Avatar jueguini

Quien fuera camaleón

Jose está flipando con todo esto. No me extraña.. cualquiera seguiría cuerdo. Carlos me dice que siga yo, que se ha cansado de hablar y acto seguido se va a beber agua.

“Buf pues espera que aquí empieza lo mejor”:

En vista de lo que nos ha dicho el almirante, poca cosa podemos hacer más que seguir las instrucciones que nos ha dado. Tenemos una hora, decidimos ducharnos, ya que después de tales chorros de agua fría, cualquiera se siente limpio.

Nos dirigimos hacia la planta 2 en silencio, tampoco sabemos qué decir, no hemos tenido ni tiempo de asimilar todo lo sucedido. Me paro en seco y le digo a Carlos que no nos podemos subir al helicóptero. Me mira como diciendo que sabe lo que estoy pensando pero no lo comparte. Le digo que tenemos que ir a comprobar que Enrique esté bien. Él me dice que si los militares están investigando una cura, sabrán cómo hacer que vuelva a ser humano, pero que hoy por hoy, lo inevitable va a suceder. No me gusta la idea.. es demasiado pronto para eso, a lo que me propone que encontremos una manera de saber cómo se encuentra, y si vemos que ya no hay vuelta atrás, no nos quedará más remedio que irnos sin él. Aunque sé que la situación le duele tanto como a mí, asiento porque también sé que tiene razón.

Ahora sólo nos falta un plan para infiltrarnos.

Llegamos a una gran sala lo más parecida a una lavandería, llena de percheros con monos de distintos colores y una sección de ropa de calle. Hay militares vestidos con monos azules que se están dedicando a lavar y planchar la ropa, es un poco gracioso de ver la verdad. Nos acercamos a uno de ellos y le preguntamos dónde recogemos la nuestra, a lo que nos contesta tajantemente que no tiene tiempo que perder en tonterías y que nos busquemos la vida. Mientras me voy a pillar lo primero que veo, oigo que Carlos dice “mira Juegui!”, me giro y le veo señalando una serie de monos grises perfectamente doblados, “esto es lo que hay que hacer para pasar desapercibidos”.

No podemos salir con eso tan panchos, así que cogemos un par de chaquetas largas para camuflar los monos y pillamos corriendo el ascensor. Menudo control que hay hasta en el ascensor, nos han pedido el DNI y que enseñemos las muñecas, a saber para qué. Volvemos a la habitación donde nos había llevado el almirante, en la planta 8. Todas tienen la llave puesta, supongo que es para tener controlada a la gente que entra y sale. Pues nada, tocará pasar aquí la noche que ya es tarde. Antes de meternos en la cama, Carlos y yo repasamos el plan para el día siguiente: parecer normales en toda la medida posible y averiguar todo lo que podamos.

Y así hacemos, nos vestimos de gris y salimos de la habitación. Nos topamos con un grupo de militares vestidos como nosotros, con carritos de sábanas sucias y alguno que otro subido a una escalerilla de mano para reparar algunas bombillas que se han fundido. “Eh vosotros! Qué horas son éstas de levantarse, poneos a trabajar YA!”, se nos acerca uno de ellos con un carrito y nos dice que vayamos a la planta 10, que ahí aún hay mucho trabajo por hacer. Ah genial, de todos los colores que había para escoger, justo nos ha tocado el de la limpieza-mantenimiento! Miro mal a Carlos para que capte que es culpa suya y me devuelve la mirada como diciendo “te jodes y pringas”.

Al llegar, nos vuelven a pedir identificación. No hay ningún problema. Vemos que es un sitio completamente distinto a las demás plantas del hotel. Las paredes son completamente blancas sin apenas decoración, con habitaciones muy pequeñas donde lo máximo que cabe es una cama individual, pilas de ropa amontonadas en un rincón y gente que viene y va vestida con un mono naranja. Me fijo en que todos tienen una marca en la muñeca, una especie de sello, como si los tuviesen fichados de algo. Ahora entiendo por qué nos hacen enseñar las muñecas, para que no nos confundan con ellos. ¿Por qué, qué les pasa? La mayoría de gente se encuentra al final de la planta, prácticamente en silencio, algunos comiendo y otros entreteniéndose como pueden. Entre la multitud se puede ver una puerta cerrada con un militar armado resguardándola.

“Dejad paso, salid del medio!”, vemos cómo dos militares se hacen un hueco y llevan a rastras a una persona también vestida de naranja, con la cara desfigurada y emitiendo sonidos raros. “El JD20-N no ha funcionado señor”, informan dirigiéndose hacia la puerta, al militar que está en ella. Éste asiente y la abre, dejándoles pasar y en cuestión de segundos, como si no hubiese pasado nada.

“¿El J qué?” le pregunto a Carlos, “no tengo ni idea pero suena al típico nombre de experimento” “no me digas que están probándolo con esta gente inocente?” “lo más probable es que sí..” “bueno será mejor que hagamos ver como que trabajamos, aún nos van a llamar la atención”.

El resto del día pasa sin más eventos, nos volvemos cansados a la habitación, pero hay una cosa que tenemos clara: en la planta 10 están las respuestas a todo.





On January 30 2011 195 Views



Avatar josesoyo

Josesoyo On 30/01/2011

Bueno, yo quise expresar que pasabamos la noche y era al día siguiente todo, pero tampoco lo dejé tan claro.


Me mola mucho


Avatar jueguini

Jueguini On 30/01/2011

Cuando nos despertamos, decidimos llevar puestos el mono gris para poder movernos libremente por plantas inferiores, y el mono naranja debajo para averiguar más de lo que está pasando allá arriba. Al llegar, pasamos el mismo proceso de control de siempre y al primer lavabo que vemos a mano, nos metemos para cambiarnos el orden de los monos. Salimos y nos dirigimos hacia la multitud, al fondo. Vemos que se está formando una cola que parece que es la del desayuno hasta que escuchamos una voz familiar gritar nuestros nombres. Sorprendidos, nos giramos para ver a un Jose con multitud de expresiones en su cara, que van desde el alivio hasta la felicidad.

“Y aquí estamos” “Madre mía, no me puedo creer todo lo que os ha pasado..”

DING DANG DONG "Todo el personal disponible del edificio que se dirija a la planta 13. Los civiles mantengan la calma y diríjanse en su totalidad a la zona de ocio correspondiente”. Uh-oh, problemas.




jueguini

Favorite jueguini

female -
401 Photos
??, Kao-hsiung, Taiwan




Tag - Brasil
Loading ...