Avatar acido_lisergico

zamacueca, Mauricio Rugendas.


De Norte a Sur, de cordillera a mar, la cueca se canta y se baila en todo Chile, ofreciendo una colorida y rítmica variedad de adaptaciones instrumentales o plásticas sobre la base original que la identifica. Corresponde a un estilo musical típico y folclórico, en donde las voces de los cantores se cruzan mientras la pareja danza con la semejanza del rito de cortejo de las aves de corral, asumiendo el hombre la característica del gallo y su "rodeo" con el ala a la mujer, en este caso en el papel de la gallina. Por esta razón, algunos investigadores aseveran que el nombre de la cueca provendría de la expresión "clueca", asociada también a las aves domésticas.

En su parte musical, la cueca se apoya de preferencia en voces principales y coros, sobre base de guitarra y percusión, a las que se adiciona arpa, piano y acordeón. Contrariamente a la idea que han fomentado los medios de espectáculos, el arte de la cueca es principalmente un evento de canto e interpretación más que de danza. Es muy probable, además, que esta parte esencial de la cueca haya nacido en ambientes urbanos del Chile clásico, más que en el campo, también al contrario de lo que comúnmente se cree.

Para la parte del baile, que sí parece estar más asociada a la vida rural, idealmente requiere de vestimentas apropiadas y de un objeto adicional: un pañuelo que gira en las manos diestras de ambos danzarines. El "zapateo" o golpes de taco contra el suelo como parte de la danza también está asociado al comportamiento de los gallos en el rito de cortejo, de modo que, a la par de ser un baile de profundas raíces culturales propias de un país con el acervo agrícola y ganadero de Chile, lleva implícito un carácter de seducción dentro de la pareja de bailarines. Quizás por la falta de contacto de algunos autores con la vida rural o las tradiciones campestres, un aspecto que se pasa por alto entre la mayoría de los investigadores de la cueca es la semejanza de los movimientos del varón con los del jinete cuando intenta lacear a sus baquillas o cuado "rodea" con el caballo a una potranca asustadiza. Desde este punto de vista, la mujer parece estar asumiendo el papel de la vaquilla o potranca en la danza. Curiosamente, esta sutil característica no se observa en las otras adaptaciones de los bailes originarios de la "zamacueca" en países vecinos, según veremos.

La cueca está asociada a los dos personajes típicos de la tradición chilena: el huaso, en el caso de la raíz campesina, y al roto, en el caso de la raíz urbana. Del mismo modo, dentro de cada ámbito de la fauna humana nacional la cueca adquiere características que le son propias a la idiosincrasia local o al oficio en que se desempeñan sus cultores. Así existen, por ejemplo, la cueca del abajino (nortina), cueca del arribano (sureña), la cueca-tonada, cueca del minero, cueca del marinero, cueca chilota, cueca "chora", cueca del pescador, cueca larga, cueca del chapecao, cueca porteña, cueca cómica, cueca "valseada", cueca porteña, etc. No será, sin embargo, hasta que comienzan los registros fonográficos que surgirá la posibilidad y el interés por clasificar y definir los distintos esquemas musicales y plásticos de la cueca.

Se considera que cueca es fundamentalmente un baile de interpretación alegre. Entre los juegos tradicionales chilenos de niños existen algunos términos que conservan expresiones muy antiguas del lenguaje popular, como el "cara de cueca", que significa algo así como "cara feliz". En sus letras son frecuentes los ripios y las muletillas de marcado, tales como "caramba", "mi vida", "la muerte", "señora", "ingrata", "¡ay! sí", "¡ay! no", "allá va", etc. A pesar de esto, y casi como en el drama del Quijote, parece haber en ella una curiosa presencia de sentimientos melancólicos o nostálgicos propios de las interpretaciones populares chilenas, donde abundan las letras con connotaciones trágicas, amores rotos, barrios desaparecidos o pueblos natales distantes, tendencia triste que muy pocos observadores han comentado sobre la cueca, salvo excepciones como el diplomático Walker Martínez, siendo criticado por ello entre quienes prefieren ver sólo sus aspectos carnavalescos y festivos.

Se dice, usualmente, que la dispersión de la cueca comienza fundamentalmente en el campo, de la mano del huaso de poncho, sombrero y espuelas. Sin embargo, parece haber un intercambio recíproco y permanente con la cueca de la urbe, nacida entre los barrios bajos y los puertos desde donde pasó a los campos luego de sucesivas persecuciones y hasta proscripciones en las primeras décadas de la República. Es la impresión que se desprende, por ejemplo, de trabajos como "Interpretación Histórica del Huaso Chileno" (Editorial Francisco de Aguirre, 1971) de René León Echaiz y de "Chilena o Cueca Tradicional. De acuerdo con las enseñanzas de don Fernando González Marabolí" (Ediciones Universidad Católica, 1994) de Samuel Claro Valdés.

SALUDOS ... SE VIENE EL SABADO !!!!




On November 18 2007 456 Views



Avatar esla_idea

Esla_idea On 20/11/2007

weon kien chucha es
la ura me voy pa la patagonia
de argentina
hasta ushula
y depeus no kacho pa onde me lleve el deo
ya loko
no se kien pero
saludos
ahi nos vimos


Avatar vitokochileno

Vitokochileno On 19/11/2007

hueeeeeeeena gustrago jejejeje

oeeeeeee este sábado podría ser pero no va a estar zancudinni ni mi sobrino


te quería pedir el tiple loco

chucha que webeo

jajajajajajaj





Tag - Art
Loading ...