Avatar elpopicaido

El puto fútbol

No me gusta el fútbol. No es un secreto. Nunca me ha gustado. El deporte televisado me aburre soberanamente. Alguna vez he visto un partido en la tele con amigos muy aficionados y me he divertido escuchando sus comentarios y sus piques, pero en realidad el fútbol me da enteramente igual. Jamás me ha llamado la atención practicarlo, cosa excepcionalmente rara en mi entorno, dado que en mi cole estaba terminantemente prohibido jugar a fútbol en cualquier patio o clase de gimnasia y, a resultas de ello, todos los niños de clase se desvivían por jugar al "deporte rey". En los patios jugábamos a balonmano chapucero pero hacíamos ver que era fútbol, aunque no tocásemos la pelota con los pies. Las fiestas de cumpleaños de mi infancia siempre consistían en partidos de fútbol. Yo pululaba por allí, pero lo cierto es que me aburría bastante. El fútbol nunca fue lo mío. Supongo que ayudaba el hecho de haber sido niño gordo y bastante patoso. Lo más cercano al fútbol que me ha llegado a entusiasmar era "Oliver y Benji" y el "Força Barça" del Arús.

Durante mucho tiempo, adscrito a una flemática superioridad pseudointelectualoide, pensé que el fútbol era un deporte para gente subnormal. Así me quedaba tranquilo, en esto no es que yo sea raro, es que soy mejor que vosotros. Ya no lo pienso, en serio, conozco a gente la mar de válida que siente pasión por el fútbol, que lo vive a su manera y me parece muy bien. Eso sí, he de reconocer que también hay mucho borderline aficionado al fútbol, ojo. No obstante, es injusto decir que el fútbol es para tontos. O, dicho de otro modo, que a mucho tonto le guste el fútbol no significa que todo aquel al que le guste el fútbol sea tonto. Eso lo tengo claro. Lo que me sigue intrigando es por qué existiendo tantos deportes el fútbol gusta tanto y acapara toda la atención y toda la afición deportiva del europeo medio.

Es un deporte sencillo, sin reglas complicadas ni equipamiento demasiado complejo. Así pues, es un deporte fácil de practicar (cada uno a su manera y cada uno según su nivel) y es fácil apreciar el mérito de aquellos que juegan mucho mejor de lo que lo haría uno mismo. Ver equipos de jugadores profesionales en acción, que juegan a un nivel físico y táctico elevado, tiene interés para la mayoría de la gente que alguna vez en su vida ha chutado alguna pelota. Esto en lo que respecta a la vertiente puramente deportiva.

Por otro lado, existe la vertiente de competición. Se organizan un hartón de competiciones de carácter anual con encuentros periódicos, además de torneos entre selecciones de países cada cuatro años. Ya no se trata únicamente de contemplar buenas jugadas, sino de sentirse parte de los seguidores de un equipo (como quien es más de Charmander que de Pikachu, por capricho o por tradición de tu entorno), adquirir consciencia de seguidor y acatar todo lo que ello significa: principalmente, desear que el equipo del que te sientes parte gane todos los títulos y competiciones posibles, e integrar fuertemente este deseo en tu modo de vida. Igual que hay quien siempre tiene presente un pensamiento hacia su chica, el seguidor de un equipo siempre piensa en la situación y las posibilidades del equipo de su corazón. Además, cada equipo tiene sus rivalidades a muerte con otros equipos, ya sea por tradición o por motivos pseudopolíticos. Seguir a un equipo implica, en gran parte, sentir repulsión hacia otros equipos concretos, ya sea de forma inducida o porque “el otro equipo odiaba al mío, primero”. Estos sentimientos se pueden vivir de forma muy seria o de forma más distendida.

Además, existe todo el tinglado de carácter mediático, que realimenta y potencia la importancia que la gente percibe acerca de las diferentes competiciones futbolísticas. Se llenan diarios deportivos (futbolísticos) cada día, se le saca punta a todo y se cubre la gestión de los clubes de los equipos de fútbol de forma muy detallada. Día a día se generan grandes expectativas por cada jornada de liga, por futuros fichajes, por la labor de los entrenadores y cualquier fruslería es noticia futbolística. No sólo hablo de la prensa especializada, un tercio (o más) de los informativos televisivos generalistas está dedicado a los deportes (al fútbol, básicamente). A la gente le encanta y reporta excelentes resultados de audiencia. Y no se acaba nunca, siempre hay actualidad futbolística, siempre se están generando noticias, hay gente que siempre está pendiente de todo ello. Es una actualidad fácil de seguir, asequible hasta para los cerebros menos privilegiados y menos formados, y todo el mundo puede opinar, discutir y dar su punto de vista, ya sea a nivel técnico y estratégico currado o decir cuatro mongoladas de borracho de tasca barata.

(continúa)




On August 29 2009 47 Views



Avatar el_tiovivo

El_tiovivo On 29/08/2009

yo odio el fútbol


Avatar elpopicaido

Elpopicaido On 29/08/2009

He aquí la continuación, en el post he llegado al límite de caracteres y Fotolog estaba de mantenimiento y no me permitía dejar comentarios:

¿El fútbol gusta tanto porque hay tanta cobertura mediática, o la cobertura mediática surge porque para la gente el fútbol es de interés general? Supongo que el punto de arranque es esto último, pero la realimentación mediática hace que sea muy difícil escapar de la afición al fútbol, especialmente si en tu casa son aficionados y desde pequeño lo mamas y lo ves por la tele y se habla de fútbol por todos lados. El fútbol se inculca sobre todo de ñajo, como la religión (hay grandes parecidos entre ambos conceptos). Hay quien de pequeño había sido futbolero y, a medida que adquiere una cierta madurez, sustituye paulatinamente el fútbol por nuevas aficiones y su faceta futbolera queda como un residuo anecdótico que surge de vez en cuando, especialmente cuando hay desenlaces importantes, finales de campeonatos y tal. No obstante, tengo la sensación de que estos casos son los menos, que la gran mayoría de personas que desde pequeñas son aficionadas al fútbol lo son de por vida, y que dicha afición siempre ocupará una parte muy significativa de sus prioridades.


Avatar punk_ahoy

Punk_ahoy On 29/08/2009

Suscribo todo, incluso mi evolución del desprecio por los seguidores (postura que hoy lamento) a mi comprensión. El deporte en sí me aburre sin piedad, pero estando entre los que lo viven sanamente (es decir, alegrándose cuando va bien y no enfadándose cuando va mal), disfruto.


Avatar solisete007

Solisete007 On 29/08/2009

Vaya, hombre. Me he quedado con ganas de continuar leyéndolo.

Has escrito todo lo que pasa por mi cabeza pero de manera ordenada y razonada: a mí tampoco me gustó nunca el fútbol.

Yo creo que el fútbol, como otros deportes como el béisbol en USA, se han usado en determinadas épocas para crear una especie de control de masas. El pan y circo de los romanos. Si hoy sigue siendo usado para controlar las masas intencionadamente es otro cantar...

Saludos.




elpopicaido

Favorite elpopicaido

unknown - 25/03
1124 Photos
Cockerburg, Jarvis Island




Tag - Music
Loading ...