Avatar chi_maru90

gato negro

Hasta hace unas semanas, no me he dado cuenta de lo que hay debajo del alfeice de mi ventana. Un curioso gato negro, que pase sin hacer ningún tipo de ruido en esas noches en las que el tiempo no acompaña.
Como no yo siempre tengo la luz de mi cuarto encendida hasta altas horas de la noche por cuestión de ordenar y corregir los papeles de mi empresa, pasar cosas a la hoja de calculo, etc…Pues en una de estas noches en las que el viento soplaba fuertemente se me ocurrió cerrar del todo mi ventana, porque el maldito viento me descolocaba los papeles y me hacía tener escalofríos, cuando en ese instante vi algo negro como con pelo y asustado por mi presencia pego un brinco.
Era un gato negro, con los ojos claros, con el pelo liso. Un gato negro vaya…
Me sorprendió la forma de moverse, si es cierto pegó un brinco al verme, pero es curioso fue como si me conociera de hace mucho porque no hizo por correr, es más se quedo allí parado mirándome fijamente, con esos ojos y esa mirada. Parecía conocerme muy bien, pero enseguida parpadeo y se fue lentamente sin perturbar su tranquilidad…
Pocos días después me asomé a la ventana y allí estaba en el mismo sitio acurrucado, solo que esta vez no pego ningún brinco y acabó por irse tan tranquilo. Decidí que le dejaría bajo el alfeice de mi ventana cada noche algo de las sobras de mi cena, total en vez de tirarlas servirían de alimento ha alguien. Resulto que aquella noche mi ventana estaba medio entre abierta y yo andaba e acá para allá con los dichosos papeles y mi café en taza. Cuando conseguí sentarme en mi silla pegada al ordenador, algo me hizo mirar hacía la ventana. Era el gato negro que una de sus patitas daba pequeños golpecitos suaves a los cristales de mi ventana como si no quisiera molestar, pero intentaba llamar mi atención.
Me levante de mi silla, y deje el café en la mesa junto al ordenador. La noche era bastante fría y mientras me acercaba el gato negro empezaba a temblar, abrí la ventana del todo y tembloroso me miraba con la cabeza desde abajo y con los ojos tristones.
-Vaya, un mal día…-Dije calmadamente y el gato al notar el calor que desprendía mi casa empezó a incorporarse, yo creí que saltaría dentro de mi casa, pero dio media vuelta y salto hacía el suelo con un el mentón alto y andares de grandeza, con calma.
-¡¡PERO NO TE VAYAS!!-Le grite, el gato únicamente miro hacía atrás. Y corrí hacia la puerta principal de mi casa y salí afuera en pijama para llamarlo. El gato apareció de la nada, de la oscura noche y se acurrucó entre mis brazos, y yo dándole calor, lo metí en casa.
Hoy en día vive conmigo, y siempre que llego del trabajo esta en la misma puerta esperándome sentado con esa mirada suya y a su manera de la bienvenida. Cada noche mientras trabajo, el se coloca en la ventana y simplemente se tumba, mirándome como agradecido por cada día y después, soy yo la que se sienta junto a él en la ventaba con mi café en taza y charlamos con las miradas, como el primer día…

A veces las cosas más pequeñas son las que más necesitas…





On October 06 2009 35 Views



Avatar darkphoenixashes

Darkphoenixashes On 07/10/2009

Completamente de acuerdo con la última frase.

Te adoro Marina.




chi_maru90

Favorite chi_maru90

female - 07/07
95 Photos
una NUBE, Madrid, Spain




Tag - Cinema
Loading ...