Avatar elconejodelaluna

El Conejo de la luna

Se cuenta que un viejo peregrino encontró un día un mono, un zorro y una liebre (en ocasiones se cambia el mono por un oso). El hombre, de avanzada edad, se encontraba agotado por su viaje lo cual le llevó a pedir a los tres animales, como favor, que le consiguiesen algo de comida. El mono se subió a un árbol y recogió jugosas frutas, el zorro con su gran habilidad para cazar atrapó un ave y la liebre, con gran pesar, volvió con las manos vacías.

Al ver al viejo con la cara triste y cansada, se sintió culpable. Entonces recogió ramas y hojas secas, encendió una fogata y se lanzó dentro para ofrecerse a sí misma como alimento. El viejo, conmovido ante el trágico sacrificio del pobre animal, reveló su verdadera identidad. Era una deidad de gran poder que recogió los restos de la liebre y los enterró en la luna como monumento a su gesto de solidaridad. Es una historia de sacrificio y entrega que forma parte de la cultura japonesa. Como nota curiosa, después de narrarla suele explicarse, principalmente a los niños, que los conejos saltan tratando de alcanzar a su héroe que descansa en la luna.

LEYENDA MEXICANA

Según la leyenda, un dios indígena de nombre Quetzalcóatl decidió convertirse en hombre y recorrer el mundo. Al atardecer del primer día de su recorrido, se encontró exhausto y hambriento. Sin embargo, continuó caminando hasta que cayó la noche. Las estrellas comenzaron a brillar y la luna empezó a asomarse en el cielo.


Entonces decidió descansar, pues ya era muy tarde para seguir. Se sentó a la orilla del camino y de repente, apareció un conejito que había salido de su madriguera buscando algo para cenar.


El conejo encontró un poco de pasto y empezó a comer. Intrigado, Quetzalcóatl le preguntó qué era aquello que estaba comiendo.


El pequeño mamífero le contestó que era pasto y le ofreció un poco con gran generosidad.


El dios disfrazado le agradeció la oferta, pero le respondió que él no comía pasto, pues estaba acostumbrado a exquisitas cenas de carne.


"Pero entonces, ¿qué vas a hacer?", le preguntó el animal.


"Pues supongo que no tendré de otra más que morir de hambre", respondió.


Al oír esto, el conejo se acercó a Quetzalcóatl y le dijo: "Pues mira, yo soy un simple conejito, pero si quieres, me puedes comer. Aunque no es mucha, mi carne te servirá para aplacar tu hambre y para que continúes tu camino".


Compadecido y maravillado por la nobleza de tan pequeña criatura, Quetzalcóatl se acercó y acariciándolo con enorme ternura, le dijo: "No serás más que un simple conejito, pero has demostrado ser muy valiente, un verdadero hermano. Por eso yo te prometo que de ahora en adelante, serás como una estrella y todo el mundo te admirará".


Entonces, el poderoso dios tomó al conejito entre sus brazos y lo levantó hacia el cielo, tan alto que quedó estampada su figura en la luna, para que todos al mirarla recordaran su hazaña.


Finalmente, Quetzalcóatl regresó al conejo a la tierra, le mostró su imagen en la luna y dijo: "Ahí tienes tu retrato grabado con la luz de la luna, para todos los hombres y para toda la eternidad".


PD:La foto se giro solamente y se le puso un ojo para que se notara la similitud con un conejo ^^, tambien hay una mitologia maya, tolteca,chinas y de otras culturas entre otras con el conejo en la luna ^^, todas explicadas por una deidad.

Estas leyendas se remontan milenariamente en la historia en la cual muchas culturas diferentes se explican la existencia del conejo en la luna.





On November 26 2008 195 Views





Tag - Felicidad
Loading ...