Avatar moon_medium

{Sigue siendo el capítulo 2: Media Luna}





Por alguna razón yo hice lo mismo, mientras que él ante mi reacción...



... me apretó con fuerza.



[...]



No podría explicar de ninguna de las maneras por qué lo hice.

Podría intentarlo, pero nunca daría con la verdadera razón de manera completa.

No pude hacer otra cosa, esa sería mi justificación. Su mirada torturada, atormentada, asqueada de sí mismo, cómo áquel que se ve cada día en el espejo y ve un montruo reflejado, horrorizado.

Todo aquello me podía...

Le abracé pretendiendo que su dolor se borrara como unas pisadas lejanas en un desierto.

¿Pero por qué debería hacer tal cosa? ¿Acaso yo no había sufrido mucho por su causa?.

Yo no era como él... Él se encontraba solo en esa amargura suya que le apoderaba, tan solo como yo me sentía cada día y cada día desde que había aterrizado en áquel curioso pueblo.

Sentía su respiración un tanto acompasada en el lóbulo de mi oreja izquierda, sus brazos cerrados en mi cuerpo a cal y canto se acomodaban a éste con una soltura y comodidad increíble.

Cerré los ojos, se estaba bien ahí, a pesar de compartir su dolor.

Me susurró todavía entre sus brazos:

-Quiero cambiar, necesito ser mejor persona para dejar de odiarme tanto a mí mismo, para poder seguir, para poder seguir viviendo. Y lo primero que tenía que hacer eras tú, mi cuenta pendiente, te he hecho tanto daño por cómo soy...

-Podrás hacerlo, confío en que lo harás.

Noté su sonrisa y yo extendí la mía.

Mi corazón albergaba un sentimiento extraño, comprensión, ese era el sentimiento. Ahora comprendía su actitud, su manera de ser, lo entendía todo.

Él se encontraba perdido, abandonado, solitario y desperado y aunque él se lo había buscado y yo no, le entendía a la perfección, yo también me sentía así.

Me aparté de él con cuidado, mirando primero al suelo, para luego levantar la vista hacia sus ojos, esos ojos atormentados que se me clavaban en la piel.

Pero ya no estaban, tras éstos se hallaban unos ojos iluminados, alegres, unos ojos rebosantes de gratitud.

¿Pero y cómo había podido yo, la chica más insignificante de Atlanta conseguir aquello de Alan?

No dudé en preguntárselo:

-¿Cómo es posible que mi abrazo haya producido tal efecto en ti?.

- Necesitaba esto, necesitaba esto para creer que no está todo perdido que el dolor que he causado siempre a mis padres, a mis amigos, a ti... pueda ser recompensado.

Este abrazo significa mucho más que un simple š TE PERDONOš para mí, significa una nueva puerta que cruzar llena de posibilidades, de esperanzas para el futuro.

Realmente me costaba escucharle hablar así, tan poco superficial, tan sincero....

Le sonreí.


-Esto hay que repetirlo- dijo cambiando el tono a uno mas dicharachero.

Le miré con una ceja levantada y curvando la sonrisa.

-Me refiero a la cena- aclaró con una sonrisa de fingida inocencia.


Reímos.


Ambos recogimos la mesa y en unos minutos ya cruzábamos el comedor de camino hacia la puerta.

-Gracias por la cena- le dije antes de que cruzara el umbral.

-Gracias a ti por ser como eres.


Me chocó esa frase en cuánto acabo de ser pronunciada en sus labios.

-Hasta mañana- dijo levantando una mano en señal de despedida mintras iba caminando de espaldas hacia su moto, la cual no observé bien puesto la densa oscuridad de la noche me lo impedía.

-¡Claro!- grité para que me oyera.

Cerré la puerta y me agarré con fuerza al pomo. Estaba agotada y esto había sido demasiado para mí.

Recorrí los pasillos , subí las escaleras y me metí en mi habitación.

Me cambié rápidamente y me metí entre las suaves y finas sábanas de mi cama.

Por alguna razón estaba deseosa de que llegase el nuevo día, ya que por el momento, en éste me esperaba una ,seguro que emocionante, comida con Ian.

Me dormí con una sonrisa en los labios.

Me levanté después de que sonara el despertador lo menos tres o cuatro veces seguidas.

Tenía la cabeza completamente entaponada de pensamientos que iban y venían sin pausa ni descanso.

Me metí en el baño para asearme, eliminé la idea de mirarme en el espejo, me hacía una ligera idea sobre las pintas que tenía después de haber dormido tan rematadamente mal al haber estado muy inquieta toda la noche.

Al acabar de asearme , pensé como debería vestirme para la ocasión, pero al final acabé vistiéndome como otro día cualquiera, con un pantalón de pitillo claro junto con unas bailarinas blancas y una camiseta del mismo color que éstas en la que ponía š Bad boyš en letras negras.

Decidí dejarme el pelo suelto concediéndole a la suerte la organización de mis mechones ondulados.

Corrí rápidamente y me colgué la mochila en la espalda con un ágil movimiento de brazos y salí disparada hacia el autobús.

Al llegar justo por los pelos, el conductor me sonrío, seguro que ya se había quedado con mi cara, sobre todo por qué un dia decidí seguirle corriendo tras el autobús hasta que decidiera abrirme la puerta, nunca me había alegrado tanto de ser una buena deportista cómo en áquel instante.

Cómo siempre me senté en el último asiento del final, me puse los auriculares y le di al play de mi mp4 sin saber siquiera que canción elegía.

La escuché ensimismada en mis desorbitados pensamientos hasta que llegué a la parada en la que debía bajar.

š INSTITUTO DE ATLANTAš.

Observar dicho nombre era sinónimo a náuseas seguras.

LLegué con la lengua fuera a clase, al mismo tiempo que el profesor de inglés, ¡cómo no!.

Nada más entrar Ian me dió la bienvenida con una sonrisa descaradamente amplia y genial.

Podía oír los gruñidos de todas las demás chicas de la clase. Por suerte la clase de inglés termino rápido y pude escaparme para ir al baño.

Avancé por el pasillo con tranquilidad hasta que ví a uno de aquellos populares de mi clase del año pasado que me miraba divertido.

Decidí emprender rápidamente la ida hacia el baño, una vez dentro, estaría segura.

-¡Eh tú!, la rarita- dijo en ese tono que casi había olvidado y que de pronto recordé con una abrumante angustia.

No hice caso, seguí caminando.

-Eh, pero a parte de extraña , ¿sorda?.

Ví por el rabillo del ojo que se movía hacía mí.

Cerré los ojos con fuerza y seguí caminando y justamente cuando su brazo estaba a punto de alcanzar el mío un chico de su mismo grupo le frenó.

-¿Qué estás haciendo tio?.

-Quería tener unas palabritas con la rara.

-¿Estás tonto o qué?. Ellen, es amiga de Ian y ya sabes lo que...

Me giré a observar a áquel chico que me había intimadado, se habia puesto pálido y esa sonrisa se habia vuelto curva.

-Eh, perdona, Ellen, perdona, no le dirás nada a Ian, ¿verdad?¿a qué no?.

-N- no, es todo lo que pude contestar.

-Gracias de verdad tia, gracias.

Y ambos desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos.

Me quedé allí mirando el suelo, desconcertada con los ojos abiertos y petrificada.

-¡Ellen!- oí esa voz entusiasta a mis espaldas.

Levanté la cabeza.

Ian estaba con dos chicas más, una a cada lado que cotorreaban sin parar, a pesar de que éste no les prestaba ninguna atención ellas no desistían.

Me guiñó un ojo y paso por mi lado. Las rubias, ni se dieron cuenta.

Necesitaba un buen trago de agua, por lo que corrí hacia el baño y dejé que ésta fría como estaba me bañara las manos.

Formé con mis manos una especie de cuenco dejando que se llenara de agua.

Cuando estaba a unos cuántos cenímetros de ellas dispuesta a absorver el agua que se encontraba entre mis manos, ví de nuevo el reflejo, esta vez los puntos rojos habían desaparecido, pero el reflejo permanecía allí.

Aparté las manos con violéncia haciendo que el agua callera entre éstas.

Y salí corriendo del baño, aunque girándome hacia atrás mientras tanto muerta de miedo.

Las chicas que se encontraban también allí dentro, me miraron extrañadas y medio burlonas.

Ya tenían otro motivo para decir que era rara.

Este último pensamiento desembocó a otros muchos, primero, el hecho de que no me había dado cuenta de que fuera de clase ya nadie se metía conmigo, estaba ya acostumbrada a que mi clase actual no me insultara que había olvidado que la gente de otras clases si podía seguir haciéndolo. Y es que a lo bueno uno se acostumbra pronto.

Era cierto, nadie ya fuera de clase se faltaba conmigo y según esos dos... animales, este hecho estaba sumamente relacionado con Ian.

Ian... ¡acababa de verle ahora mismo antes de que me pasara lo del reflejo!.

Estas casualidades ya comenzaban a inquietarme de manera extrema. Comenzaba a sentir algo más que terror. Durante el resto de las clases este sentimiento continuó muy dentro de mí.

Al acabar Ian apareció de repente junto a mi mesa propiciando un:

-¡Ya estás lista!- que me hizo saltar de mi silla.

Me cogí el corazón con desesperación.

-Pues si te asustas tu rápido...

Le miré desconcertada.

Si yo te contara... pensé.

Me cogió de la mano derecha y tiró de mí. Antes de que me diera cuenta habiamos empezado a correr y todo el mundo nos miraba.

Se le daba bien el deporte, de eso estaba segura, incluso a mí, que ganaba siempre en las carreras de velocidad contra los chicos en deporte, me costaba seguirle...

Salimos en un abrir y cerrar de ojos.

Me dirigió todavía cogido de mi mano hacia un gran coche azul marino, apenas pude fijarme en la marca, pero estaba reluciente, claramente era nuevo, y caro, muuy caro.

-Entra- dijo con insistencia e impaciencia

Pero... pero.. si tienes 15 años, y la edad mínima estipulada para poder conducir son a los 16.

Me abrió la puerta y me empujó obligándome a sentarme, corrió hacia su puerta y entró para después cerrar dicha puerta con un golpe delicado.

Preferí no mirar a mi alrededor a través de las ventanillas, supuse que las miradas más que enfurecidas de las chicas de todo un colegio, podrían acabar matándome de verdad.

Arrancó el coche.

-¿Y a dónde vamos?- dije con tono de impaciencia.

-Es sopresa...

-Allá dónde sea que vayamos está fuera del pueblo- aseguré tras ver como pasábamos áquel cartel que había visto yo hacía dos años en el que ponía: šBienvenido a Atlanta.š

-Confía en mí.

Nos quedamos en silencio durante casi todo el recorrido.

Era algo horrible para mí, me ponía histérica, necesitaba romperlo de alguna manera y siempre que intentaba hacerlo decía tonterías por el placer único y exclusivo de no quedarme en silencio, en ese silencio tan absoluto.

Esta vez fuí mas lista y no me arriesgué:

-Puedo poner música- dije señalando el estéreo.

-Claro

- Le dí a šOKš, ni siquiera sabía que cadena de radio era pero reconocí la canción que estaba sonando inmediatamente. It Žs my life de Bon Jovi.

Sonreí, ¡me gustaba demasiado esa canción!.

-¡Me encanta esta canción!- dijo él.

Me giré de golpe y le miré con una sonrisa fácilmente descifrable.

- ¡A ti también!- dijo interpretando mi gesto correctamente, como siempre.

De pronto comenzó a cantarla, cada vez más alto, subiendo el volumen del estéreo.

-¡Venga va!.- dijo dándome un manotazo suave en el codo- Necesito una acompañante.

A los 10 segundos estábamos los dos literalmente š berreandoš la canción mientras la música sonaba fuerte en nuestros oídos. Yo estirando los brazos y él moviendo la cabeza hacia adelante y hacia atrás aunque en ningun momento perdió la concentración en la carretera.

No sabía que me estaba ocurriendo, yo no era así, actuaba sin verguenza alguna y me lo estaba pasando en grande.

La canción terminó cuando ya Ian había reducido la velocidad y se disponía a aparcar.

Salí del coche todavía con una sonrisa en los labios y miré a mi alrededor. Era un sitio precioso, había una especie de laguna relativamente pequeña rodeada de árboles espesos verdes y marrones y al lado de dicho paisaje una casita de madera en la que pude leer: š Restaurante La Laguna š.

Estaba clarísimo que este lugar era demasiado caro para mi economía tal y como dijo Ian.

Miré al suelo con cara de preocupación, él se dió cuenta y se acercó expresamente para susurrarme:

-No te preocupes, mi economía después de esto seguirá bien, ¿vamos?- dijo rematando la frase con dicha pregunta.

Entramos en el restaurante, rústico, precioso, completamente construido de madera, perfumado con el olor de los ricos alimentos que se servían y una preciosa fuente-cascada colocada en medio del lugar. Los colores todos dulces y delicados hacían de áquel lugar un paraíso. Lo mejor era que todo parecía tan distinto a lo que estaba acostumbrada, era un lugar reservado y tranquilo, al contrario que los restaurantes de las ciudades a los que solía ir cuando no vivía en Atlanta.

Un hombre con traje y pajarita se acercó a nosotros y nos ofreció una mesa. Lo que me sorprendió fue que el camarero llamó a Ian por su nombre, lo que me dió a entender que era un sitio que él habitualmente frecuentaba.

Todavía seguía con la boca abierta cuando me senté.

-¿Y bien?

-Es... increíble- dijo acabando con una sonrisa.

-Me alegro que te guste.

Me devolvió la sonrisa mientras me entregaba una de las dos cartas de comida que había sobre la mesa.

Comencé a leer, volví a hacerlo una segunda vez y una tercera...

¿¡Pero qué era todo esto!?.¡. Baumkuchen, Stollen ,Knödel, Maultaschen...

Eran comidas alemanas, de eso estaba segura y aunque ponía al lado de cada nombre una pequeña definición de cada plato, en el supuesto de que todos fueran platos, seguía sin entenderse.

Pero el colmo sucedió cuando alcancé a leer el último nombre: SauerkrautFlammkuchen

¿¡¡¡Qué que!!!?


Empezaba a sudar y a poner mi cara de no entender nada y de rabia por el hecho en sí de no entender nada.

Me tapé con la carta.

Levanté los ojos por encima de ésta viendo a Ian que aguantaba la risa, hasta que se rindió y comenzó a desternillarse, ver esa sonrisa era un regalo del cielo, además provocó que yo también riera con ganas en vez de molestarme con él.

- Te pediré algo yo, ¿vale?- dijo secándose todavía las lágrimas.

- Si, creo que será lo mejor.

Apareció el camarero e Ian amablemente pidió dos Knödel y dos coca colas.

En ese mismo instante descubrí que nunca jamás sería capaz de pronunciar, tan bien cómo él lo hacía, palabras de otro idioma.

Al poco el camarero trajo los dos Knödel y las coca colas. Me hizo gracia ver dichas bebidas tan simples junto a un plato tan... elaborado.

No había visto áquel plato en la vida, eran como albondigas rellenas de carne bastante extrañas. Cogí el tenedor y las toqué hincándoles éste cómo áquel que toca un animal con un palo para saber si está muerto. Dichas albondigas se movieron con grácia como si de un flan se tratara.

Estaba fascinada.

Levanté la vista y vi a Ian de nuevo carcajeándose muy muy agusto de ver las caras que yo misma ponía.

Sonreí con ternura.

-Sigo diciendo que la que debería pedirte disculpas soy yo- añadí mientras comía el segundo plato.

-Esta comida no es por eso.

-¿Ah no?. ¿Entonces por qué es?.

-Hoy cumplo 16 años.

Se me calló el tenedor de las manos chocando contra el plato.

-Yo... no lo sabía, yo no... ¿por qué no me has dicho nada?- dije un pelín alterada.

-Prefería las cosas así.

Me enfurruñé. Era su cumpleaños, me estaba invitando él a comer a un sitio increíble, no le había felicitado, y lógicamente no tenía ningun regalo y todo porque no me lo había dicho.

-Siendo así...felicidades-dije con la boca pequeña.

Rió de nuevo.

-No te preocupes, prefería las cosas así, de verdad.

-No tengo un regalo, ni nada...- dije todavía de morros.

-Con que estés aquí conmigo me basta. Además me estoy riendo mucho, me lo estoy pasando bien- agregó feliz y sonriente.

El corazón se me aceleró y entonces recordé ipso facto sus palabras:

šQue nada ni NADIE impida mañana que vengas a comer conmigo.š

Le miré con la mayor ternura que podía proporcionar mis ojos y le sonreí de manera especial, él lo notó:

- Me gusta esa sonrisa, podrías dedicármela más veces.

- No puedo ponerla así sin más, debe de nacer-me.

Otro flash iluminó mi mente dejando mal acabada la frase.

Me dijo que tenía algo que decirme pero el timbre le interrumpió. Recordé entonces la noche anterior con Alan al cual no había visto hoy en todo el día.

-Tú tenías algo que decirme ayer por teléfono pero el timbre de mi casa te interrumpió- dije cortando de raíz mis pensamientos que ya comenzaban a enredarse y por tanto a marearme.

-Si, verás Ellen, no es fácil de decir...

Se calló en cuánto escuchamos unas voces conocidas a nuestras espaldas.

Era el grupo de los populares, en el cual estaban algunos amigos de Ian además de otros chicos y... ¡Alan!.

¿Qué hacian ellos aquí?. Algunos de ellos podrían permitirse comer allí, ¿pero y el resto?.

Se sentaron en la mesa de al lado sin dejar de mirarnos y cuchichear, parecían las cobayas de mi clase.

Miré a Alan, no pensé ni siquiera en saludarle, aunque hubiesemos arreglado nuestras diferencias supuse que ese no era el momento.

Algo retuvo mi mirada en su rostro, tenía el mentón apretado y me miraba a mí y luego a Ian con una intensidad sobrecogedora.

Giré la vista hacia el lado contrario.

Pronto comencé a escuchar cómo unos se referían a mí como: š la rarita š, š extraña š y otros como: š la que sobra š o š la que no debería vivir aquí š.

Escuché a Alan reírse. Sabía que realmente no quería hacerlo pero tampoco hacía nada por evitarlo.

Ninguno hacía nada por disimular sus comentarios por el hecho de que disfrutaban sabiendo que les estaba escuchando.

Necesitaba evadirme, poner mi mente en blanco, cerré los ojos, intentando conseguir no escuchar nada, intentando perder mi mente en cualquier otro escenario que no fuera ese.

Sin previo aviso noté que Ian se había levantado, lo que hizo que abriera los ojos de golpe.

Le ví caminar hacia ellos, delicado como siempre hasta llegar a la mesa.

Y de repente hizo aquello que Alan no se había atrevido a hacer, defenderme.

Pegó un golpe sobre la mesa, haciendo que su cuerpo y su rostro cambiarán de inmediato. Todos se sobresaltaron, yo con ellos.

Ian acercó la cara a cada uno de esos individuos con rabia, apretando con fuerza los dientes mientras decía:

-La próxima vez que escuche a alguien hablar así de Ellen...- dejo inconcluida la frase, rematándola con una mirada de fiereza y puro odio.

Realmente áquel principe elegante y distinguido se había vuelto atemorizador.

Se dirigió a mí medio enfadado todavía, me cogió del brazo y me dijo:

- Ha sido una mala idea venir aquí, vámonos, he de enseñarte algo- dijo sonriéndome para que viera que se estaba calmando y que no había de qué preocuparse.

No podía decir nada, tan sólo podía mirar su cara enfadada, me había defendido delante de todos ellos y a pesar de lo incómodo de la situación, sonreí. Me sentía feliz de que lo hubiese hecho.


Tanto Ian como Alan se dieron cuenta de mi sonrisa.

Ni siquiera me giré para ver la reacción de Alan, en cambio sí miré a Ian el cual me respondió cariñosamente a ella con otra sonrisa,...


...con su sonrisa de media luna.







MSN DE CONTACTO: [email protected]



MEDIA LUNA







On May 17 2009 1 Views



Avatar evelyn_kucher

Evelyn_kucher On 25/04/2010

la cafeteriiaaa (L)


Avatar kairi160

Kairi160 On 10/04/2010

que bonito como Ian defiende a Ellen!!!! :)


Avatar beereeeniz_xlove

Beereeeniz_xlove On 29/09/2009

ooo diiios mioo qee bella historiia


Avatar mybrokenrose

Mybrokenrose On 13/07/2009

Deos me he colgadoo!
Son las 4:30 a.m.!
XD!
Es que esta tan bueno!
De verdad me gusta muchisimo!
Me atrapo por completo!
^^!
Pero en fin... tendre que seguir mañana!
U.U!

...
Besos!
Ki"Ra"!


Avatar johnnynny

Johnnynny On 23/05/2009

para tus fans?

:P


Avatar robert_patt_86

Robert_patt_86 On 22/05/2009

Miriam :)


Avatar robert_patt_86

Robert_patt_86 On 22/05/2009

Holaa!
Muchas gracias por todo!
Y cuando lo publiques avísame ^^
Lo compararé con gusto :D


Un beso, empezaré a leerlo en nada que pueda :) y si yo estoy llena de exámenes...
No puedo más!!
Tnego miles de trabajos, un libro bastante gordo esperándome, exámenes largos, pesados y aburridos... Un día voy a estallar...uu'

Enfin aquí te dejo mi msn:
[email protected]

Soy yo la que te firmé, porque comparto con mi geme el flog ^^ Es más suyo que mío, pero nos encargamos de él mutuamente :)

Un besooo ^^


Avatar hito_hamlet

Hito_hamlet On 22/05/2009

Waaii,ke es una historia?
desde k aktu empieza??
. kontesta xfi,m aria ilu leerla;P

kiis!


Avatar airlovee

Airlovee On 22/05/2009

Te agrego a FF's! Me gusta mucho la novela....:) La encontré ayer por casualidad y ya me la he leido enterita enterita! Poco mas y me quedo ciega de tango leer...x)!
1beeso


Avatar robert_patt_86

Robert_patt_86 On 22/05/2009

EstaaS en FF's!!


Avatar robert_patt_86

Robert_patt_86 On 22/05/2009

Holaaaaa!
Me encanta tu novela ^^
Pero cuando termine el insituto te pedir el favor de que me mandes desde el primer capitulo para leerla ya que con tantos examenes, trabajos y todo me es imposible. Aunque voy a seguirla a partir de aquí :)


Espero con ansias el siguiente capítulo!!
No tardes en ponerlo ^^
MuakkS


Avatar cullenpattinson

Cullenpattinson On 21/05/2009

PORFAVOR! pasa por mi log diciendomee donde empiezaa tu NOVE que encerio leii este cap & me quede super clavada!!

Sii pasas tee Recomiendo para que la lean ;)


Avatar shades_ofthepast

Shades_ofthepast On 21/05/2009

me encanto :DDD
cuidate muchooo
Chaooo!!!


Avatar johnnynny

Johnnynny On 21/05/2009

cuida tu mano para que sigas escribiendo ;) que cobarde Alan luego de haber hablado se seguia riendo

suerte con los examenes, au revoir ^^


Avatar antooniiaaaa

Antooniiaaaa On 20/05/2009

esperoo que tu mano este bien :DD


Show all comments

moon_medium

Favorite moon_medium

unknown -
131 Photos
Spain




1 Favorites Groups »

  • clair_de_lune

    Clair_de_lune

    For pictures taken by moonlight, or of the moon, but in any case with no artificial light.

    Pictures of a blurry white dot in a black sky will be deleted due to extreme lameness.




Tag - Cosplay
Loading ...