Avatar jules_schimdt

Phantom Manor. Capítulo I

Basat en l'atracció Phantom Manor de DisneyLand Resort París. he recuperat l'arxiu amb els primers capítols, i he decidit penjar-los...



CAPÍTULO I

- Menuda casucha...- dijo Winston Turk al ver la mansión de estilo victoriano que se alzaba justo delante suyo.
- No hemos venido aquí a hablar sobre arquitectura, Winston- apuntó su compañero, Bill Hendrix, aunque pensaba lo mismo que Winston.
- Ya lo sé, Bill, pero joder, parece que se haya teletransportado desde el siglo pasado.
- Si, lo sé.
- ¿Qué motivos tendrías tú para asesinar alguien de tu futuro?
- ¿Tu futuro?
- Hombre, te digo yo que el tío que vive aquí es un hombre de Cromañón o algo por el estilo.
- Venga, basta de cháchara. Vamos a ver si él estará en casa.
Bill se acercó a la verja que daba a los jardines de la casa. No estaba cerrada con llave, así que no dudó en abrirla y dirigirse hacia la puerta principal. Winston tampoco dudó en seguir a su compañero. No era la primera vez que iban a buscar a un sospechoso de asesinato, y su experiencia le decía que ese hombre podía reaccionar con violencia e intentar herirles o matarles para huir de la justicia.
Mientras avanzaban por el caminito que conducía hacia la puerta principal Winston examinaba las ventanas de la casa en busca de algún movimiento y Hendrix observaba la curiosa decoración del jardín: dos estatuas blancas de un león y de un águila parecían acechar a los visitantes, cosa que recordó a Hendrix los terroríficos arbustos de “El resplandor” de Stephen King. Unos metros más lejos había otra escultura en forma de jarrón que permanecía tumbada en el suelo, sin que nadie se hubiera preocupado de colocarla bien desde hacía tiempo. Al lado izquierdo del camino había una fuente de piedra, seguramente obra del mismo psicótico que había decorado el resto del jardín, y un pequeño salón de té para dos o tres personas de dónde llegaba la suave melodía de una caja de música.
- Parece que el tío no se ha preocupado mucho por el jardín de sus parientes- dijo Hendrix.
- La verdad es que ni siquiera por mantener la casa. Hay un par de ventanas rotas en el piso de arriba- Winston se detuvo- ¿Seguro que vive alguien aquí?
- Según los archivos sí.
Llegaron por fin a la puerta principal, pero Hendrix no llamó. Había algo que le incomodaba: como el sonido de gente que se encuentra a la entrada de una fiesta, mientras la música se escapa desde el interior de la sala del baile. Pero no provenía del interior de la casa. Parecía que un montón de gente se hubiera congregado en ese jardín para ver la escena del sospechoso avanzando hacia el coche para ir a la comisaría, escoltado por los dos policías.
- ¿Lo oyes?
- ¿Oír qué?- preguntó Winston extrañado.
- Como un rumor de gente hablando con música de fondo.
- Bill, ¿se puede saber qué demonios te pasa?
De repente el rumor desapareció y Hendrix se quedó un rato sin saber qué creer.
- Déjalo, no me hagas caso.
Hendrix se giró a la puerta y la golpeó con el picaporte dorado, aunque estaba algo oxidado.
- ¿Hay alguien en casa?- susurró Winston, casi para sí mismo.
La puerta se abrió pero no había nadie al otro lado. Aún así, ambos agentes oyeron una voz del interior de la casa.
- Entren, por favor. No se hagan de rogar, ¡pasen!
Bill y Winston se miraron con desconfianza. Que el anfitrión no se deje ver no era muy tranquilizante. Fue entonces cuando un hombre apareció en el fondo del hall.
- ¿Señor Ravenswood?- preguntó Hendrix mostrando su placa- policía local.
Henry Ravenswood era un hombre de unos cuarenta años, medía poco más de un metro setenta y sus cabellos cortos y oscuros los llevaba perfectamente peinados. Parecía que los policías habían llegado en un mal momento, porque aún tenía espuma de afeitar en la cara. Vestía una camisa de imperio blanca y unos pantalones oscuros.
- ¿Ha ocurrido algo?
- ¿Conocía usted al señor Dick, Dakota Dick?- preguntó Hendrix
- Pues sí. ¿Ha ocurrido algo?
- Fue asesinado ayer por la noche en su casa.- dijo Winston.
- ¿Asesinado?
- Alguien le disparó en el pecho. Nos gustaría hacerle algunas preguntas. Si pudiera acompañarnos a comisaría...
- ¿Les importa que me arregle antes de salir?- pidió Ravenswood- pasen si quieren, si no les importa interrogarme mientras me afeito.
Bill y Winston se miraron sorprendidos: nunca se habían encontrado con una actitud parecida. O el tío estaba segurísimo de su inocencia o tenía un plan muy bien preparado.
- Mientras me permita coger mi arma mientras se afeita- apuntó Hendrix- no me gustaría caer en una trampa y que me dejara con un buen corte en la cara.
- Por supuesto- dijo Ravenswood con mucha confianza- entren por favor.
Hendrix y Winston entraron en el hall de la casa, mientras Ravenswood cerraba la puerta principal...

Continuará...




On December 15 2011 6 Views






Tag - Modelo
Loading ...