Avatar black_night26

"Iguanodon"

Significa diente de Iguana. Su nombre es debido a que sus dientes eran como los de la iguana. Avanzaba normalmente a cuatro patas, pero a veces se incorporaba y andaba sobre las traseras. Pesaba tanto como un gran elefante, equivalente a 6 toneladas. Los científicos creen probable que se apoyara sobre los dedos de las patas posteriores, como los perros y los gatos. Cuando lo perseguían los depredadores, podía alcanzar unos 35 kilómetros por hora. La cola era rígida y plana, y le servía de contrapeso. Se han encontrado muchos esqueletos en un mismo lugar. Esto da una pista de que vivían en rebaños o manadas. Fue el segundo dinosaurio que recibió una denominación en 1825. Tenía unas extremidades muy peculiares, terminadas en cinco dedos. El primer dedo era un pulgar en forma de un espolón afilado. Sólo podía moverlo hacia los lados, y lo usaba para defenderse de los depredadores carnívoros. Era herbívoro y utilizaba su quinto dedo, que era largo y flexible, para sujetar y doblar las ramas donde crecía su alimento. Sus demás dedos poseía una pezuña con la que podía apoyarse en el suelo y andar a cuatro patas. Probablemente dedicaba la mayor parte del día a buscar comida y luego a masticarla. No tenía dientes en la parte frontal de las mandíbulas, y usaba el pico óseo para morder las hojas. Los dientes posteriores eran como los de una iguana, aunque mayores. Tenía en total unas 100 muelas. Medía 10 metros de largo y 5 de alto. Pertenecía al grupo de dinosaurios llamado iguanodóntidos, y le daba ese nombre al grupo. Vivió en el Cretácico inferior. El primer fósil fue descubierto antes de que se conociera la existencia de los dinosaurios. En aquella época los científicos decidieron el tipo de animal que era y a qué se podía parecer, y llegar a estas conclusiones implicó un trabajo duro. No había libros ni dibujos de dinosaurios. No es de extrañar, pues, que sus ideas nos parezcan raras. Para tener idea de cómo era, los científicos compararon los restos de sus fósiles con animales vivos. Gideon Mantell, el doctor que lo descubrió, pensó que debía parecerse a un lagarto actual llamado iguana, como si fuera una versión gigante de ella. En 1834 Mantell recibió parte de un esqueleto que todavía estaba en la roca. Después de estudiar el fósil, dibujó la figura del animal tal como se lo imaginaba. El trazado de este dibujo preciso a partir de un montón de huesos fue casi imposible, y Mantell cometió muchos errores. Richard Owen, el hombre que bautizó los dinosaurios con este nombre, sabía mucho sobre animales. Su trabajo en el Real Colegio de Cirujanos consistía en diseccionar y describir los animales muertos del zoo de Londres. Owen usó estos conocimientos para reconstruir el aspecto de los dinosaurios. En 1841 Owen dio su famosa conferencia, en la que presentó los dinosaurios como un tipo animal desconocido hasta el momento. Se refirió a este iguanodóntido y a otros dinosaurios, como el Megalosaurus o el Hylaeosaurus y otros descubiertos hasta el momento. Sus ideas diferían de las de Mantell. El dinosaurio de Owen tenía algunas partes tomadas de un cocodrilo, y otras más parecidas a las de un elefante o un hipopótamo. Pero la púa del dedos seguía todavía en el extremo del hocico. Owen tuvo la oportunidad de plasmar sus ideas en figuras de tamaño real. En 1854, el escultor Benjamin Waterhouse Hawkings inició la realización de modelos de dinosaurios con destino al Parque del Palacio de Cristal, al sur de Londres, y Owen dirigió sus trabajos. Éstos todavía pueden verse hoy día, aunque en estos modelos este dinosaurio se parece más a un rinoceronte escamoso que a un dinosaurio. En 1978, en las profundidades de una mina de carbón, en Bélgica, un grupo de mineros efectuó un hallazgo del mayor interés, un fósil de este dinosaurio. De hecho, fue el primero de otros muchos que se encontrarían luego. Los descubrimientos en Bernissart fueron extraordinarios. Un total de 39 esqueletos completos o casi completos fueron esmeradamente extraídos y llevados a la superficie. El Real Museo de Historia Natural de Bruselas envió a su mejor paleontólogo para organizar el trabajo. El descubrimiento produjo un gran cambio en la forma de dibujar este dinosaurio. Durante 25 años perduró la idea de Richard Owen como una criatura parecida a un robusto rinoceronte, pero el hallazgo de los miembros de Bernissart cambió por completo aquella imagen. Se cree que en la mina de Bernissart se encontraron dos tipos de este animal. Uno medía 10 metros de largo y el otro 6 metros. Algunos expertos creen que se trata de dos especies distintas. Otros consideran que son del mismo tipo. Los dinosaurios más grandes machos y los más pequeños hembras. Todavía se sigue debatiendo el problema. Costó tres años desterrar todos los esqueletos. El equipo trabajó en condiciones extremadamente difíciles, el lugar era estrecho, oscuro y peligroso. Cuando todos los restos se trasladaron a Bruselas sin novedad, empezó la gigantesca tarea de conservación y agrupación de los




On May 03 2009 55 Views





Tag - Cosplay
Loading ...