Avatar baeticus

De perlas y otras irregularides

. . .

Danza de las hachas / Fantasía para un gentilhombre / Joaquín Rodrigo / 1954

https://www.youtube.com/watch?v=GQQSzqtrG7Y

Andrés Segovia / San Francisco / 1958

. . .

Sostiene el maestro Maravall, que de eso sabía un rato, que el Barroco es una cultura fuertemente conservadora, autoritaria, muy centrípeta en todo lo que se refiere al poder. Para compensar este control de la sociedad, desde arriba se fomentaban las fiestas y regocijos para que el pueblo creyera que algo cambiaba. Para mantener la ilusión del iluso. Así fue fraguando, en el carácter barroco de la ciudad de Sevilla, ese gusto por la novelería que no se explican los que nos ven anclados a las tradiciones que en muchos casos son de ayer por la mañana. O por la tarde. O sea, pura novelería revestida con los ropajes barrocos de una ranciedumbre que no va más allá del arcaizante disfraz.

Todo esto viene a cuento del rodaje de una parte de la serie Juego de tronos en los jardines del Alcázar. Sevilla, novelera hasta la médula, ha descubierto que tenía un Alcázar. Hasta ahora, más de uno habrá pensado al pasar por la Plaza del Triunfo que los guiris que hacían cola iban a un tablao flamenco. O a un parque temático tipo Exin Castillos. Es incomprensible cómo los mismos sevillanos que presumen de ciudad, la desconozcan hasta unos niveles que van más allá de la alerta naranja, de la alerta melón y de la alerta sandía que ya mismo nos venderán, en cuanto empiecen las calores.

El Alcázar es el gran desconocido para esa mayoría de sevillanos que no han pisado el Patio de las Doncellas, que no saben quién fue Pedro I, que ignoran la belleza del Cenador de Carlos V o el misterio enamorado del Jardín de los Poetas que diseñara Romero Murube. Ahora, con esto del Juego de tronos que nada tiene que ver con Roca ni con los urinarios que había al lado del Archivo de Indias –otro desconocido para sumar a la lista–, muchos sevillanitos se están apuntando a la lista para hacer de extras. Es nuestro sino y nuestro destino. Extras y palmeros. Y «grasiosos» en los programas de televisión nacionales, pero sin trincar. Viene la redactora de turno, pone la alcachofa, y el sevillanito entra al trapo haciendo el papafrita para dejar claro que nuestra cultura fenicia, romana, visigótica, almohade, renacentista o barroca ni está, ni nadie espera que aparezca por allí.

Tradicionales y noveleros, rancios de antier y extras vocacionales de todo el que venga de fuera para usarnos como decorado, como un plató. Así fuimos, así somos y así seremos. Y no es ninguna tontería afirmar que más de un sevillano, y más de mil, conocerán la belleza del Alcázar cuando pongan el televisor y aparezcan los jardines en Juego de tronos. Pero no crean que se fijarán mucho. Se dedicarán a buscar al Yoni, que hizo de extra y que todavía se acuerda de lo bueno que estaba el bocata de mortadela. Un Yoni que no tiene la gracia que tuvo aquel gitano que hizo de extra y que al ver el bocadillo soltó una perla de antología:

–¿Pero esto cómo va a ser la comida de un artista?


Novelerías / Francisco Robles / ABC de Sevilla / Lunes, 7 de julio de 2014

. . .

Sin duda un artista… Pero yo creo que, más que de una flor de la raza calé –dicho con todo mi respeto, en peligro de extinción como el lince ibérico en el Coto de… El Sabio–, se trataría en realidad de algún estudiante japonés de secundaria de visita en nuestro país, pues dicen que, además de adorar y dominar, por poner unos ejemplos, el flamenco, la tauromaquia, el soldadito de Pavía, y la lengua de Cervantes como pocos allende nuestras fronteras –e incluso aquende...–, los hijos del Imperio del Sol Naciente salen del instituto la mar de «espabilaos»… Vamos, igualitos, que nuestros entrañables Yonis de la universidad…, ¡qué fatalidad!

En fin, «grasias» aparte, en la foto un detalle del alto zócalo renacentista –obra del ceramista Cristóbal de Augusta– que recorre todo el perímetro del Salón de Fiestas del Palacio Gótico, que fuera edificado por Alfonso X el Sabio a mediados del siglo XIII –con anterioridad, por tanto, al ya conocido Palacio de Pedro I, casi un siglo más reciente– y enriquecido con esta fantástica decoración hacia 1577, durante el reinado de Felipe II, como homenaje a sus augustos padres, el César Carlos e Isabel de Portugal, ya que fue precisamente en estas estancias del Real Alcázar hispalense, también conocidas no en vano como Salones de Carlos V, donde tuvieron lugar los banquetes, bailes y demás celebraciones con motivo de sus nupcias.

Feliz día.


Real Alcázar Palacio Gótico Salas de Carlos V Sala de Fiestas Patrimonio Humanidad Gótico Renacimiento Manierismo Barroco Juego de tronos Alfonso X el Sabio Pedro I César Carlos Isabel de Portugal NO 8 DO PLVS VLTRA Cristóbal de Augusta Joaquín Rodrigo Andrés Segovia

On July 09 2014 at Seville, Andalucía, Spain 153 Views




baeticus Goldcam

Favorite baeticus

male - 14/01
656 Photos
Seville, Andalucía, Spain



12 Favorites Groups »

  • salamancadeoro

    Salamancadeoro

    Cervantes decía que Salamanca enhechiza la voluntad de todo aquél que por ella pasa. Este grupo pretende exactamente eso: enhechizaros (que es, sin duda, más fuerte que hechizar a secas). Postea tus recuerdos de Salamanca, la Roma chica, la Atenas de Occidente, la ciudad más bonita de España con un astronauta perdido en una de sus catedrales.

    A aprender a Salamanca, decían tradicionalmente. ¡Aprendamos, pues!

    [UNA FOTO AL DÍA]


  • design07

    Design07

    un espacio donde el diseño en todas sus formas, vive...




Tag - Food
Loading ...