Avatar conejito_zombi

Metanfetamina

La metanfetamina es un estimulante sumamente adictivo. Se puede encontrar como polvo blanco, inodoro, de sabor amargo que se disuelve fácilmente en alcohol o en agua. Existe en muchas formas y se puede fumar, inhalar, ingerir o inyectar.

Fue sintetizada en Japón, en 1919 y es a esta droga a la que se le atribuyó la conducta temeraria de los kamikazes.

Originalmente se utilizó en descongestivos nasales e inhaladores bronquiales.

La metanfetamina está indicada en el tratamiento de la narcolepsia, en el desorden caracterizado por déficit de atención y también en el control de la obesidad. El último uso, aunque vigente, es poco aceptado en la actualidad.

Esta droga incrementa la actividad, reduce el apetito y produce una sensación general de bienestar. Produce euforia, alivia la fatiga y mejora el rendimiento en tareas simples. Los usuarios se pueden convertir en adictos en poco tiempo, usándola cada vez con más frecuencia y en dosis mayores.

La fórmula para sintetizar la metanfetamina es muy sencilla y se puede encontrar en el Internet. Puede elaborarse en menos de 8 horas, usando utensilios de cocina. Los humos, los vapores y los residuos que se desprenden de la preparación de la metanfetamina pueden ser tóxicos, explosivos y extremadamente dañinos para el ser humano y el medio ambiente.

El producto vendido en la calle se conoce por muchos nombres como "anfetas", "meta", "speed" y "tiza". El clorhidrato de metanfetamina consiste de pedazos de cristales transparentes parecidos al hielo, que se pueden inhalar fumándolos. En esta forma se conoce como "hielo", "cristal" y "vidrio". Se consume por vía oral, intranasal, intravenosa o pulmonar.

Los adictos a esta sustancia, pueden permanecer despiertos durante varios días. Esto genera un creciente agotamiento físico, psicológico y cognitivo. Sin embargo, la droga bloquea las señales somáticas (como fatiga, sueño, hambre) que advierten sobre el deterioro. En estos casos, una vez que la droga abandona el organismo, estos sujetos pueden experimentar estados de gran agitación psicomotriz, a veces asociados con comportamientos violentos y delirios persecutorios, llegando a cuadros de disociación psíquica apenas distinguibles de los que caracterizan a una esquizofrenia de tipo paranoide. Estos efectos pueden persistir meses y años después de haber abandonado el consumo. La metanfetamina aumenta la frecuencia cardiaca y la presión arterial, y puede causar daño irreversible a los vasos sanguíneos en el cerebro, resultando en accidentes cerebrovasculares. Otros efectos del consumo de metanfetamina incluyen problemas respiratorios, latidos cardiacos irregulares y anorexia extrema, pudiendo producir colapso cardiovascular y muerte, por no hablar del deterioro del aspecto físico.

Se considera que es prácticamente imposible desengancharse de la metanfetamina.




On November 02 2008 3077 Views





Tag - Amor
Loading ...