreté el botón, dos mensajes de mis padres, ya les llamaría mañana.

Me introdujé entre las sabanas de mi cama y bostecé.

Cuando había conseguido al fin encontrar un sueño altamente placentero. Sonó el teléfono.

Me sobresalté más que enfadada y lo cogí.

-¿Quién es?- pregunté con un sonido bastante tenebroso.

-Esto.. Ellen soy yo.

-¿Ian?.

-¡NO SOY IAN SOY ALAN!- gritó.

-Alan pero qué...

-Necesito hablar contigo ahora, es urgente- dijo en tono serio y autoritario.

Haber que me aclare un día me pide perdón, al otro se vuelve a reír de mí en mis narices ¿y ahora me llama?.

-Está bien, dí- dije secamente.

-Quiero dejar las cosas claras de una vez por todas...

No sabía que iba a decirme pero lo que sí sabía era que esa llamada podía hacer que...



... no conciliase sueño alguno en toda la noche
.



MEDIA LUNA

MSN DE CONTACTO: [email protected]

























On May 23 2009 1 Views



Avatar evelyn_kucher

Evelyn_kucher On 25/04/2010

ya me pasere por el otro fotolog


Avatar kairi160

Kairi160 On 10/04/2010

k romántico!!!! yo quiero encontrar a alguie asi joe, k pena k casi no los haya asi


Avatar mybrokenrose

Mybrokenrose On 13/07/2009

A mi no me parece largoo!
Siempre me quedo con ganas de seguir leyendoo!
^^!

Sigoo...!
n.n


Avatar mord_sith

Mord_sith On 25/05/2009

Hola!! ^^

lo siento por tardar tanto en comentarte i en leerte... =( ...no me odieeees! :S


como siempre... me ha encantado!!! esto cada vez se pone mas interesante!! ^^

...q casualidad la vision de Ellen.... xD ...justo, justo estando con Ian! ^^ ...k mooonooos! aunq Ian sigue sin caerme bien del todo, x eso de "te parece mas interesante el suelo q mi cara?", lo veo un poco prepotente.... xo es mono... jejej

i lo de q amenace a tdos los demas... xDDD q axa! le tienen miedo! xDD

definitivamente... Alan me cae mal... ¬¬ aunq weno, eso ya lo sabias... q pesao q es... ¬¬


x cierto... has puesto varias veces haber, cuando el sentido es de "a ver", te lo digo xk se q no te gusta q hayan fallos de ortografia :P supongo q se te han pasado... :P


weno, me voy a momir q ya es hora....

perdooon otra vez x tardar tantoooo! :S


un besoo!! ^^


Avatar harvak

Harvak On 25/05/2009

-Gracias
-No me las des, lo he hecho por qué he querido.

xD (yo me entiendo)


Avatar johnnynny

Johnnynny On 25/05/2009

que extrania esa cosa que ve ella...que es?? que es? :P jaja

paseeeeee, si fue larga la actu esta vez y yo que me duermo a las 2 am :( debe ser por eso

bon lundi!


Avatar ta_louve

Ta_louve On 24/05/2009

Waaw!!
ytenias razora cardiacos
me quede pegada a la pantalla...
jajjaaa
en verdad q va muy genial la novela
tienes mucho talento y pasiencia
q te valla de maravilla...
hasta pronto, chao


Avatar jurudii

Jurudii On 24/05/2009

me encanta la histooriia
un besito guapisiima
y espero que lleges lejos;)
muuaaks!


Avatar acuario16

Acuario16 On 24/05/2009

buenisimo el capitulo;)
unbsiitoo
y recuperateee!


Avatar saagacrepusculo

Saagacrepusculo On 24/05/2009

largo...
cuanto mas largo mejor:D
tia haz un libro!
me encanta!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
es genial^^
estoy enganchada eh!!
aaaa es genial tu nove^^
me encanta
lan es tan amable^^
a saber k secretos esconde...XD


besos


Avatar sozacsohot

Sozacsohot On 24/05/2009

aii madre..
ODIO A ALAN!
:@


Avatar tamii_sandra

Tamii_sandra On 24/05/2009

holaaa me vuuelvo a pasaaar (=
pasateeee que vayaaa biiein


Avatar liiia_92

Liiia_92 On 24/05/2009

ke wuaiii
jejeje
ke intriga ara jajaaj


un besoo


Avatar ana_destroyer

Ana_destroyer On 24/05/2009

Me ha gustadooo :):)


Avatar abuenritmooo

Abuenritmooo On 24/05/2009

mujeeer!

:( me encanta ian (L) yo quiero unoo jaja

buenooo... recuperate de la mano pronto eh...
un besooo !


Show all comments

moon_medium

Favorite moon_medium

unknown -
131 Photos
Spain




1 Favorites Groups »

  • clair_de_lune

    Clair_de_lune

    For pictures taken by moonlight, or of the moon, but in any case with no artificial light.

    Pictures of a blurry white dot in a black sky will be deleted due to extreme lameness.




Tag - Funny
Loading ...