Avatar hero_narvaez

Andrómeda Encadenada

Un día tras otro, viendo el Sol pasar por encima del océano.

Desde su roca, Andrómeda esperaba a que el inútil de Perseo, o de Teseo, o del que fuese, se dignase a aparecer y la soltase de esas dos cadenas que la ataban a las columnas.Bueno, en realidad lo que quería no era ya soltarse, sino que, por los menos, alguien se dignse a matar a esa asquerosa serpiete marina que primero sería su esposo y después se la zamparía acompañada de algas, como si de un plato de maki shusi se tratase.

Pero no. Y así un día, y otro día, y otro... Y allí estaba ella atada, despeinada, con el tinte de la túnica hecho una pena por culpa del salitre, y las joyas corroidas por el agua del mar.

Se acordaba de cómo llegó a la roca. El idiota del rey Cefeo, su padre, timó a Poseidón, Dios del Mar, en una partida de Parchís. Y Poseidón se cabreó tanto que mandó a una seprpiente marina llamada Ceto para que acabase con todo bicho viviente que hubiese en la costa del reino de Cefeo.

Éste, tras noches de mucho cavilar, y con los ojos enrojecidos de la sobredosis de cafeína, dio con la solución: ofrecer a su hija Andrómeda a Ceto, para que se casase con él y después la devorase. Claro, después de dar con el fin al problema, y para que pareciese que la solución obedecía a un designio superior, dijo que había consultado el Oráculo.

"¡Sí, el Oráculo!", pensó Andrómeda. Ya se estaba hartando de estar ahí...

Antes de que empezase a desesperarse apareció Perseo, con la cabeza de la Gorgona bajo el brazo, y le dijo que se le había roto la espada, que debía ir al Herrero a que se la forjase de nuevo y, de paso, que le cambiase las herraduras al hipogrifo. Así que encaró a la bestia hacia el Olimpo, a ver si Hefesto le hacía el favor.

Un par de días después llegó Teseo, tratando de enrollar un ovillo de lana. ¡Pobre Teseo! Si no hubiese tenido escarceos con Ariadna cuando no debía, ahora ella no estaría tejiendo peúcos. Claro, según dijo Teseo, hasta que no se acabase de ovillar todo el hilo y se lo devolviese a Ariadna, él tenía las manos atadas.

Harta ya de esperar y de desesperarse, empezó a acordarse de otros héroes que la podrían ayudar. Como por ejemplo Prometeo. ¡Ah, pero no! Prometeo segúa atado a la roca, esperando a que el hígado le volviese a crecer, para que el águila se tomase el desayuno de rigor, al igual que todas las mañanas. Así había sido desde hacía mil años, y se rumoreaba que así seguiría in eternum.

Después recordó a Hércules... el semidios era majete, pero estaba sumido en las Diez Pruebas. Según los rumores de las sirenas, en estos precisos momentos estaba matando al león con una mano, mientras con la otra limpiaba establos, y con los pies separaba Hispania del otro lado, permitiendo que pasase el agua.

Justo en ese momento, empezó a salir espuma de la superficie del mar; se formó un tremendo remolino... Y una serpiente marina enooooooorme, de color verde venenoso, y que echaba agua salada mezclada con mocos por las narinas. Andrómeda comenzó a chillar, llena de mocos del bicho:

- ¡CETO! ¡No, por favor, no me comas!

La serpiete la miró extrañada, y le contestó con un curioso acento extranjero.

- ¿Ceto? ¡Nein! Ich sbin Jormundgärd.
- ¿Jormundgärd?
- ¡Ja! Ich sbin ein de los trrrres hijosss de Loki.
- Loki... ni idea.

En esas que apareció Atenea, Diosa de la Sabiduría y de los Mochuelos, con un tomo de la Enciclopedia Internacional Larousse bajo el brazo, y leyó:

"Loki es uno de los Dioses nórdicos; por sus malas acciones, ha sido condenado eternamente a estar atado a una roca, como nuestro querido Prometeo, pero si bien a éste un águila le come el hígado todas las mañanas, a Loki le cae en la cara el veneno de una serpiente. Pero le queda poco para liberarse.

Tiene tres hijos: Fenrir, Hela y Jormundgärd.

Fenrir, el Dios Lobo, actualmente está atado, pero que le queda poco de eso, al igual que a su padre; Hela vive en Hel o Hellheim (lugar que posteriormente dará la palabra inglesa "Hell", que significa "infierno"), condenada a cuidar de las almas de los muertos por vejez o enfermedad, y a prepararlos para la Batalla Final o Ragnarök.

El último hijo es Jormundgärd, o Jormundgärder, la serpiente marina, que también estaba atado pero se la liberado de su prisión submarina (en los confines del Mundo) y ronda por ahí. Todos están a punto de liarla parda, pues el Ragnarök está a un tris de comenzar."

Atenea desapareció.

- Encantada de conocerle, señor Jörmungard. Soy Andrómeda, hija del rey Cefeo.
- Igualmente, querrida. Por cierrto, te has comido una "d" al prronunciarr mi nombrre.
- ¡Oh, lo siento!

La serpiente, con un rápido movimiento, soltó a la muchacha de sus cadenas; Después, sacó una bandeja con pastas y té, y le ofreció a Andrómeda.


- Entonces... ¿Aquí no serrr Escaaandiinavia?
- No, esto es Grecia. Me temo que te has desviado un poco de tu ruta.
- Muy bien... entonces Ich marcha parra encontrrar camino. Perro Ich necessita buscarrr No




On March 24 2009 143 Views



Avatar avellanavenenosa

Avellanavenenosa On 26/03/2009

El ideal de belleza en esos tiempo tampoco estaba tan mal ahora que me fijo jaja
Un besooo


Avatar eduhr

Eduhr On 24/03/2009

ajajajaj alguien tiene mucho tiempo libre primerooooooo
un beso


Avatar hero_narvaez

Hero_narvaez On 24/03/2009

- Entonces... ¿Aquí no serrr Escaaandiinavia?
- No, esto es Grecia. Me temo que te has desviado un poco de tu ruta.
- Muy bien... entonces Ich marcha parra encontrrar camino. Perro Ich necessita buscarrr Norrte.
- Siga la Vía Láctea, y después pregunte por la Estrella del Norte. Seguro que con ella no se pierde.
- Danke, mi simpática amiga.

Jormundgärd empezó a sumergirse, con remolinos incluidos, cuando Andrómeda tuvo una repentina idea.

- ¡Señor Jörmundgard, disculpe!
- ¿Ja, querrida niña?
- ¿No ha visto a otra serpiente marina por aquí? ¿Una gobernada por el Dios Poseidón?

Jörmundgard se echó a reír salvajemente.

- ¡Si la he visto! Querrida mía, ¡la estoy digiriendo! - Jörmundgard eructó, y de su boca salió la cabeza de Ceto, medio ensangrentada, con trozos de médula saliendo de ella - ¡Oh, perdón! Pero en mi vida había prrrobado carrne más sabrrosa. En cuanto acabe con un par de dioses nórrrdicos, vendré aquí de vacaciones ¡Auf weidersen!

Andrómeda se quedó petrificada de la impresión. Después llegó Perseo, con la espada nueva, agarró a Andrómeda, la subió al hipogrifo, cogió la cabeza flotante de Ceto, y fue a pedirle cuantas al rey Cefeo.

Y Jörmundgard, después de acabar con Thor, se vino al Mediterráneo a disfrutar se sus cálidas aguas.





Tag - Miley-cyrus
Loading ...