Avatar marinakolvenik

Y ¿qué te iba diciendo yo...? Me he perdido.

Mi metabolismo funciona como un estepicursor: pasea por la vida de las personas como en el desierto. Se divierte tirándoles del pelo y contando los dedos de los pies. Sin embargo, nunca echa raíces, y las huellas en la orilla se borran. Efímera como la trayectoria de una chispa al huir de las llamas e impaciente por avanzar. Una burguesa que cada día se hospeda en una suite distinta. No sé en cuántos ojos he nadado, pero el agua estaba fría y salía a descansar.

Nunca me he atado a un grupo de personas, no es un duelo justo, prefiero matarlas de una en una y de frente. Las conversaciones mudas y el itinerario hacia el cementerio ya lo conozco y no soporto repetirlo.

Pero hay puertas que dejo entreabiertas. Me han tratado excepcionalmente pero el avión despegaba y mis ansias de viajar detrás. Durante mis vacaciones, dejaba que la casa se inundase de polvo y al volver, no llegaba a los rincones. Olvidadiza y orgullosa divagadora de sueños. El llavero de un transeúnte está vacío y pretendes sobrecargar el tuyo.

No te olvides de cerrar la puerta, o no salgas y sube a la azotea para respirar.




On February 15 2015 at United Kingdom 40 Views






Tag - Style
Loading ...