Avatar elfranela

LA FRANELA

EN LA VARIEDAD ESTA EL GUSTO

La Franela, banda comandada por Daniel “Piti” Fernández, debutó en La Trastienda mostrando su variado repertorio electroacústico que incluye rock, reggae, ska y hasta cumbia. El público demostró todo su apoyo cantando: “¿El que no grita Franela para que carajo vino?”.




“Este es el mojón. Ustedes van a poder decir que estuvieron en el primer recital de La Franela”. Con estas palabras Daniel “Piti” Fernández le daba la bienvenida al público que se había acercado hasta el barrio porteño de San Telmo para ver de que se trataba La Franela, banda que pasó de convertirse en un proyecto paralelo mientras tocaba en Los Piojos, a la razón por la cual volvió a “sentirse vivo”.
Pero ¿Qué es La Franela? Se trata de una banda versátil que le da totalmente la espalda a la palabra prejuicio (reinante en este ambiente): puede hacer mover a la gente con un rock pegadizo o un reggae, lucirse con una canción medio tiempo con pasta de hit e invitar al “franeleo” con una balada (hasta acá ítems que reúne todo grupo de rock) como así también darse el gusto de jazzear, convertir una trova cubana (Chan chan, de Compay Segundo) en un ska o despacharse con una cumbia. Sí, una cumbia. Lejos de encolumnarse detrás del estereotipo del rockero criollo, “Piti” se despachó con un homenaje a Gilda: “Esta canción está dedicada a alguien que hizo mucho sin querer por mucha gente que no puede hacer nada”. Y, acto seguido, comenzó a sonar “No me arrepiento de este amor”. “A mi me gusta la cumbia”, sentenció como si hiciera falta.
Mientras transcurría la presentación era inevitable no caer en el juego de las comparaciones entre “Piti” Fernández guitarrista de Los Piojos y “Piti” Fernández referente de La Franela. En cuanto a su comportamiento arriba del escenario, a éste “Pti” se lo nota mucho mas distendido, disfrutando al cien por ciento de los que hace y menos preocupado por su rol de guitarrista. Como cantante, se lo escuchó mejor que cuando le tocaba intervenir en Los Piojos. Hay que destacar que en este aspecto mucho tiene que ver el refugio que le ofrece Joselo De Diego, tanto en coros como cuando se dividen los párrafos de una canción. En lo que respecta estrictamente a las seis cuerdas, se puede decir que no va a extrañar (demasiado) el intercambio de solos con Gustavo Kupinsky, ya que Francisco Aguilar demostró todos sus dotes. Lo que por momentos le permite a “Piti” dejar su guitarra a un costado para dedicarse solo a cantar.
Como era de esperarse, muchos piojosos se acercaron a La Trastienda. Algunos para “hacerle el aguante” al guitarrista y otros para ver en que estaba depositando tanta confianza, al punto de renunciar a la exitosa banda que él mismo había formado junto a “Micky” Rodríguez a fines de los ochenta. Por lo tanto, los temas mas festejados, que al mismo tiempo eran los mas conocidos por la mayoría de los presentes, fueron los de Los Piojos. O, mejor dicho, los que “Piti” Fernández compuso para la banda: “Llega el tren”, “Extraña soledad”, “Reggae rojo y negro”, “Solo y en paz”, “Bicho de ciudad” y “Vine hasta aquí”. Pero, sobre todas las cosas, recibió de muy buena manera la propuesta de la banda. No en vano los primeros cánticos que tenían a “Piti” como único destinatario mutaron hasta convertirse en un motivador “¿El que no grita Franela para que carajo vino?”.
Ya lo había dicho “Piti”: “Somos una banda de amigos”. Y, mas allá de los ocho franeleros, otros músicos / amigos no quisieron perderse este debút. El primero en subir fue Pablo Guerra, presentado como “un viejo amigo que también quedó afuera de Los Piojos”. El ex Caballeros de la Quema, quien este año se lanzó como solista con su recomendable disco “Guerra suelto”, cantó y toco la guitarra en “Ruta”, tema de "Beto" Olguín (Los Pérez García) que incluyó en su primer trabajo de estudio. Justamente quien reemplazó a Guerra en Los Piojos fue el segundo invitado, y el que se llevó la mayor ovación: "Tavo" Kupinsky, quien hizo “Hielo”. Pero ellos no fueron los únicos: en la recta final del recital se sumaron músicos de Mil Hormigas, Ocaso 2012 y La QK del Quía ¡Llegaron a ser 14 sobre el escenario! “Esto no lo ensayamos, si es caótico esa es la idea” había avisado “Piti”.
Y así paso el debut de La Franela. En pocas palabras, se trató de un show donde la (saludable) variedad de estilos fue lo que resaltó. Variedad ejecutada por un grupo músicos que gozan no sólo tocando sino también bailando arriba del escenario, lo que generó una atmósfera diferente, casi amigable sin imponer esa barrera implícita entre el artista y la gente. Y eso lo percibió un público que, casi inmediatamente, le brindó todo su apoyo a esta propuesta que consumó su primer paso. Los próximos serán la despedida del año en el renovado Galpón de Hurlingham el domingo 14 de diciembre y, con la llegada del 2009, la grabación de lo que será el primer disco de estudio a editarse en abril. La Franela arrancó y está lista para seguir marchando.







On November 29 2008 127 Views





Tag - Amor
Loading ...