Avatar afor_visuales2

ALEJANDRO CÉSPEDES SOBRE ANDAMIOS DE HUMO

Poeta asturiano (nacido en Gijón) Alejandro Céspedes, que aparece en la fotografía junto a la escritora Ana Rossetti y a Marisa Calvo, pintora y viuda del gran poeta sevillano Rafael Montesinos, apareció en los años ochenta en el mundo de la literatura avalado por el Premio Hiperión. Publicó algunos libros y ahora, después de un largo silencio, reaparece de nuevo con un libro antológico "Sobre andamios de humo", que publica Ediciones Vitruvio que dirige Pablo Méndez. El libro, que se presentó el otro día en la sede madrileña del principado de Asturias, que ahora dirige Miguel Munárriz, estuvo introducido por Luis García Montero. No pude asistir, pero si leo estos días de lluvia inesperada y fríos retardados que parecen llevarnos contradictoriamente al otoño en vez del verano que ya tarda, los hermosos versos de Céspedes.
Recoge en este libro toda su obra publicada “La noche y sus consejos”, “James Dean,
Amor que me prohíbes”, “Muchacho que surgiste”, “Tú, mi secreta isla”, Las palomas mensajeras saben volver” y “Hay un ciego bailando en el andén”. En una de las partes de libro, la llamada “Y con esto termino de hablar sobre el amor”, Céspedes ha reescrito algunos de sus antiguos títulos. Poeta melancólico y elegíaco, Alejandro Céspedes, está en la mejor tradición de la poesía española que viene del 27, pasa por Cántico y por algunos poetas del 50, como Brines o Rodríguez y que continuó en lo mejor de la generación del 70 y los postnovísimos. Poeta de profunda dicción que vive el tiempo y el amor como una perdida continua, intimista, meditativo, equidistante por igual de los llamados poetas de la experiencia y del postclacisismo de los años ochenta, Alejandro Céspedes es un poeta que habla del contenido de su corazón y aspira a que su corazón contenga todos los corazones. Una obra cuidada de lenguaje que no desdeña a veces la sentimentalidad, pero que no olvida nunca el cuidado del lenguaje y el papel imprescindible de la imaginación en el hecho poético.
De este libro, que reúne todos sus libros, un poema, elegido al azar.

Aborrezco el poder de la memoria.
Invade cada instante de mi vida.
Indulta a los fantasmas, coloniza mis noches,
Excava en sus laderas
unos fosos tan hondos
como incurables llegas
a los que la ginebra únicamente
concede el entreacto del olvido.
La plenitud del sueño me repudia.
En su orilla embarrancan, ola a ola,
Los naufragios que emergen del pasado.




On May 23 2008 14 Views






Tag - Style
Loading ...