Avatar malm_1979

Santa María Magdalena - Novena, Cuarto día

Los datos evangélicos son estos: “Yendo por ciudades y aldeas, Jesús predicaba y evangelizaba el reino de Dios. Le acompañaban los doce y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y de enfermedades. María llamada Magdalena, de la cual habían salido siete demonios, Juana, Susana, y otras que le servían con sus bienes”.

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

¡Dios mío, uno y trino! Yo te adoro, creo en Ti, espero en Ti y te amo, te alabo y te ensalzo, ahora y para sobre todas las cosas, por Ti mismo, siempre te deseo ver, te obedezco, te amo, te doy infinitas gracias y me duelo por todo lo que me puede doler haberte ofendido, solamente por ser Tú quien eres.

Me gozo de tus infinitos bienes y de tu infinita gloria; deseo ardientemente te adoren, te amen y te glorifiquen, y te ofrezco entre estas oraciones unidas con el amor humano Verbo, para con Santa María Magdalena, a tu mayor gloria y para honra del mismo humano Verbo y de su Santísima Madre y de la misma Santa María Magdalena.

¡Dulcísimo Verbo humano! Te doy humildes y afectuosas gracias porque con tu divina luz ilustraste la mente de la Magdalena, y le heriste el corazón con tanto amor, que como sierva herida corrió a la fuente de su misericordia, a tus divinos pies, en donde con lágrimas y afectos intensísimos de dolor y de amor, lavó las manchas de su alma y alcanzó la perfecta remisión de sus culpas, y tan sobreabundantes gracias, que de pecadora se convirtió luego en una gran santa; te suplico por sus méritos me concedas a mí una íntima y perfecta contrición de mis pecados y el cumplido perdón de ellos y gracia abundante para que te sirva y ame en lo venidero, con inocencia de vida y fervor de caridad; por Ti mismo que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

Aquí se pide la gracia que desea y después se rezará tres veces el Padre Nuestro y Ave María.

CUARTO DÍA
Dulcísimo Verbo humanado, que pos las lágrimas y ruegos de Santa María Magdalena te dignaste resucitar a su hermano Lázaro que olía mal en la sepultura; por sus méritos te suplico, Redentor mío, que llames a mi alma que está en el sepulcro de sus culpas y vicios y la hagas levantar a una nueva vida, santa fervorosa, por ti mismo, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.




On July 16 2009 61 Views




malm_1979

Favorite malm_1979

unknown - 09/09
24 Photos
Monterrey, Nuevo León, Mexico





Tag - Avril-lavigne
Loading ...