Avatar historiasdfutbol

MEXICO CAMPEON DEL MUNDIAL SUB-17

Campeones del Mundo!, los mejores del orbe y no hay más. Bastó un par de goles y el empuje de más de 100 millones de mexicanos encerrados en la pierna de Antonio Briseño y Giovani Casillas para derrotar 2-0 a Uruguay y coronarse como Bicampeón del Mundo en la categoría Sub-17. Hoy nuevos héroes nacieron, 21 tricolores encabezados por Raúl Gutiérrez le han dado a México una de las alegrías más grandes en su historia.

Nunca el Estadio Azteca había vibrado tanto como lo hizo este domingo. Más de 40 años esperando para poder vivir 90 minutos de futbol en los que se pudiera hablar de un equipo perfecto, Bicampeón del mundo y que fuera Tricolor.

Los minutos iniciales fueron incómodos y hasta desesperantes. Uruguay salió a proponer un partido en el que dejaba toda la presión y el trabajo sobre los hombros de los seleccionados mexicanos que por momentos parecían ser los visitantes y no los que tenían el apoyo de las cien mil almas que plasmaron una inolvidable estampa en el Coloso de Santa Úrsula.

La "garra charrúa" resultó asfixiante los primeros 20 minutos. El estilo de juego que había practicado el Tri Sub-17 no aparecía ante la constante destrucción de los sudamericanos que se adaptaron primero al terreno de juego y metieron en aprietos a los aztecas que mostraron dudas y algunas lagunas futbolísticas que hasta este partido sólo habían sido ocasionales.

Todo cambió a partir del minuto 25. Uruguay se encontró con la primera de peligro en un contragolpe ocasionado por una pelota mal calculada de Kevin Escamilla que dejó a tres atacantes ante dos defensores. La pelota quedó en los pies de San Martín, recién ingresado, y pleno ante el portero mando su disparo por fuera. El Azteca jugó su partido y esa pelota la desviaron 100 mil aficionados.

Una jugada después México despertó. Marco Bueno y Carlos Fierro se conectaron por primera vez; aprovechando los tropiezos de los zagueros argentinos Bueno se fue hasta línea de fondo donde esperó la llegada al área de Fierro para meterle una diagonal que el goleador azteca alcanzó a machucar y el balón se fue apenas abierto de la portería.

México llegó al partido y un nuevo panorama se abrió en el partido. Un simple movimiento táctico resultó en un enorme avance para el equipo mexicano, pues Jorge Espericueta intercambió posición con Arturo González.

Y entonces el Azteca explotó. Tras un tiro de esquina pasado, Escamilla metió un centro a segundo poste que Fierro recentró para encontrar al líder, ese que tomó la responsabilidad y le dio su segundo título del mundo a México. Eran apenas 31 minutos, pero la fiesta ya era total.

Fieles a su tradición y al mote que los ha encumbrado. La "garra charrúa" reaccionó con un tiro al poste por parte de Elbio Álvarez tras una serie de rebotes en los linderos del área. La suerte del Campeón tampoco quería perderse el partido.

Entre un "Cielito Lindo" que comenzaba ser la sinfonía del Azteca e intentos atrabancados de México, llegó el descanso. Hacía falta ese toque de tranquilidad que terminara por originar una ventaja autoritaria de los "verdes".

El entretiempo no hubo una verdadera transformación. Uruguay con la necesidad de atacar mostró sus pobres argumentos al encontrarse en una situación adversa.

El par de oportunidades que se encontraron fue resultado más de los errores defensivos de México que de una verdadera creatividad uruguaya, aunque la suerte también ayudó cuando el nerviosismo inundo el área mexicana. San Martín se volvió a encontrar una de gol, pero de nueva cuenta el poste era tricolor.

Los cambios llegaron y sólo lo hicieron para hacer más espectacular el marco sobre el que se desarrolló el partido. El nuevo héroe, Julio Gómez, entró al terreno de juego con el vendaje que se ha convertido en un símbolo de fortaleza y de batalla que millones de mexicanos emulan.

"¡Ole, ole, ole, Gómez, Gómez!" retumbó en los rincones de todo el Estadio Azteca y en los corazones mexicanos que se veían más que nunca con la posibilidad de ser coronados como los mejores del mundo en el deporte que más disfrutan. Lo de Casillas en el minuto 92 fue ya de otro planeta, un contragolpe tan explosivo como la euforia en el Azteca, era un 2-0 que no dejaba dudas.

Y no, no es un sueño, el 10 de julio del 2011 quedará grabado en la memoria colectiva de este país y en el recuerdo inmaculado de una nación necesitada de este tipo de alegrías. Hoy es momento de festejar, de presumir y de gozar. ¡México es Bicampeón del Mundo!




On July 10 2011 234 Views





Tag - Art
Loading ...