Avatar el_marcapaginas

En un bar, para inducir y mantener el ensueño, hay que tomar ginebra inglesa. Mi bebida preferida es el dry-martini. Dado el papel primordial que ha desempeñado el dry-martini en esta vida que estoy contando, debo consagrarle una o dos páginas. Al igual que todos los cócteles, probablemente, el dry-martini es un invento norteamericano. Básicamente, se compone de ginebra y de unas gotas de vermut, preferentemente "Noilly-Prat". Los buenos catadores que toman el dry-martini muy seco, incluso han llegado a decir que basta con dejar que un rayo de sol pase a través de una botella de "Noilly-Prat" antes de dar en la copa de ginebra. Hubo una época en la que en Norteamérica se decía que un buen dry-martini debe parecerse a la concepción de la Virgen. Efectivamente, ya se sabe que, según santo Tomás de Aquino, el poder generador del Espíritu Santo pasó a través del himen de la virgen "como un rayo atraviesa un cristal, sin romperlo". Pues el "Noilly-Prat", lo mismo. Pero a mí me parece una exageración.




On January 09 2010 14 Views



Avatar el_marcapaginas

El_marcapaginas On 10/01/2010

perdón, olvidaba escribir:

Luis Buñuel: Mi último suspiro






Tag - Cinema
Loading ...