Avatar lilacword

Las mañanas de invierno como las de hoy son idóneas para navegar. Él es más valiente que yo y a pesar de que el sol brilla y solo estamos a 20grados se ha atrevido a bañarse en el mar. Lo contemplo y al mirarlo se dibuja una sonrisa en mi rostro. El aire alborota su pelo mojado y hace que la camiseta se pegue a su cuerpo marcando todos los músculos de su torso resultado de tantas horas de gimnasio. Lleva puestas sus gafas de sol y de tanto en tanto acaricia el pañuelo que un día le regale y que desde entonces siempre lleva anudado al timón de su velero. " ¿Te gusta lo que ves?" Me pregunta sacándome de mi encantamiento y sin dejar de sonreír me acerco a él hasta ponerme delante de él. Le arrincono contra el timón y me besa.

Está excitado. Tremendamente excitado y, sin lugar a dudas, su excitación me excita también a mí.
Sin hablar, nos besamos. Nos tocamos. Nos tentamos. Nuestra ropa comienza a volar por los aires y cuando, de un tirón, me rasga las bragas y siento cómo su caliente miembro se introduce en mi más que húmedo sexo, jadeo y disfruto el momento.

Lo que me hace es, como poco, placentero. Su boca busca la mía y me muerde el labio inferior mientras sus caderas se bambolean adelante y atrás y me da lo que ansío y esta vez he buscado.





On January 20 2018 at France 2 Views






Tag - Food
Loading ...