Avatar iereas

Princesas Disney: Cenicienta

"A fín de cuentas, ¿qué es un baile real? Después de todo supongo que será algo horriblente tedioso y aburrido y, totalmente... totalmente maravilloso" (Cenicienta)

Aquí tenemos a la segunda princesa Disney. Pensaba que era la tercera, me colé, jejeje, va antes que La Bella Durmiente. "Cenicienta" se estrenó en 1950.

Este film explica cómo era amada y querida Cenicienta, una joven niña, por su padre viudo. Le dio todo lo que necesitaba, incluso una nueva madre con dos hijas de la edad de su pequeña. Pero tras su repentina muerte, su madrastra la obligó a la niña a hacer de criada para ella y sus dos hijas, dilapidando las riquezas del padre e intentado que Anastasia y Grizelda se convirtieran en bellas doncellas.

Tras ser convocado un baile real para encontrar una esposa para el príncipe, Cenicienta, ayudada por su Hada Madrina, consigue llegar al baile y, sin ser consciente, conocer al príncipe. Tras las doce campanadas, Cenicienta debe huir ya que la magia se desvanece a esa hora, y tras dejar en su huída un zapato de cristal, vuelve a su vida cotidiana.

La noticia de que el príncipe se casará con la doncella del baile corre, y todas las muchachas intentan colocarse el pequeño zapato de cristal, hasta Anastasia y Grizelda. La madrastra, consciente de que Cenicienta era la doncella que buscaban, intenta trabar su camino hacia la libertad, pero finalmente, el cuento tiene un final feliz.

El cuento de Cenicienta se rige por el castigo-recompensa. La joven es castigada duramente en su vida y finalmente llega un gran premio: ser princesa. No se cuenta en esta versión del cuento, ya que la nombran Cenicienta desde que la citan desde el primer momento, pero no es su nombre real. En la versión de Perrault y los Hermanos Grimm su nombre proviene de la ceniza, ya que le obligaban a limpiar toda la casa, hasta el punto de dormir en la ceniza de la chimenea.

La personalidad de Cenicienta dista mucho de las "antiguas" princesas Disney (Blancanieves y Aurora). Tiene un carácter sarcástico, y sus comentarios dejan ver un humor ácido, sobretodo cuando habla de Lucifer, el gato de la familia, y sus dos hermanastras, a las cuales incluso en algún momento de la película contesta. Es un ejemplo cuando ellas niegan a Cenicienta el derecho de ir al baile real, y ella replica diciendo que puede como doncella casadera.

También es importante el hecho que dialoga directamente con los animales. Las princesas son acompañadas por animales (o tazas de café, a falta de animales), pero siempre al hablar con ellos los seres contestan con gestos. Aquí no, Cenicienta escucha las preguntas de los ratones y les contesta directamente a ellos.

También, dentro de la Princess Family, es la primera que no tiene ascendencia real. Eso no quita que fuer una hija de un hombre rico, pero esto de poco le servirá tras ser forzada a trabajar como criada de su propia mansión.

Hay una clara envidia de la Madrastra, como de sus hijas, hacia la gracia natural de Cenicienta. Su belleza y encanto distan mucho de las dos hermanastras, vulgares y torpes. Cuando Anastasia y Grizelda cantan la canción del "Ruiseñor", el mismísimo Lucifer huye de la habitación, mientras que al bajar las escaleras escucha el dulce canto de la joven.

Cenicienta, no obstante, tiene un punto de inocencia al creer que realmente su Madrastra y hermanastras le permitirían ir al baile real. Ella se esmera en acabar todas sus tareas y arreglar un vestido adecuado para la ocasión, cosa que no consigue. Ellas inventan mil trabajos para que Cenicienta esté limpiando hasta la noche. También, una vez dentro del palacio, baila con el Príncipe sin saber que se trata de él.

El cuento tiene su magia, el Hada Madrina le ayuda en su peor momento: cuando a un paso del baile es rechazada y su vestido, herencia de su madre, reducido a jirones. Allí, el Hada, algo despistada, llena de esperanza su corazón y finalmente puede disfrutar de ser tratada como un ser humano de igual categoría. Por esta misma razón, está tan a gusto que no es consciente del tiempo que pasa y cómo se acercan las doce campanadas.

Es peculiar el detalle de los zapatos de cristal. Al parecer, modelar el cristal o el vidrio es más complicado que hacerlo con el oro, así que crear una imitación del zapato era tan remota que sería imposible falsear la búsqueda con su prueba.

Aquí también, como en Blancanieves, el príncipe tiene una participación más bien escasa. Si fue poco su papel en la princesa del cofre de cristal, aquí su diálogo es aun más escaso, y sin canción propia. Esta figura recobra fuerzas en La Bella Durmiente, donde desentraña un papel nunca visto para un personaje masculino en un cuento de princesas.

Magia, príncipes, mujeres malas y fregonas, la mezcla perfecta para un clásico Disney :-)




On September 07 2009 3318 Views



Avatar rosahechizada

Rosahechizada On 09/09/2009

olaaaaaaaaaa


ooohh jajaj
cuanto tiempooo
madre mia
esa peli la veia de
pekeñita
jajaja
k recuerdoooos
madre mia
xDD


en fin pues
por aki te dejo una firmita
a ff vas!! jajaj
besitos

ya te pasaras
chao!!





Tag - Party
Loading ...