Avatar 39medalla

Cap.1 ¡Espera!

En nuestra vida, conforme crecemos vemos las cosas de manera diferente cada vez, de niños vemos las cosas de una forma, de adolecentes de otra y de adultos de otra forma, así pasa, raras cosas las vemos de la misma manera. Con Rin así fue, de pequeña veía a Sesshomaru como alguien a quien admirar, a quien ver como un padre, pero al cumplir dieciséis años ya no era posible verlo como un padre, no, ahora lo miraba de forma diferente. Era obvio que se había enamorado profundamente de Sesshomaru y él correspondía a ese sentimiento, el que Sesshomaru la amara era su mas grande alegría, ahora sólo viviría, tendría momentos de felicidad, la vida de Rin llegaría a ser mas perfecta al ser la esposa de Sesshomaru.
- No sabes lo feliz que soy contigo, no puedo imaginarme ya la vida sin ti.
- Yo tampoco Rin.
- Te prometo ser una buena esposa, sólo me dedicaré a ti.
Ser su esposa sería lo mas grande que haya podido aspirar, Rin conocía una faceta de Sesshomaru que nunca vio, se portaba tierno con ella, la trataba como si fuese una delicada flor y siempre le proporcionaba una dulce sonrisa a la vez de los besos mas dulces. Aquellos besos le movían el mundo a Rin, la alejaban de la realidad; todo iba bien… al menos eso parecía.
Días antes, muy pocos, antes para la boda, cuando Sesshomaru la besaba, Rin lo sentía diferente, sus besos no sólo eran tiernos y dulces, contenían algo mas, una pizca de sensualidad y lujuria; pero también lo sentía cuando Sesshomaru la abrazaba, de sólo hacerlo amorosamente cada vez la abrazaba de una forma mas deseable, como si quisiera que sus cuerpos estuvieran unidos. Esto no debería de parecerle "Extraño", pues eso le decía que sólo la quería a ella, que sólo la deseaba a ella; esto la hacia sentir "Alagada" pero… a la vez temor. Tenía un cierto conocimiento de que la primera vez es… algo dolorosa… mas bien MUY dolorosa y eso la llenaba de temor, no quería que le doliera, era algo desconocido para Rin, pero si sabía que eso dolía mucho.
- Dentro de una semana nos casaremos ¿No estás contenta?
- Si.
- Estoy seguro de que te verás hermosa ese día.
- (apenada) ¿"Hermosa"?
- Desde luego, si ya lo eres ése día lo serás mas.
- Estás… exagerando, no soy tan bonita como tú dices.
- ¿Lo dudas?
- Yo…
De pronto en un parpadeo Sesshomaru ya la estaba abrazando, sonrojándose Rin.
- ¿Acaso crees que te mentiría? ¿Qué gano con hacerlo?
- Ehm… nada, creo.
- ¿Lo ves? Rin dentro de poco serás mi esposa y serás para mí nada más. No dejaré que alguien te aparte de mi lado, si lo hace lo mataré.
- (sonriendo) ¿Por qué crees que alguien querría hacer eso? Nunca va a suceder.
- Eso espero, falta poco para que me pertenezcas, serás sólo mía y no dejaré que te vayas de mi lado.
- Jamás me iré.
- Eso espero.
Sesshomaru la mira con ternura dándole automáticamente un beso, como es de esperarse Rin le corresponde, pero Sesshomaru poco a poco iba profundizando el beso y sin que Rin lo sintiera mucho caen al césped, la besa hondamente estremeciéndola, pero se aleja unos insignificantes milímetros de ella para decirle.
- Lo siento Rin…
- ¿Eh?
- No puedo esperar más…
Le había aflojado la parte de arriba, la de los hombros, esto la preocupa un poco pero antes de siquiera poder decir algo Sesshomaru la volvió a besar con mas deseo, Rin quería detenerse porque sabía lo que Sesshomaru quería, pero no podía hacerlo, al besarla con cierta fuerza no la dejaba hablar, rápido él se dirigió a su cuello los gemidos de Rin aumentan a la vez que sus mejillas se ponen mas rojas, como siempre se limitaba a darle un beso en la boca el que Sesshomaru la besara en otra parte era nuevo para ella.
- Ah… Sesshomaru… yo…
Sesshomaru abre un poco el kimono de la parte de las piernas y mientras con una mano la abrazaba con la mano derecha acariciaba su pierna y siempre besándola pero ahora vuelve al cuello, Rin sólo gemía con cada contacto de su boca con la piel, besándola lamiéndola con suavidad; pero Sesshomaru dirige la mano con que acariciaba su pierna a un poco mas arriba, es ahí donde Rin reacciona.
- ¡Espera, espera!...
- ¿Qué?...
- Espera… así no.
- ¿Hm?
- Por favor… hasta la boda.
- ¿Esperar? Pero Rin…
- Por favor… yo quisiera…
Rin voltea la mirada con algo de timidez y brillándole los ojos, hablando con suma ternura pero sobre todo con timidez mientras se tapaba la parte de los hombros.
- Es que a mí me gustaría que… fuera… hasta que nos casemos.
- Pero ¿Por qué? No habría nada de malo.
- Si pero… a mí me gustaría que fuese así.
- (tocando su mejilla) Pero Rin…
- (volteando a verlo) Por favor, yo quiero que sea hasta que nos casemos, esto es algo… muy importante y… y quisiera que fuera hasta la boda; por favor Sesshomaru entiéndeme.







On November 14 2011 3437 Views






Tag - Vintage
Loading ...