Avatar ley_1986

ANAL VIOLACIÓN

Lo acusan de anal violación, la víctima es virgen

El joven está procesado aunque aseguran que la chica de 13 años no "presenta lesiones traumáticas". El dilema de los jueces.
Un joven habitante de un barrio humilde de la Ciudad de Buenos Aires podría pasar hasta 15 años en prisión acusado de haber violado a una chica de 13 años, que según los estudios ginecológicos, aún es virgen.

El caso, que preanuncia un apasionante juicio oral y público, tuvo como escenario una modesta casilla del Barrio Rivadavia, en el Bajo Flores. Según la instrucción de la causa, allí, cada mediodía, el acusado esperaba el regreso del colegio de la presunta víctima, quien “padece un trastorno generalizado de aprendizaje, conducta e inmadurez intelectual”. Con propuestas y regalos (collares, pulseras, maquillajes, libros para colorear) la habría convencido para mantener relaciones sexuales, poco cuidadas por cierto: “No se pone preservativos, a veces me los muestra; a veces se pone pero no siempre”, relató la chica ante la justicia.

Imagen ilustrativa

Cuando la madre de la niña advirtió que algo extraño estaba pasando, supo de boca de su hija que se acostaba con el vecino, y lo denunció. Pero en el marco de la investigación, conoció otro detalle que hasta entonces ignoraba: su hija ya tenía una experiencia anterior. “La primera vez que tuvo encuentros sexuales fue con un novio que tenía su mamá”, les contó a las psicólogas que la interrogaron.

El juez de Instrucción Alberto Baños, primero, y la Sala Sexta de la Cámara del Crimen, integrada por los magistrados Marcelo Lucini y Mario Filozof, luego, dictaron el procesamiento del acusado por el delito de abuso sexual con acceso carnal. El artículo 119 del Código Penal fija penas de entre seis meses y cuatro años para quien “abusare sexualmente de persona de uno u otro sexo, cuando esta fuera menor de trece años”, pero agrava la escala penal entre seis y 15 años de reclusión o prisión “cuando hubiere acceso carnal por cualquier vía”.
El caso, que no pasaría de ser uno más de los cientos de delitos sexuales que se cometen cada mes en el país, tiene no obstante una particularidad: la presunta víctima aún es virgen.

María Vargas y Gabriela Baslini, médicas de la División Obstetricia del Hospital General de Agudos Teodoro Álvarez, participaron en el examen ginecológico de la menor y coincidieron en que “su vulva no presentaba lesiones traumáticas, y el himen está conservado, tipo fimbriado y redundante”. Más aun: Vargas explicó que “si bien es improbable que una niña con estas características ginecológicas haya sido accedida carnalmente, lo cierto es que no debe descartarse, ya que existen diferentes posibilidades que hacen que pueda tener un himen así, como ser una violación de mucho tiempo de antelación, es decir de hace un año o más, en que se pudieron haber reparado los tejidos; que la penetración haya sido con un objeto pequeño; o que se esté en presencia de uno complaciente que permitiría la no producción de lesión aun en una violación reciente”, y aclaró que no pudo realizarse el estudio para comprobar si esta posibilidad por su resistencia, y para evitar una revictimización.

El tribunal oral que dirimirá el caso se encontrará con un problema. Por un lado, los médicos sostienen que “este himen, por sus características, pudo haber sido penetrado, y no mostrar registros físicos” y, tal como sostuvo José Luis Lupi, del Cuerpo Médico Forense, podría tratarse de un “himen complaciente”, al que “lo único que puede desgarrarlo naturalmente, es el hecho de un parto vaginal”. Ante ese escenario, incluso, “se torna abstracto el considerar el tamaño del pene del imputado; ya que el hecho de penetración vaginal podría haberse llevado a cabo sin desflorar” a la víctima. Pero para condenar, los jueces no pueden tener dudas. Porque en la Argentina rige el in dubio pro reo, es decir que ante la duda el imputado debe ser absuelto.




On August 31 2011 1563 Views




4 Favorites Groups »



Tag - Pink
Loading ...