Avatar basiliocorrea

EL MÁS FUERTE 21º PARTE


[i] ¿Cómo llevan el verano? Yo bien: programando y escribiendo,... Lean y luego me comentan. Bye [/i]

En el trayecto de vuelta a casa desde el ambulatorio padre e hija habían ido en silencio, seguramente pensando que si se hubieran quedado en casa, ahora estarían mejor.
\t— A mamá mejor no le decimos nada del paseo, ¿vale Sofía? Sino, me cruje.
\t— Vale, —contestó la niña que al punto le tendió la mano, desde su asiento trasero para que su padre se la estrechara, sellando el pacto.
— Trato hecho—le dijo Basilio, con el auto parado—. Tu madre tardará poco en llegar del trabajo, tú enchúfate la televisión que yo ahora regreso. Si necesitas alguna cosa, ve y llama a la vecina, o me llamas a mí. Ten cuidado —le repitió mientras a través de la ventanilla le tendía su llavero, repleto de llaves, pero de la que había sustraído la del coche, y le explicaba—: La de casa es la de color verde. Y ya sabes, asómate a la ventana del salón cuando llegues, así sabré que estás bien. —Su hija lo escuchaba atenta pero sabía que de aquí a nada lo llamaría pesado, aún así no dejaría de ser protector con ella ni con Rubén, luego añadió—: Otra cosa, cierra con llave.
\tSofía subió las escaleras, abrió la puerta, entró en casa, cerró la misma asegurando el cierre echando la llave y fue al comedor. Al llegar allí encontró a su madre que se tapaba los ojos para que su hija, en un acto inútil, no la viese llorar.
\tLa niña extrañada, luego creyendo que su madre lloraba por su culpa, motivada por la preocupación de no encontrarla cuando llegó a casa, le fue a dar un abrazo.
\t— ¿Me perdonas? —preguntó Sofía mientras su madre se secaba las lagrimas con un pañuelo tras haber estrujado a su hija en un caluroso y cariñoso apretón
\t— Tú no tienes la culpa —y le acarició la mejilla—. ¿Y tu padre? —preguntó sustituyendo el suave tono con que calmó a su hija por una entonación más fuerte, más severa, que desprendía cierto aire de rencor.
\tSofía movió los hombros y negó con la cabeza. Después agregó:
—\tNo lo sé —y le entregó el llavero de éste.
Realmente Basilio se encontraba en la misma calle, con el motor encendido y jugueteando, nervioso, con la llave de contacto mientras apretaba el claxon para llamar la atención de su hija que creía, no totalmente equivocado, despistada. Luego, cuando ya habían pasado diez minutos, subió hasta casa con las bolsas de las compras hechas en una farmacia y una ortopedia.
— Vete a tu cuarto —le dijo Vanesa a Sofía en un tono neutral mientras se guardaba el llavero en un bolsillo del pantalón. Luego fue a abrir la puerta a quien llamaba.
Sofía hizo caso. Se tumbó en su cama, abrazando a su peluche preferido, un perro sabueso grandullón, que un amigo de su padre le regalo hacía un par de navidades, durmiéndose al rato, aunque al cabo de ni siquiera un cuarto de hora despertó y volvió a oír a su madre llorar, pero esta vez su padre le respondía.
— Vanesa deja de llorar ya. ¿De qué te sirve? —Basilio se estaba mostrando paciente con su esposa, a la vez que impotente, y aún así la animaba—: No es el fin del mundo. Vamos, encontrarás otro empleo. Y mejor si cabe. ¿De verdad te gustaba tanto trabajar en un colegio de curas? Que les den por saco. Vamos, ellos son quienes salen perdiendo.
— ¡No me vengas con cuentos! —Vanesa que, hasta entonces había permanecido sentada, se levantó y le dio a Basilio, de pie ante ella, con el dedo índice en el pecho, dejando ver que con quién estaba furiosa era con él—. Tanto enorgullecerte de que nos protegerás con tu vida y lo que haces es llevarnos a la quiebra.
—\t¿Cómo? —preguntó Basilio totalmente extrañado.
— Te pegas con no me importa quién, te abren investigación, te suspenden de empleo y sueldo, y por si no fuera poco, como juegas con fuego, a mi me despiden porque el padre de una alumna ha presentado una queja contra mi. ¿Y sabes quién es la alumna en cuestión? ¿Sabes de quién es hija? Vamos a ver si te da la cabecita….
Basilio rió falsamente.
— ¿Martina Morales? ¿Es esa hija de papá, verdad? La que ayer llevé al hospital porque aterrizó en el suelo cuando estábamos en Jefatura de Estudios. ¿Pero qué tienes tú que ver en todo esto?
Ahora Vanesa emuló reír. Después dijo:
— No, si yo cuando te llamo básico es por algo. ¿No te das cuenta que esta es la forma que tiene Enrique Morales de desestabilizarte? Has metido, no sé, cómo las narices en su vida y soy yo quien lo empiezo a pagar.
— ¡Cállate! —Le espetó Basilio—. Sofía nos va a oír reñir y —miró el reloj, eran casi las doce y media. Durante unos segundos que se alargaron como minutos ambos permanecieron en silencio. Basilio no sabía que decir, pero ya solo haber hecho callar a su esposa le disgustaba.
— No te calles, aleccioname. Y por Sofía no te preocupes, ya nos ha ido discutir antes. Además, viviendo contigo es lo mínimo que le puede pasar.
Y esta fue la gota que colmó el vaso, el vaso del día, porque el subinspector tomó la puerta de casa y se marchó.

[i]Gracias por tod




On July 07 2009 12 Views



Avatar julyexd

Julyexd On 30/12/2009

gracias por pasarte!!! te agrego a efes! agregame!


Avatar viuda_de_lennon2

Viuda_de_lennon2 On 01/10/2009

Sí, Vic, pinto, pinto y escribo. Me encanta pintr, pero son cosas muy imperfectas, no he aprendido técnicas ni nada
Te quiero mucho!
Moni


Avatar viuda_de_lennon

Viuda_de_lennon On 29/09/2009

Muy bueno por lo que leí!
No, no es mio!. ojalá fuese mio!
Es ue estoy subiendo obrasque me gustan mucho
Besos
Moni


Avatar vinietas

Vinietas On 09/07/2009

"Sofía hizo caso. Se tumbó en su cama, abrazando a su peluche preferido, un perro sabueso grandullón, que un amigo de su padre le regalo hacía un par de navidades, durmiéndose al rato,"

...me han subyugao particularmente...


Saludos, niña Ana...


Avatar vinietas

Vinietas On 09/07/2009

Mujeres, mujeres, mujeres (imaginar estas palabras con tono de voz "moderadamente" machista); es un hecho que no están hechas pa la guerra (imaginar estas palabras con tono de voz "in crescendo" machista), tantos aires de igualdad con el varón y de envalentonamiento feminista pa que al menor obstáculo se desarmen como castillo de naipes de la compañía Miliki (imaginar estas palabras con tono de voz pura y duramente machista).

Bueno, ahora que se me pasó la catarsis freudiana, diré que comprendo a la sufrida Vanesa. Ser la mujer de un warrior como el de Malva debe ocasionar no pocas crisis nerviosas. ¡Pero que no joda!! ¡ella sabía en lo que se metía al aceptarlo como su hombre!! (imaginar estas palabras con otro tono de voz pura y duramente machista).

¡¿Dónde quedó el espíritu de la antigua mujer celta, que al avisorar las hordas enemigas, era la primera en coger el hacha y entregarse al frenesí decapitacional al grito de "¡Vamos holgazanes!!" (refiriéndose a los hombres de su casa: esposo e hijos) "¡¿No querrán que lo haga todo yo sola?!!"?!

Por lo demás, estas gestas domésticas de Don Basilio tienden a rivalizar en excelso aputamadramiento con los más encarnizaos duelos urbanos que nuestro detective lleva a cabo con chusma y hampones de calibre mundial.

De su texto de hoy, los párrafos: "— Vale, —contestó la niña que al punto le tendió la mano, desde su asiento trasero para que su padre se la estrechara, sellando el pacto."

y...


Avatar scissor_ed

Scissor_ed On 08/07/2009

buff ya era hora de dejarme caer por aqui :)
simplemente genial ;)
aunke me lo volvere a leer sin mi hermano rondando k si no no me empano de la mitad :S
besos ana!




basiliocorrea

Favorite basiliocorrea

unknown - 06/10/1961 (56 years old)
23 Photos
MALVA, Antarctica





Tag - Chica
Loading ...